La importancia de comer juntos en familia

Cuando hablamos de la familia siempre tiene que haber en ella tiempo para compartir los unos con los otros. Charlar, reír y, en general, disfrutar de la compañía de tus seres queridos, se vuelve si cabe más importante aun cuando se trata de comer juntos y compartir cada una de las comidas del día.

Ya sea por la mañana con un rico desayuno, al medio día durante el almuerzo o al finalizar el día con la cena, comer en familia siempre será algo muy gratificante que no debemos omitir por el cansancio o las prisas del día a día.

 

Ventajas de comer juntos en familia

Según los especialistas, comer en familia tiene más beneficios de los que podamos creer, ya que al disfrutar de ese valioso tiempo juntos, los seres humanos desarrollan su sentido de pertenencia y de identidad, dándoles también la oportunidad de saber quiénes son y quiénes los quieren.

Ese momento ideal para compartir que representa la hora de comer, hace que la unión entre los miembros de la familia se vuelva más fuerte y, aunque es muy difícil lograrlo a diario por la falta de tiempo, este acto puede convertirse en un ritual familiar de fin semana o en alguna de las tres comidas importantes del día.

 

Ventajas que comer en familia tiene para los peques de la casa

  • Afianza la autoestima de los peques.
  • Los niños se sienten respaldados.
  • Mejoran su vocabulario.

 

Otros aspectos a tener en cuenta

Es importante que durante la comida haya una buena conversación, en la cual los miembros de la familia cuenten lo que han hecho o harán durante el día, compartan alguna anécdota, o discutan sobre un tema en general. Así, aunque tu hijo no hable aún,  esta actividad o ritual le servirá muchísimo para desarrollar su lenguaje poco a poco.

Evita hablar sobre cosas negativas, que la mesa no sea un espacio para regañar, oír gritos o peleas, sino para reírse, entrar en contacto y conocerse más. Nada de trabajo o estudio sobre la mesa, todos los miembros de la familia deben concentrarse en disfrutar de la comida y de la compañía.

Los peques aprenden con el ejemplo y de los mayores depende que el recuerdo de esa reunión familiar a la hora de comer sea lo más placentero posible, así como que la enseñanza de escuchar, tolerar y disfrutar, quede impregnada en ellos para toda la vida.




Autor: Bosque de Fantasías

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies