La conciencia fonológica para el aprendizaje de la lectura

La conciencia fonológica es una habilidad que enriquece el aprendizaje de la lectura y de la escritura, y la cual debería adquirirse en la edad preescolar de los niños. Sin embargo, y de acuerdo con algunos expertos, no es necesario enfatizar la enseñanza de la conciencia fonológica para aprender a leer y escribir, ya que hay niños que la desarrollan de manera natural.

Eso sí, al no ser capaces todos los niños de desarrollar la conciencia fonológica de forma natural, es nuestro deber como docentes proporcionarles las mismas habilidades a todos los niños durante su proceso de aprendizaje de la lectura. Para ello, a su vez, será importante entender en qué consiste la conciencia fonológica y cómo estimularla.

 

conciencia fonológica lectura

 

Qué es la conciencia fonológica

La conciencia fonológica es una habilidad metalingüística que permite a la persona reflexionar y utilizar a su favor los aspectos estructurales del lenguaje hablado. Estos aspectos estructurales son: la palabra, la sílaba y el fonema.

La palabra es la primera unidad en la que se dividen los sonidos del habla, y a su vez la palabra se divide en sílabas y estas últimas se dividen en unidades más pequeñas llamadas “fonemas”. Tomar conciencia de la existencia de estas unidades en las que puede dividirse el habla y utilizarlo a nuestro favor es lo que se conoce como conciencia fonológica. La conciencia fonológica se puede estudiar en sus tres niveles de consciencia: léxica, silábica y fonémica. En este punto es importante saber diferenciar la conciencia fonológica de la conciencia fonémica, ya que la conciencia fonológica incluye la conciencia de los tres aspectos (palabra, sílaba y fonema), mientras que la conciencia fonémica se enfoca solo en los aspectos del fonema.

 

La conciencia fonológica y su relación con la lectura

Diversos estudios confirman que tener conciencia fonológica facilita el aprendizaje de la lectura y de la escritura. Y la práctica diaria de la lectura permite mejorar los niveles de conciencia fonológica.

Cuando los niños en edad prescolar tienen dificultades significativas en el desarrollo de la conciencia fonológica, teniendo problemas para dividir las palabras en sílabas o dificultad para hacer rimas, los especialistas se alertan para prevenir la dislexia. De allí la importancia de estimularla a una temprana edad.

 

Estimulación de la conciencia fonológica

Es recomendable estimular la conciencia fonológica en los niños mayores de 3 años de edad. En este sentido, el juego es una de las formas preferidas de hacerlo para los niños, y que pueden aprovechar perfectamente tanto los padres como los docentes.

Para comenzar lo primero que debe trabajarse es la conciencia léxica, es decir, saber los números de palabras que tiene una frase. Esto se puede estimular con una serie de ejercicios como los siguientes:

  • Palabras encadenadas para que los niños las separen.
  • Juego del “veo, veo” para que identifiquen las palabras que comienzan por…
  • Identificación de palabras extrañas en una frase, por ejemplo: La niña mesa come chocolate (la palabra “mesa” es extraña para esta frase).

Lo siguiente es estimular la conciencia silábica, lo que permitirá la correcta unión entre vocales y consonantes. Para estimularla se pueden proponer los siguientes juegos:

 

conciencia fonológica niños

 

  • Separar las palabras en sílabas para contarlas.
  • Reconocimiento de la sílaba inicial (puede ser también final o la del medio).
  • Juntar sílabas para formar nuevas palabras.
  • Encontrar nuevas palabras contenidas dentro de una palabra más grande. Por ejemplo, la palabra “pelota” contiene la palabra “pelo”.

 

Finalmente, se debe estimular la conciencia fonémica, es decir, la conexión que existe entre el sonido de una palabra y las letras escritas. Aquí se busca que los niños aprendan a segmentar y a mezclar. Juegos como los siguientes pueden ayudar en la tarea:

  • Juegos para segmentar asociados con la división de la palabra en sus sonidos más básicos. Por ejemplo, “mamá” puede separarse en las letras m-a-m-a, y dejar después que los niños pronuncien las letras por separado.
  • Los juegos para mezclar las letras consisten en formar sílabas o palabras al escuchar los sonidos individuales de las letras (fonemas). Por ejemplo, se le dice al niño “p” con “a” y se deja que pronuncie “pa”.



Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *