Si eres un buen lector, eres un buen estudiante

Existen dos comentarios que oímos con frecuencia y que son falsos:

  1. Para comprender bien hay que leer despacio
  2. El que lee deprisa comprende menos que el que lo hace despacio.

La razón es la siguiente: Durante la lectura el ojo no se mueve de forma uniforme a lo largo de la linea, sino que avanza a saltos, con pequeñas detenciones, así los buenos lectores progresan a grandes saltos con espacios de reconocimiento muy amplios. El que un lector pueda leer más rápido que otro se debe a la cantidad de material que pueda abarcar en cada detención.

El espacio de reconocimiento de un lector lento abarca unas pocas letras o sílabas mientras que el de un lector rápido abarca varias palabras o frases.

 

Características entre un buen lector y un mal lector

Buen lector

  • Comprende el contenido del mensaje escrito.
  • Interpreta las palabras, comprende el sentido y capta las ideas del mensaje.
  • Es consciente de que los juicios prematuros llevan a error.
  • Se esfuerza por tener el mayor número de ideas claras y precisas sobre el tema.

Mal lector

  • No se puede concentrar en la lectura.
  • Es pasivo y no se preocupa por releer, subrayar.
  • No entiende lo que lee ni lo que el autor quiere transmitir.
  • Deja dudas sin resolver.
  • Su pequeño campo de visión le hace ser lento y regresivo en la lectura.
  • Vocabulario reducido.

 

Malos hábitos que debemos eliminar

Los malos hábitos que deben dejarse y sustituirse son:

  • REGRESION: volver a leer lo que se ha leído
  • VOCALIZACIÓN: leer en voz alta o con movimientos labiales
  • SUBVOCALIZACIÓN: leer pronunciando mentalmente las palabras
  • MOVIMIENTOS CORPORALES: malas posturas, movimientos de cabeza, cuellos, brazos

No hay que olvidar que ser buenos lectores da eficacia en el estudio, aportando satisfacción y buenos resultados.




Autor: Almudena Orellana

Almudena Orellana es cofundadora del Proyecto educativo Bosque de Fantasías y escritora creativa y redactora jefe del mismo. Leer más

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *