Criterios para elegir un buen proyecto de aprendizaje

Cuando queremos trabajar con temas muy específicos, dichos temas deben combinarse cuidadosamente con las capacidades específicas del alumno, o los niños no tendrán ninguna posibilidad de establecer contactos positivos y provechosos con el proyecto.

Para ello una buena alternativa es esa forma de educación en la que los estudiantes aprenden habilidades y conocimientos de contenidos, en un contexto donde dichas habilidades y contenidos sean útiles de verdad, o lo que es lo mismo, los llamados proyectos de aprendizaje. Este contexto generalmente conlleva un problema o un proyecto complejo con muchos niveles de problemas y soluciones integradas a su vez, por ejemplo, plantar y mantener un jardín. Este tipo de tareas o de aprendizajes por proyectos son ricos y útiles en múltiples sentidos, y ofrecen la posibilidad de llegar a soluciones a través de diversas vías y formas de representación.

Y cuando las tareas son ricas, los niños con todo tipo de capacidades pueden hacer contacto con ellas y aprender de una manera que se ajuste a su perfil de aprendizaje personal, lo cual es muy importante. Por poner un ejemplo, un niño que tenga problemas auditivos en preescolar  podrá contar semillas y trabajar en igualdad de oportunidades en un proyecto de aprendizaje de jardín mucho más que en una clase teórica, como es lógico. Por eso este tipo de tareas ofrecen situaciones en las que los niños, independientemente de su idioma, género, raza, estilo de aprendizaje o habilidades específicas, pueden conocer parte del mundo que les rodea y aprender de él.

 

aprendemos con proyectos

 

Sin embargo, no todos los temas son igualmente prometedores y potentes en términos de potencial educativo, y algunos pueden parecer ofrecer más oportunidades para el aprendizaje de los niños que otros. Por eso, teniendo en cuenta la enorme variedad de temas posibles para estudiar en la escuela que existen, los profesores deben ser muy selectivos a la hora de elegir un tema específico.

Los criterios utilizados para discriminar entre los diferentes temas posibles de estudio en la escuela, dependen de cómo aprenden mejor los niños, de los valores sociales básicos que esperamos que vivan y/o de lo que entendemos por el papel de la escuela en la educación de los niños.

A continuación os mostramos una serie de criterios que pueden ser tenidos en cuenta por los maestros a la hora de elegir proyectos de aprendizaje con sentido educativo. Los criterios se expresan en forma de preguntas, unas cuestiones que nos servirán para ver el verdadero valor de estudiar un tema determinado.

 

 

¿Cómo puede el tema de estudio que me interesa…?

  • ¿Aportar nuevos aprendizajes a lo que los niños ya saben?
  • ¿Ayudar a los niños a entender mejor el mundo en el que viven?
  • ¿Ayudar a los niños a entenderse mejor entre ellos y a sí mismos?
  • ¿Permitir a los niños entender el valor del aprendizaje en contextos de la vida real?
  • ¿Ofrecer a los niños ideas para juegos de dramatización y representaciones?
  • ¿Alentar a los niños a buscar fuentes de información fuera de la escuela?
  • ¿Facilitar la comunicación con los padres?

 

Puede ser de interés para los maestros hacer una lista para puntuar los criterios anteriores que más interesantes les resulten. ¿En qué forma contribuirán al aprendizaje de los alumnos? Después, dichos criterios deberían ser aplicados a los temas elegidos a través de una lista de verificación de criterios.

 

 

Lista de verificación de criterios para maestros y profesores

Algunos criterios para elegir un buen tema de proyecto de aprendizaje son los siguientes:

  • ¿Cómo de interesante es el tema para los niños?
  • ¿Es un tema del mundo real?
  • ¿Los alumnos tienen ya experiencia personal con el tema?
  • ¿Será fácil para ellos hacer prácticas relacionadas con el tema elegido?
  • ¿Podrán acceder a fuentes de información adecuadas por sí mismos?
  • ¿Puede venir alguien a contar su experiencia de primera mano con el tema?
  • ¿Habrá muchas preguntas diferentes que los niños querrán hacer sobre el tema?
  • ¿Tendrán los niños oportunidad y capacidad de investigar y realizar sus propias preguntas de manera activa?
  • ¿Qué experiencia pueden aportar los padres de los alumnos en el proyecto?

 

Esta lista sirve para conseguir que el tema elegido finalmente, atraiga y mantenga el interés de los niños durante un período de tiempo considerable. Un principio fundamental para que el interés de los niños se pueda desarrollar y mantener más fácilmente, es que en dichos temas se puedan establecer conexiones directas con personas o lugares que les resulten conocidos, como puede ser el hecho de invitar a padres y familias cuando se trabajan las profesiones.

 

proyecto profesiones

 

El trabajo por proyectos y la instrucción sistemática pueden considerarse como oportunidades de aprendizaje complementarias, pero los niños no solo necesitan saber cómo usar una habilidad, sino también cuándo deben usarla. Deben aprender a reconocer por sí mismos los contextos en los que la habilidad podría ser útil y los propósitos a los que puede servir de manera más apropiada.

Por eso es tan importante que cuando un maestro vaya a instruir a un niño en un nuevo nivel de habilidad, las tareas de aprendizaje se ajusten cuidadosamente a las habilidades concretas del niño. Cuando un niño está aplicando habilidades en las que ya tiene cierta fluidez, puede trabajar de forma independiente, con más confianza, tomar decisiones, formular y resolver problemas a medida que surjan, ser creativo al aplicar las habilidades de manera adecuada…valores que determinarán, sin duda, el éxito del proyecto.




Autor: Almudena Orellana

Cofundadora del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, escritora creativa y redactora jefe. Leer más

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *