Actividades para despertar el amor por la ciencia en niños

El aprendizaje, la experiencia y el contacto con las cosas que tengamos en la infancia, es el que puede despertar, o no, con el paso del tiempo, el interés de los niños por unas temáticas u otras. Es lo que ocurre con la ciencia, que a muchos niños termina despertándoles mucha curiosidad y a otros, por el contrario, ninguna en absoluto. En el primero de los casos, es muy probable que dichos niños hayan tenido una motivación adicional o se hayan enfrentado a experiencias con la ciencia mucho más enriquecedoras. Pero, ¿cómo podemos involucrar a los niños en la ciencia, con actividades divertidas y de aprendizaje basadas en el juego, para que pueda surgir en ellos ese interés?

 

CURIOSIDAD-NIÑOS-CIENCIA

 

Involucrar a los niños con experiencias de aprendizaje dinámicas les permite buscar respuestas a sus preguntas a través de la exploración y de la experimentación, pero también es muy importante que padres y maestros estén permanentemente atentos a esas preguntas que pueden surgir desde el principio y que pueden quedarse sin contestar si no atendemos. No debemos olvidar que muchas veces el primer contacto con la ciencia surge de una serie de sencillas e inocentes preguntas que suelen incluir un “POR QUÉ”, como la de saber “por qué el cielo es azul”.

Que como adultos aprendamos a “saciar” esa curiosidad innata que tienen los niños es fundamental, así como que no les coartemos esa necesidad de experimentar con todo aquello que les rodea, garantizando, por supuesto, su seguridad en todo momento. Alimentar la curiosidad de los niños les ayudará a pensar de manera crítica, a razonar y a desarrollar la lógica, algo que les resultará muy útil a lo largo de toda su vida, especialmente para la ciencia.

 

 

Actividades divertidas para despertar la curiosidad científica

Ayudar a los niños a explorar, practicar con la ciencia de manera divertida y a responder poco a poco sus propias inquietudes y preguntas es esencial para conseguir que despierten su curiosidad y su amor por el aprendizaje, y en este caso por la ciencia. Por eso, a continuación, queremos presentarte una serie de ideas y experimentos con los cuales tus peques se divertirán de lo lindo y tal vez despierten su curiosidad y su amor por el mundo científico. ¡A por ellas!

 

  • Raíces, plantas y alimentos. Esta actividad demostrará cómo crecen las plantas de forma fácil utilizando simplemente restos de comida. A su vez, puede ser el comienzo para que los peques monten un pequeño huerto en casa o en el jardín. Los niños pueden ir también anotando la velocidad de crecimiento y los cambios que observen en cada planta. Con esta actividad aprenderán cómo se desarrollan y crecen las raíces y cómo de necesarios son los nutrientes para ello. Colocar las plantas en crecimiento en la luz del sol permitirá también que los niños se den cuenta de lo fundamental que es para la fotosíntesis.

 

EXPERIMENTOS-NIÑOS-CIENCIA

 

  • Nube en un frasco. Esta actividad demuestra que, con un frasco, hielo, agua caliente y laca para el pelo, se pueden reproducir las condiciones para la formación de las nubes. Las nubes necesitan de aire cálido y húmedo, así como de un proceso de enfriamiento y un catalizador para comenzar a formarse (en este caso, el aerosol). Al abrir la tapa del frasco, los niños pueden ver cómo la nube se libera en el aire. La creación de una nube a pequeña escala despertará la curiosidad en torno a las formaciones meteorológicas y también ofrecerá la oportunidad de explorar cómo el agua cambia de un estado líquido al gaseoso.

 

  • Caramelos de azúcar derretidos. Este sencillo experimento permite a los niños observar por qué y a qué velocidad se disuelve el azúcar en diferentes soluciones. Usando caramelos con alguna forma divertida (por ejemplo en forma de corazón) y tres tazas llenas de agua, vinagre y refresco, o cualquier otro líquido que tengas a mano, los niños pueden observar cómo sus caramelos se derriten. Puedes también completar esta actividad preguntando a los niños qué creen que les pasará a los caramelos y por qué se disuelven de manera diferente en cada líquido.

 

  • Sonidos acuáticos. Esta actividad fusiona principios científicos con pura expresión creativa. Llena una serie de vasos (de plástico o vidrio) con distintos niveles de agua (en orden descendente) y golpéalos suavemente con pequeños palitos o cubiertos. Este experimento da origen a un casero xilófono de vidrio de agua con el que los niños pueden hacer música. Además, será muy interesante que, durante el proceso, los peques vayan pensando y anotando el por qué creen que el agua crea diferentes sonidos en cada vaso. ¡Será un concierto muy divertido!

 

  • Flores de colores. Para este experimento necesitaremos flores de color blanco (no importan cuál), unos vasos, colorante para alimentos, agua y un poco de paciencia. Al colocar las flores en el agua coloreada, podremos ver cómo las flores absorben el agua a través de sus tallos convirtiéndose en flores de colores. El hermoso cambio de color es un proceso científico muy sencillo que asombrará a los niños. Además, una vez terminado el experimento, los pétalos coloreados pueden servir para alguna otra actividad creativa o de decoración. ¡Prueba a hacer algo bonito!

 

FLORES COLORES

 

Los niños necesitan ver, tocar las cosas, experimentar olores y sabores…, y esta es una forma de enfrentarse al mundo muy relacionada con la ciencia, aunque no lo parezca. Por eso es muy importante que les ayudemos en ese interés y que, a través de experiencias divertidas, los niños puedan jugar, aprender y acercarse para siempre a la ciencia.

 




Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *