¿Tienes hijos con altas capacidades?

Como padres, suele ser muy habitual ver crecer a los hijos y encontrar notables diferencias entre unos y otros, incluso con sus amigos. Dichas diferencias se pueden encontrar en la velocidad del desarrollo, en la fluidez del habla…sin embargo, no son detalles suficientes, a priori, como para pensar que uno tiene un niño superdotado.

Un niño puede tener habilidades avanzadas de lenguaje, otro puede mostrar un nivel de musicalidad inusual, un vocabulario muy elaborado y complejo para su edad…Sabiendo que cada niño es diferente, tendemos a estar orgullosos de dichos logros, pero no a insistir en ellos, algo que en el caso de la superdotación sería fundamental.

 

superdotados-familias

 

A medida que los niños se acercan a la edad escolar, y una vez insertos en ella también, son muchos los rasgos que pueden hacernos dudar en determinados momentos sobre si nos encontramos ante un caso de niña o niño superdotado. Pensar en esto suele generar vergüenza, pues tendemos a creer que los demás no pensarán lo mismo o que queremos presumir de las “dotes” de nuestros hijos. Pero lo cierto es que hablar de niños superdotados va mucho más allá y requiere cuando ocurre de toda nuestra atención.

¿Conoces ya los rasgos más destacados que se dan en estos casos?

 

 

Algunas características de niños brillantes y superdotados

No todos los niños brillantes y superdotados exhibirán todas las características de esta lista, pero sí que son algunos de los rasgos más comunes que suelen mostrar, y se debería presentar más de uno para que podamos hablar de niños más “avanzados”. Por eso, si cuando observas a alguno de tus hijos tienes serias dudas del nivel de sus capacidades, no te pierdas aquellas que son más comunes cuando se trata de superdotación:

 

  • Tener un vocabulario y nivel de comprensión de lectura inusualmente avanzado.
  • Hablamos de niños que, a menudo, comienzan a leer temprano.
  • Muestran un gran interés y conocimiento sobre una variedad de temas o sobre algo de un área muy específica.
  • Habitualmente poseen una excelente memoria.
  • Suelen ser capaces, fácilmente, de establecer relaciones, de hacer generalizaciones y/o de transferir el conocimiento de un área a otra.
  • Poseen altas dosis de creatividad, curiosidad, iniciativa, imaginación y habilidades para resolver problemas.
  • Son niños/as que disfrutan con actividades como los retos o los debates.
  • Pueden llegar a mostrar desánimo con lo que les rodea y a ser intolerantes con aquellos que no siguen su ritmo de pensamiento.
  • Tienen habilidades de liderazgo y confianza en sí mismos, que pueden expresar al ser líderes creativos o al tratar de dominar en los grupos (o lo que también se conoce más popularmente como ser “mandones”).
  • Absorben información más rápidamente que aquellos que sean de su misma generación.

 

niños altas capacidades

 

  • Tienen un nivel de concentración intensa, pero también se aburren fácilmente con las tareas rutinarias, como casi cualquier persona.
  • Pueden llegar a florecer cuando se les presentan actividades mentalmente exigentes y desafiantes.
  • Prefieren tener compañeros de juegos mayores o pasar el tiempo en la compañía de los adultos.
  • Tienen tendencias altamente autocríticas y perfeccionistas, con un alto grado de exigencia para sí mismos y también hacia los demás.
  • Es habitual que puedan llegar a minimizar sus habilidades y, en realidad, mostrar tener un rendimiento inferior, para mantener con ello un lugar en su grupo de compañeros o no llamar demasiado la atención.
  • Poseen un alto nivel de energía que puede confundirse con hiperactividad, especialmente entre los niños más pequeños.
  • Siempre tienen una necesidad intensa de saber más y de hacer preguntas a sus mayores.
  • Muestran preferencias por el trabajo individual en lugar de en grupo, o por aquellos que precisen de una supervisión mínima.
  • Pueden llegar a parecer distantes, desatentos o distraídos, con tendencia a “Soñar despiertos”.

 

Todas estas características son habituales en los niños y niñas con altas capacidades, pero, aunque creas que tus hijos cumplen con todas ellas, no establezcas nunca un diagnóstico por tu cuenta y acude al pediatra para que pueda guarte y darte una segunda opinión. Estar atentos, en cualquier caso, es lo más importante, porque es la atención de los demás lo que no suelen tener estos niños, viéndose forzados a cumplir con una serie de códigos solo por socializar que, en realidad, están bastante alejados de sus necesidades. Mantener siempre la atención en estos aspectos será fundamental para que, en el caso de que se trate de un niño con altas capacidades de verdad, no tenga que caer en la incomprensión y en la frustración como consecuencia de aquello que le rodea.




Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

2 Comentarios

  1. Hola les comento en el colegio nacional que va mi niño lo catalogan de un niño com problemas de conducta el realmente es un niño muy habil lo que le enseñas rapido aprende tiene una buena memoria el habla de temas mas complejos pero en elseguro me dijieron que mi niño tiene un ci 113 a mas es por eso se tienda a aburrir no como hacer para no desaprovechar y ayudar a mi niño de 6años

    Publicar una respuesta
  2. En Argentina no hay profesionales no docentes preparados. Muchos desconocen y se niegan a aceptarlo. Minieto ha sido ningundeado y castigado todo el tiempo,con lo cual su autoestima fue destruida. Gracias a 2 diagnosticos a los que su mama logró llegar se han logrado cambios fundamentales. Es necesario didundir esta situación para ayudar.

    Publicar una respuesta

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *