Bebés reborn: ventajas y razones para comprar uno

Fabricados en vinilo o silicona, los bebés reborn están bastante de moda en la actualidad, principalmente entre los coleccionistas. Sin embargo, cada vez son más los que se inclinan por la simple idea de entretenerse, ofreciéndole los cuidados que demanda un bebé real, mientras se aprovechan también sus fines terapéuticos.

Los fabricantes de estos “recién nacidos” casi humanos, se toman la tarea de incluir nombres, fechas de nacimiento e incluso peso al nacer. Solo con cogerlos en brazos es posible sentir los latidos de su corazón, e incluso es necesario sujetar su tierna cabecita para evitar que se vaya hacia atrás.

Para disfrutar todo el realismo de su aspecto, es necesario elegir una muñeca reborn de calidad, esa que se acerque a cada detalle del cuerpo brindando una anatomía lo más parecida a la de un neonato real.

 

Auténticas obras de arte para regalar

Disfrutados por niños y adultos, los bebés reborn impresionan gracias a sus diseños, lo similar de su peso y el color con el de un bebé real. Asimismo, entran en juego detalles adicionales como venas, uñas y hasta moquitos en la nariz, rompiendo totalmente los esquemas de las muñecas tradicionales.

 

muñecos reborn

 

El auge que experimenta esta clase de muñecos, brinda la posibilidad de encontrar variedad de diseños a precios realmente competitivos, lo que resulta ventajoso considerando que, en principio, el alto valor limita notablemente su venta.

La preferencia de los compradores incentiva que los artistas de muñecas de este tipo se esfuercen cada vez más, dedicando horas de intensivo trabajo creativo para llevar al mercado piezas que representan verdaderas obras de arte.

 

¿De qué están hechos los bebés reborn?

El vinilo es por tendencia el material plástico más común para una muñeca recién nacida realista y la suavidad hace que se aplasten al apretar las diferentes partes del cuerpo. Compitiendo muy cerca está la silicona erigiéndose como medio más reciente e innovador, al dar una sensación sedosa, casi aterciopelada, pero mucho más costosa.

De vinilo o silicona, la sensación de tener a un bebé en los brazos tan realista hace que a las personas les encanten los bebés reborn, especialmente a los niños y los centros de educación infantil. La razón de ello radica en la liberación de oxitocina, sustancia química que de manera natural el cuerpo produce al sostener o abrazar a los bebés o niños pequeños.

En este sentido, estudios sugieren que coger bebés reborn tiene un efecto positivo sobre la mente y el cuerpo, especialmente en pacientes que sufren de Alzheimer, dejando claro que se trata de algo más que un juguete o pieza coleccionable como suele creerse.

 

Ventaja de los bebés reborn

El hiperrealismo de los muñecos reborn ha influido en su actual uso por muchas personas con fines terapéuticos. Por eso son muchas las personas que se decantan por la idea de cuidarlos y tratarlos como si se tratase de un niño de verdad, vistiéndolos, bañándolos, comprando ropa e incluso, llevándolos a pasear en cochecitos y portabebés, lo cual puede ser realmente didáctico para los más pequeños de la casa.

Como piezas artesanales únicas, los bebés reborn son un deleite para la vista capaz de enamorar, pero mucho más, pues desde el punto de vista terapéutico representan una valiosa herramienta en el tratamiento de una gran variedad de patologías y terapias.

Aunque carecen del aval científico certificado que tienen las terapias con animales, los usos terapéuticos van, desde mejorar los problemas de autismo, hasta el desarrollo de las habilidades de comunicación.

 

bebés reborn

 

¿Por qué comprar un bebé reborn?

Particularmente en el caso de los niños, sobre todo ahora que se acerca la Navidad, regalar uno de estos bebés incrementa en ellos la capacidad de pensamiento relacionada con las necesidades de otros, e incentiva el aprendizaje motor. Lo primero obedece a que imitan la manera en la que los adultos cuidan a sus hijos, y lo segundo a acciones tan cotidianas que ellos mismos están aprendiendo, como el vestir y desvestir a su muñeco o ponerle y quitarle los pañales.

Con respecto a los pacientes de Alzheimer, algunos estudios sugieren un efecto “casi curativo” o paliativo gracias al realismo que despierta el deseo de acariciar, acunar y cuidar a un bebé renacido. Una práctica que confiere paz y aumenta la tranquilidad, dos factores decisivos para combatir cuadros depresivos de ansiedad o angustia.

En definitiva, los bebés reborn son una excelente herramienta para el aprendizaje y para la salud emocional, además de obras artísticas de gran valor para coleccionar o para el entretenimiento. Sin duda, un regalo capaz de llegar al corazón.

 




Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *