Consejos y actividades para trabajar las matemáticas

Si tus hijos o alumnos tienen problemas con las matemáticas, una buena forma de procurar que esto no suceda y que consigan por fin entenderlas, es relacionar los números con situaciones cotidianas de la vida. Hazles saber cómo se pueden aplicar las matemáticas en esas situaciones habituales y anima a los niños a pensar matemáticamente en la vida, hablando, por ejemplo, sobre las diferentes formas en que se pueden usar las matemáticas en el hogar, en un supermercado o en el patio del recreo.

En este artículo, en consecuencia, queremos aportar una serie de recursos orientados a relacionar los números con situaciones del día a día, con el fin de que todos aquellos niños/as que tengan problemas para comprender las matemáticas, puedan comenzar a utilizar nuevos métodos que tal vez les ayuden al fin a comprenderlas.

 

Actividades para trabajar los números enteros

 

  • Contar es divertido

Usa objetos que haya por casa, como monedas, juguetes, cucharas y tenedores, etc., para practicar el conteo. Si la cantidad es grande, haz que tu hijo/a hable sobre las estrategias que va usando para contar (colores, tamaños…).

 

  • Cómo contar una historia de matemáticas

Haz que tus hijos practiquen el uso del lenguaje matemático como “en conjunto”, “izquierda”, “compartir”, “grupo”, etc., formando historias que incluyan elementos de matemáticas. Por ejemplo: “Tengo 5 manzanas y compré 7 naranjas esta mañana. Por tanto, tengo 12 frutos en total”. Cuando el niño o niña en cuestión domine este tipo de lenguaje, podrá pasar sin problemas a la resta, multiplicación y división de historias.

 

  • Castillos de monedas

Coge algunas monedas que tengas aguardadas por casa y haz que tus hijos formen la menor o la mayor cantidad posible con 5 de ellas. Alternativamente, pídeles que encuentren las diferentes formas de formar 1 euro, por ejemplo, con las monedas dadas.

 

cómo aprender los números

 

 

  • Espionaje de números

Aprovecha cualquier viaje o salida en familia para animar a tus hijos a estar al tanto de los números dentro de un área circundante jugando a esta actividad simple. Por ejemplo, el padre dice: “Espío el número 367. ¿Lo puedes encontrar?” Haz que tus hijos señalen el número y lo digan en voz alta: “Trescientos sesenta y siete. ¡El número está ahí en ese coche!” Puedes invitar a espiar los números en los autobuses, en las señales de tráfico, en los anuncios publicitarios y en muchos otros lugares posibles.

 

  • Nos vamos de compras

Haz que tus hijos te ayuden a comprar alimentos la próxima vez que vayas a ir a un supermercado. Pásales tu lista de la compra y pídeles que calculen la factura antes de pagar en caja. Podéis apostar ver alguna película o comer chuches el fin de semana para el que de una cifra más acorde con el resultado final. Jugar en familia a este tipo de cosas anima mucho a los más pequeños y les permitirá practicar el cálculo de forma divertida y sin apenas darse cuenta.

 

  • Mi pequeña tienda

Puedes hacer que tus hijos creen una tienda para vender sus juguetes a miembros de la familia o amigos. Tú puedes ayudarles a determinar el coste de los artículos. Cada amigo o miembro de la familia recibirá 20 euros para gastar en esta compra ficticia pero muy divertida. La tienda también puede hacerse de comestibles, o de cualquier otra temática, lo único que importa es que los niños se sientan motivados y comiencen a manejar cifras en el intercambio de los productos vendidos.

 

  • Geometría por todas partes

Pídeles a tus hijos que señalen objetos en la casa que tengan ángulos mayores de 90º, menores de 90º o exactamente de 90º. De esta forma comenzarán a familiarizarse de forma sencilla con la comprensión de la geometría y de los ángulos en particular.

 

  • Paralelo, paralelo, ¿dónde estás?

Muéstrales a tus hijos una imagen (de edificios, puertas, etc.) que tenga formas, líneas perpendiculares y paralelas. Haz que las cuenten y las identifiquen.

 

  • Formas y objetos de nuestro hogar

Para que tus hijos reconozcan formas (por ejemplo: un rectángulo, un cuadrado, un triángulo o un círculo), invítales a identificar objetos dentro de la casa que tengan esa forma concreta que acaben de aprender en la escuela. Anímales a delinear la forma con sus dedos y a hablar y describirla con palabras. Posibles preguntas que puedes hacer después: “¿Qué forma es? ¿Hay otras formas en este objeto? ¿Las podéis señalar?”

 

 

Actividades para trabajar medición, proporción y porcentajes

 

  • Cocinar bien

Los padres pueden pedir a sus hijos que les ayuden en la cocina cuando preparan una comida o unas galletas. Involucra a tus hijos en la medición de la cantidad de ingredientes necesarios, usando tazas medidoras y balanzas. La acción de medir los ingredientes requeridos ayudará a los más pequeños a fortalecer sus habilidades de estimación en matemáticas. Habla con tus hijos sobre las medidas apropiadas, las abreviaturas de cantidad (por ejemplo, g, kg., l y ml.) y masa (por ejemplo, en términos de pesado, ligero, más y menos…).

 

cantidades con recetas

 

 

  • Diversión con harina

Haz que tus niños saquen una cuchara y la llenen de harina. A continuación, pesa la harina. Debe pesar unos 25 gramos. Busca después alguna receta para hornear. La masa de harina requerida debe estar en múltiplos de 25, es decir, 100 g, 125 g, 150 g, etc. Pídeles que saquen la masa de harina aproximada necesaria para la receta. Si la receta requiere 150 g. de harina, deberás decirles que saquen 6 cucharadas de harina. Luego, haz que pesen la harina para verificar.

 

  • Las horas y los días

Ve adquiriendo el hábito de hacer actividades divertidas con tus hijos en torno a las actividades diarias que realicéis juntos o a posibles eventos familiares. Aprovecha dichas ocasiones para hablar sobre el tiempo en términos de segundos, minutos u horas, así como sobre días, meses y años. Por ejemplo: “Hoy faltan 2 semanas para tu cumpleaños, ¿sabrías decirme entonces cuántos días quedan?”

 

  • Invitados de última hora

Busca una receta. Generalmente las recetas indican el número de porciones en base a una serie concreta de comensales. Entonces si, por ejemplo, la receta que has buscado está elaborada para 6 comensales, el niño/a deberá lograr cambiar las porciones a un número mayor de personas, como por ejemplo a 12, calculando la cantidad necesaria de cada ingrediente en función de los comensales adicionales.

 

 




Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *