Nuevas formas de fomentar la lectura en la era digital

Muchos educadores están preocupados por la forma en que la tecnología está afectando a la cantidad de lectura que los estudiantes están haciendo hoy en día. Y, en este sentido, algunos de los problemas más frecuentes que últimamente se están observando son el hecho de que muchos estudiantes afirmen con naturalidad que no leen fuera de la escuela en ningún momento del día, que no entienden lo que leen en la propia escuela o que tienen dificultades para comprender textos largos.

 

nuevas-formas-lectura

 

Lo cierto es que pensar que la tecnología tiene la culpa de todo esto al cien por cien sería un error, pero también es mucha la responsabilidad que lleva en todo ello. De hecho, la tecnología y la forma en que los jóvenes se relacionan con ella podría confirmarnos que no es que los niños no lean, sino que ahora leen mayoritariamente en una forma diferente a la tradicional, en una forma 2.0.

 

 

Jóvenes no lectores, lectores ocasionales y lectores digitales

Hace unos años, más de 100 autores de niños firmaron una carta al presidente Obama argumentando que los estudiantes de escuelas públicas de EE.UU. pasaban demasiado tiempo preparándose para los exámenes de lectura y muy poco para leer libros que despertasen su imaginación. Hacer esto sin duda repercute en la forma en que los niños se acerquen a la lectura, haciendo que en lugar de relacionar la lectura con el placer la relacionen más con la obligatoriedad y con las ganas de pasar pruebas.

Esto en cuanto a los libros físicos que se leen en la escuela y en menor medida también en casa, pero si hiciéramos una encuesta a los estudiantes sobre la cantidad de cosas que leen a lo largo del día, seguro que el porcentaje crecería de forma exponencial. Post en redes sociales, webs de diferentes temáticas, columnas de noticias y opinión…son muchos los tipos de lectura a los que los más jóvenes se acercan hoy en día como consecuencia del uso de las redes sociales a edades cada vez más tempranas. Esta realidad nos grita la necesidad de un cambio en los planes educativos con respecto a las planeaciones relacionadas con el fomento de la lectura, pues parece claro que en lugar de acercar a los estudiantes a la misma se les conduce al rechazo y a una lectura más próxima a su forma de ver el mundo, que no es otra que a través de internet.

No existen aspiraciones ni planteamientos novedosos, y quizá se cierra la puerta demasiado en las aulas al uso de la tecnología de forma también educativa y constructiva. Por supuesto que tanto en las casas como en los hogares se debería educar en la importancia de la lectura tradicional y en el amor hacia los libros, pero no es menos cierto que deberíamos ser conscientes de que los tiempos han cambiado y de que ahora existen medios que motivan más a los jóvenes, como todo lo relacionado con lo digital, por lo que sería bueno utilizar dichos medios también para introducirlos en las clases y conseguir dinámicas de enseñanza mucho más motivadoras.

Entonces, ¿por qué no trabajar con webs y blogs que tengan lecturas con valores y positivas, o introducir los libros digitales en el aula y las aplicaciones de descarga de libros gratuitos para que los estudiantes puedan utilizarlas y descargar aquellas lecturas que les resulten más apasionantes? Quizá deberíamos examinar más de cerca las tecnologías que empleamos actualmente para la enseñanza y asumir que también se puede amar la lectura digitalmente.

 

lectura digital

 

 

Nuevas formas de involucrar a los niños como lectores

Si navegamos por internet durante un rato y buscamos cosas que tengan que ver con la lectura dirigida a jóvenes, pronto nos encontraremos con multitud de páginas de fan fiction basadas en algunos de los libros favoritos que se tienen a esta edad, como por ejemplo el universo de Harry Potter. Estas páginas cuentan con miles de seguidores y nos muestran a jóvenes que no solo leen dichas historias, sino que también se animan a escribir sobre ellas o inspirándose en ellas, lo que sin duda es positivo. También los blogs pueden atraer a los lectores más jóvenes, pues un blog bien cuidado y enfocado puede conseguir atraer nuevos lectores diarios sin ninguna dificultad. Además, si un blogger quiere que más personas lean su blog, también deberá mostrar informaciones cuidadas, noticias interesantes, etc., lo que implicará de nuevo más lectura.

Muchos jóvenes usan las redes sociales para conectarse con sus amigos y estar al tanto de lo que sucede en el mundo. Enseñarles a seguir los artículos y noticias de calidad en las redes sociales en clase puede conducir a conversaciones más profundas sobre temas globales y locales, y puede ser la clave para que los estudiantes aprendan a discriminar bien la información también en los nuevos formatos. Si un estudiante tiene un interés personal en un tema o temas en particular que habitualmente consulte en las redes, es muy probable que haya un libro que pueda leer también al respecto sobre el tema, lo que también podría ser interesante como dinámica de trabajo en el aula.

Por supuesto, la forma más sencilla de hacer que los niños lean más es exponiéndoles a una gran variedad de temas y géneros, y dándoles tiempo para explorar sus pasiones. La investigación lleva a la investigación, y la investigación conduce a la lectura. Si estamos obligando a los estudiantes a leer pasajes aburridos solo para cubrir exámenes, y enseñándoles que el único propósito detrás de la lectura es ir pasando pruebas y cursos, entonces solo nos podremos culpar a nosotros mismos cuando confirmemos que los estudiantes no leen por placer.

También debemos comenzar a aceptar nuevas formas de lectura como lo que son, nuevas formas de conocimiento y de aprendizaje, siempre y cuando sean bien seleccionadas y contengan un elevado nivel de calidad adecuado a la edad de los estudiantes. La realidad es que los jóvenes tienen más opciones de lectura hoy que nunca, y estas formas de lectura requieren leer de maneras diferentes, los ojos se mueven de forma más rápida, las páginas conducen a otras páginas y a nuevas búsquedas de información… y es lógico que surjan dudas acerca de la positividad de estas prácticas.

 

leer por placer

 

Quizá, para salir de dudas, lo ideal sería combinar la lectura tradicional con la moderna, hacer que amplíen datos acerca de sus temas favoritos con libros de la misma temática y, sobre todo, hacernos la siguiente pregunta: ¿leen los niños de forma digital por placer? Y si la respuesta es sí, entonces significará que no es un camino incorrecto hacia el fomento de la lectura, sino un nuevo sendero.




Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *