El test del árbol para conocer a nuestros hijos

El dibujo infantil es la mejor manera que tienen los psicólogos y pedagogos infantiles de conocer la personalidad de un niño, así como sus fortalezas y miedos internos. Dependiendo de la edad, las emociones pueden ser más o menos difíciles de expresar, por lo que el niño puede mostrar una verdad equivocada sobre sí mismo, haciendo finalmente que los padres desconozcan ciertos problemas e inseguridades que pueden arraigar en él, siendo incapaces de darse cuenta y poner soluciones.

Pero, gracias al llamado test del árbol, podemos hacernos una idea general de cómo se siente el niño y de cómo es su personalidad, y a continuación te explicamos en qué consiste y cómo aplicarlo.

 

Cómo realizar el test del árbol

Este test nos brinda la oportunidad de que el niño se abra hacia nosotros de un modo inconsciente, dándonos cierta información sobre su forma de ser o sus pensamientos. Para realizar la prueba deberás seguir estos pasos:

  1. Ten a mano unos cuantos folios en blanco y una caja de colores.
  2. Dile a tu hijo que pinte un árbol sin proporcionarle más información.
  3. Espera a que termine, los detalles son lo más importante.

Cuando el pequeño diga que ha terminado pasaremos a analizar el dibujo con las siguientes pautas.

 

Cómo interpretar el dibujo del niño

Existen cuatro características muy importantes a la hora de realizar este dibujo, que son:

Tronco: El tronco representa la forma que tenemos de vernos a nosotros mismos ante cualquier problema o situación incómoda. Nos revela la confianza y autoestima que tiene el niño.

  • Ancho: seguridad y confianza.
  • Fino: inseguridad, falta de autoestima.
  • Recto: timidez, con miedo de salirse de la norma establecida.
  • Torcido: abiertos, tolerantes y sensibles.
  • Con agujeros: vacíos emocionales.

Copa: La copa del árbol representa cómo el niño se relaciona con el mundo que le rodea y cuál es su percepción del mismo.

  • Redonda: sincero, honrado, sencillo y generoso.
  • Redonda con bucles grandes: gran personalidad, pero algo defensivo con sus ideas.
  • Redonda con bucles normales: responsable, educado y consecuente.
  • Redonda con muchos bucles pequeños: inseguridad sobre cómo le ven los demás, intentando agradar siempre sin salirse de las normas.
  • Ramas hacía arriba: felicidad y alegría.
  • Ramas hacía abajo: preocupación y negatividad.
  • Copa grande: imaginativo e ingenioso.
  • Copa pequeña: vergonzoso, retraído o tímido.
  • Copa con hojas, frutas o animales: perfeccionista y con mucha creatividad.

El suelo: El suelo suele indicar los miedos o la inestabilidad emocional que puede tener el niño, así como su energía y fuerza emocional.

  • No hay suelo: inseguridad e indecisión.
  • Con línea recta: siguen siempre las normas establecidas por los padres y profesores.
  • Con línea alejada (con fondo): falta de interés e indiferencia.
  • Con varias líneas: sencillo y natural.
  • Con elementos (hierba, flores, etc.): muestran diferentes personalidades dependiendo del momento.

Posición del árbol

  • Centrado en el papel: constante, seguro y con capacidad de decisión.
  • En una esquina: tímido, solitario o muy reservado.



Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

1 Comentario

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *