Sacaleches y extractores: todo lo que necesitas saber

Aunque todos somos más que conscientes hoy en día de las bondades que tiene la lactancia materna y lo importante que es para el desarrollo y la inmunología de los bebés, lo cierto es que esta realidad no siempre es posible por diversas causas, como por ejemplo que el bebé no consiga un buen agarre, que la madre necesite trabajar y no pueda hacer las paradas oportunas para la alimentación del bebé…etc. Durante dichas situaciones la lactancia materna tradicional puede volverse un problema o algo casi imposible de llevar a cabo, por lo que es necesario buscar soluciones sin que estas repercutan en la calidad alimenticia del bebé o en una alteración demasiado grande de la misma. En este sentido, el extractor de leche o más comúnmente llamado “sacaleches”, es la solución para poder continuar con la lactancia materna sin necesidad de estar presentes en cada toma.

 

extractores de leche

 

 

¿Para qué sirve exactamente un sacaleches?

Un extractor de leche ayuda a la madre lactante a extraer y a almacenar la leche materna para permitir que el bebé disfrute de sus importantísimos beneficios incluso cuando su mami no pueda estar tan cerca como le gustaría. Pero también un sacaleches puede ser una opción para las mamás que están en casa, por supuesto, ya que puede ser un acto de libre elección para no ser tan dependiente o una alternativa eficaz para aquellas madres que sufren de graves irritaciones por la succión del bebé.

Con respecto a las dudas que puedan surgir sobre su almacenamiento es bueno saber que no se trata de algo complicado, sino todo lo contrario. Tan solo es necesario tener un par de detalles en cuenta, como el de que la leche materna se puede mantener a temperatura ambiente hasta unas cuatro horas tras su recolección, o que si fuera necesario almacenarla durante un período más largo se puede colocar perfectamente en la nevera y consumirse en un máximo de 3 días con toda su calidad tras el almacenamiento. Para fechas más amplias también puede congelarse, pudiendo permanecer adecuadamente de esta forma hasta tres meses, siempre y cuando tanto la extracción como el proceso de congelación se hayan realizado con las condiciones higiénicas y cuidados necesarios. Eso sí, se utilice el método que se utilice, el bebé siempre necesitará consumir la leche a temperatura ambiente.

Los extractores de leche se pueden utilizar las veces al día que sean necesarias, pero no debe olvidarse que si no se usan a diario o de manera muy frecuente, el suministro natural de leche irá decreciendo con el paso del tiempo y el bombeo cada vez será menos efectivo.

 

Cómo elegir adecuadamente un buen “sacaleches”

La elección de un extractor de leche depende del uso y de las necesidades de la mamá. Por ejemplo, si se trata simplemente de usos ocasionales puedes comprar un sacaleches manual, pero lo mejor es comprar uno eléctrico si piensas extraer y congelar la leche materna y darle un uso mucho más frecuente.

 

sacaleches-bebés

 

Un aspecto importante a tener en cuenta al elegir un extractor de leche es asegurarse de que tenga un agarre correcto para los pezones y que pueda colocarse adecuadamente para evitar cualquier molestia o irritación. Un buen sacaleches imitará la acción de succión del bebé y no causará ningún dolor, además de proporcionar otras funciones como distintas velocidades u opciones de succión. En este sentido, algunas de las marcas que mejores garantías ofrecen son sin duda Philips Avent, Medela o Nuk.

En el caso de un extractor manual la madre deberá exprimir la leche con un extractor de succión o tirando de un émbolo, pero es necesario tener en cuenta que un extractor de este tipo consume mucho tiempo y requiere demasiado esfuerzo,  por lo que no suele ser la opción favorita entre las madres que se deciden por un sacaleches en su proceso de lactancia materna.

Como última recomendación, hay que ser conscientes de que aprender a usar correctamente un sacaleches puede llevar tiempo, por lo que tal vez sea necesario hacer algunas pruebas previas antes de comenzar de lleno con el proceso de almacenamiento. También puede ser recomendable ir probando las distintas velocidades de succión con paciencia desde la más baja para evitar posibles molestias y, sobre todo, lo más importante será permanecer tranquilas y relajadas para una buena lactancia sin estrés, asumiendo que se trata de un proceso igual de natural que la succión tradicional y que simplemente es una alternativa a las posibles necesidades de cada mami.

 




Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *