El docente que ama su profesión lo entrega todo

La profesión de docente es, probablemente, una de las más importantes de la sociedad, puesto que es la que se encarga de los aprendizajes y de enseñar a las personas lo necesario para desarrollarse en la vida. Ser docente es lograr desarrollar un equilibrio social en el niño/a y preparar al ser humano para ejercer profesiones y oficios en el futuro, como médico, abogado, político…o cualquier otra. Sin embargo, aunque suene bonito no es nada fácil, y no cualquier persona sirve para ejercer esta importantísima profesión. Un mal docente puede producir un efecto totalmente contrario a lo que se busca en una sociedad y, de esta forma, contribuir a la pérdida de valores, de aprendizajes y del equilibrio social que se requiere para crecer y llegar a ser adultos con éxito en la vida. Ser un profesional por vocación no siempre es posible, pero puede lograrse con práctica y con ilusión.

Eso sí, un docente que ama su profesión se reconoce de inmediato, pues lo entrega todo en su día a día. Cuando una persona es profesor o profesora por vocación, puede reconocerse también a través de una serie de cualidades como las que te presentamos a continuación.

 

Cualidades que identifican a un profesor vocacional

 

  1. Se preocupa por crear un ambiente de aprendizaje

Un buen profesor sabe que para que exista un correcto aprendizaje es necesario crear un ambiente apropiado para el mismo, lo que es emotivo, estimulante y confortante. Por eso se preocupa por desarrollar este tipo de ambiente alrededor de sus alumnos.

 

maestros por vocación

 

  1. Se preocupa por sus alumnos más allá del aprendizaje

Las dificultades de aprendizaje en una persona normal se deben, en la mayoría de los casos, a problemas emocionales. Un docente de vocación lo sabe por intuición, por eso busca desarrollar la empatía con sus alumnos y conocerlos con mayor profundidad.

 

  1. Siempre está a la vanguardia de las tecnologías educativas

La forma de enseñar y el proceso de aprendizaje son los temas prioritarios para un educador de vocación. Lee, se informa, busca aprender cada vez más, y lo mejor de todo es que pone en práctica lo aprendido para probar él mismo qué funciona con sus alumnos y qué no. Siempre está abierto a aprender.

 

  1. Motiva a los alumnos a fomentar el aprendizaje

Puede que el tiempo de enseñanza que dedica un profesor a sus alumnos para aprender una materia o un oficio no sea suficiente. Un buen profesor lo sabe y por eso se enfoca en crear en sus alumnos el interés por la curiosidad, para que nunca detengan su proceso de aprendizaje.

 

  1. Se siente feliz de que el alumno supere al maestro

Los docentes por vocación ven su tiempo y dedicación recompensados cuando sus alumnos aprenden y se superan. Jamás sienten envidia o celos de que sus alumnos profundicen en sus conocimientos y se vuelvan grandes profesionales. Sus alumnos siempre serán sus mejores maestros, pues de ellos aprenden sus principales enseñanzas de vida.

 

El docente que ama su profesión lo entrega todo, porque su principal recompensa no es monetaria, sino la satisfacción que le produce el hecho de contribuir a la formación de la sociedad que le rodea y que tendrá la llave de un futuro, ojalá que muy esperanzador.




Autor: Almudena Orellana

Cofundadora del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, escritora creativa y redactora jefe. Leer más

Comparte este artículo en

2 Comentarios

  1. Interesante porque los maestros inspiran y motivan nuestras vidas

    Publicar una respuesta
    • Esta es la gran demagogia de los discursos oficialistas y las políticas neoliberales de recorte presupuestario a los sistemas educativos, que
      definitivamente no quieren reconocer el trabajo de los docentes y su importancia en la sociedad (con ello el derecho a una buena vida digna que sólo un buen salario y prestaciones laborales de calidad pueden garantizar) al afirmar que el oficio de docente es un trabajo sacrificado, que es una vocación y que es una entrega total, implícito queda en ese discurso que los malos salarios del MINED y los peores salarios del sector privado -salarios de hambre- tienen que ser soportables si es que uno es un buen docente; también, las malas prestaciones, el pésimo servicio del sistema de salud que se le da al magisterio, y últimamente la falta de retiro digno y la pensión de hambre a la que se fuerzan a los profesores que por esa razón aún cuando su tiempo de trabajo biológico ya terminó se niegan a jubilarse, por lo cual muchos de ellos afirman que morirán trabajando. ¡NO EL DOCENTE QUE AMA SU PROFESIÓN NO LO ENTREGA TODO, TAMBIÉN EXIGE UNA VIDA DIGNA UN TRABAJO MAGISTERIAL JUSTO Y UN AMBIENTE DE TRABAJO DIGNO! Como es posible que el docente va a sufrir en un Estado en el que los políticos saquean el presupuesto y al pueblo le dejan hambre e injusticia.

      Publicar una respuesta

Responder a Miriam Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *