Qué es un problema de crianza y pautas para evitarlo

¿Qué es un problema de crianza?

La crianza de los hijos es un trabajo difícil y todos los que somos padres y madres lo sabemos. Los padres se enfrentan a muchas situaciones con las que no están familiarizados y esto en muchas ocasiones puede hacer que se pierdan los nervios pero, ¿es esto culpa de los niños? Como sociedad, casi siempre somos muy rápidos a la hora de culpar a los más pequeños de nuestros enfados, pero muchas veces no llegamos a examinar a fondo la situación. Si lo hiciéramos, descubriríamos que la mayoría de las veces la culpa es nuestra, de los propios padres, y es ahí cuando podemos encontrarnos ante un problema de crianza.

Por eso, a continuación, queremos brindarte unas sencillas pautas para que puedas averiguar si te estás enfrentando a algún problema de este tipo en casa o para que aprendas a evitarlos: 

 

Comunicación, la base de todo

Los padres y los niños necesitan comunicarse entre ellos con el fin de evitar problemas familiares presentes y sobre todo futuros. Tus hijos deben saber que pueden venir y hablar contigo sobre cualquier tema que tengan en mente, y aunque esto parezca algo obvio y los padres lo den por hecho, es necesario comunicarlo a viva voz. Y es que los niños y los adolescentes a menudo no comprenden que sea bueno o que pueda darse una comunicación sincera y fluida con sus padres, cerrándose puertas al apoyo y a la confianza. Y sí, la falta de confianza puede ser un factor que señale la existencia de posibles problemas con la crianza.

Si tus hijos no confían en ti, tampoco se comunicarán contigo de manera habitual y cotidiana. Por eso es tan importante trabajar en este aspecto desde el principio, pues la confianza necesita tiempo y, aunque no es un valor difícil de construir, sí que es muy fácil que se quiebre o rompa.

 

Autoestima, un tesoro que cuidar

Los padres o madres que tienen una baja autoestima, a menudo someten a sus hijos a tácticas educacionales o a situaciones que les conducen a desarrollar muy poca confianza en sí mismos, lo cual es del todo perjudicial para su futuro. Por lo general esto no es algo que se produzca de forma intencional, pero la falta de intención no lo convierte en algo correcto y carente de peligro con respecto a la crianza. No olvidemos nunca que la falta de autoestima en un niño puede tener efectos muy importantes y negativos en su vida, dificultándole la socialización y las ganas de superación personal.

Un ejemplo puede darse cuando un padre/madre que considera (aunque sea de forma inconsciente) que no ha conseguido lo que se había propuesto en su vida, o que contemple como sus hijos no van por el camino que había imaginado para ellos, puede que termine viéndoles como inútiles o faltos de talento. Sin embargo, esta actitud además de ser muy injusta, olvida que la vida de los hijos no es una extensión de la de sus progenitores, y por tanto es muy perjudicial.

 

Tiempo de calidad para la familia

¿Sabías que el 90% de los padres que tienen un problema de crianza no pasan mucho tiempo con sus hijos? Porque, ¿cómo puede criarse de manera efectiva a un niño cuando rara vez se está cerca de él o cuando se está solo se usa el móvil? En el mundo ocupado y rodeado de tecnología en el que hoy vivimos, debemos replantearnos de cuánta calidad se compone nuestro tiempo, y sobre todo aquel que compartimos junto a la familia. En este sentido, necesitamos establecer al menos un día por semana para poder dedicar de forma intensa y plena a los hijos, y al menos un rato cada día, como por ejemplo en las comidas. Cuanto más tiempo pases con tus hijos, más fácil será para ellos hablar y relacionarse contigo.




Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *