Conoce la taxonomía de Bloom

Tras la Convención de la Asociación Estadounidense de Psicología llevada a cabo en 1948, el psicólogo y pedagogo Benjamin Bloom presentó una clasificación dirigida a los objetivos del proceso educativo compuesta de  tres “dominios”. El primero de ellos, llamado el dominio cognitivo, implica el conocimiento y el desarrollo de actitudes y habilidades intelectuales. Los otros dominios son, el dominio afectivo y el dominio psicomotor. Finalmente, Bloom y sus compañeros de trabajo establecieron también una jerarquía para dichos objetivos educativos, que se denomina Taxonomía de Bloom y que intenta dividir los llamados objetivos cognitivos.

Benjamín Bloom creó también esta taxonomía para categorizar el nivel de abstracción de las preguntas que comúnmente se suceden en entornos educativos, proporcionando una estructura útil para clasificar las preguntas de las pruebas. De este modo, los profesores pueden hacer preguntas para sus exámenes ajustadas a niveles particulares, y ello conduce a que se puedan diseñar mejor las estrategias de estudio más adecuadas.

 

Algunos elementos positivos de la taxonomía de Bloom

  • Mejorar las competencias.
  • Potenciar habilidades.
  • Dominar materias.
  • Adquirir el conocimiento de las ideas principales.
  • Reforzar el conocimiento de fechas, eventos, lugares.
  • Mejorar la observación y la recuperación de información.

 

Principales categorías en la taxonomía de los objetivos educativos

  1. Conocimiento

El conocimiento se define como el recuerdo del material previamente aprendido. Esto puede implicar una amplia gama de material, desde hechos específicos hasta teorías completas, y el objetivo es recordar la información adecuada. El conocimiento representa el nivel más bajo del aprendizaje y el que precisa una menor capacidad de procesamiento. En esta categoría el conocimiento se define como la capacidad de recordar la información apropiada y previamente aprendida.

Ejemplos de objetivos de aprendizaje en este nivel son: conocer términos comunes, conocer hechos específicos, conocer métodos y procedimientos, conocer conceptos básicos, conocer principios…

La terminología, a su vez, sería la siguiente (verbos que ilustran resultados): definir, describir, enumerar, identificar, etiquetar, leer, reproducir, seleccionar…

 

  1. Comprensión

La comprensión se define como la capacidad de comprender el significado del material. Los resultados van un paso más allá del simple recuerdo del material y representan el nivel más bajo de comprensión.  Esta categoría se define por la capacidad de entender el significado de los materiales informativos.

Ejemplos de objetivos de aprendizaje en este nivel son: comprender hechos y principios, interpretar verbalmente el material, interpretar tablas y gráficos, traducir material verbal a fórmulas matemáticas o justificar métodos y procedimientos.

Terminología de la comprensión: clasificar; citar; convertir; describir; discutir;  estimar; explicar; generalizar; ejemplificar; repetir; resumir…

 

  1. Aplicación

La aplicación se refiere a la capacidad de usar el material aprendido en situaciones nuevas y concretas. Esto puede incluir la aplicación de cosas tales como las reglas, los métodos, los conceptos, los principios, las leyes y teorías…Los resultados de aprendizaje en esta área requieren de un mayor nivel de comprensión. Esta categoría se define por el uso de la información aprendida previamente en situaciones nuevas y concretas para resolver problemas.

Ejemplos de objetivos de aprendizaje en este nivel son: aplicar conceptos y principios a situaciones nuevas, aplicar leyes y teorías a situaciones prácticas, resolver problemas matemáticos, elaborar gráficos o demostrar el uso correcto de un método o procedimiento.

Terminología de esta categoría:  hacer; administrar; articular; evaluar; coleccionar;  computar; construir; controlar; determinar; desarrollar; descubrir; establecer; implementar; informar; instruir; participar; predecir; preparar; producir; relacionar; mostrar; resolver…

 

teoría de bloom

 

 

  1. Análisis

El análisis se refiere a la capacidad de descomponer el material para que su estructura organizativa pueda ser entendida. Esto puede incluir la identificación de partes, el análisis de la relación entre las partes, y el reconocimiento de los principios organizativos involucrados. Los resultados aquí representan un nivel intelectual más alto que la comprensión y la aplicación, porque requieren una comprensión tanto del contenido como de la forma estructural del material. Esta categoría se define por el desglose de los materiales informativos en partes, examinando y tratando de entender la estructura organizativa de dicha información con el fin de desarrollar conclusiones divergentes.

Ejemplos de objetivos de aprendizaje en este nivel son: reconocer suposiciones no declaradas, razonar de manera lógica, distinguir entre hechos e inferencias, evaluar la relevancia de los datos, analizar la estructura organizativa de una obra (arte, música, escritura), etc.

Terminología de esta categoría: romper; correlacionar; diferenciar; discriminar; distinguir; enfocar; ilustrar; interferir; limitar; señalar; priorizar; reconocer; coordinar; subdividir…

 

  1. Síntesis

La síntesis se refiere a la capacidad de unir partes para formar un nuevo todo. Esto puede implicar la producción de una comunicación única (tema o discurso), un plan de operaciones (propuesta de investigación), o un conjunto de relaciones abstractas (esquema para clasificar información). Esta categoría se define por aplicar de manera creativa o divergente los conocimientos y habilidades previos para producir un todo nuevo u original diferente a lo aprendido.

Algunos ejemplos de objetivos de aprendizaje en este nivel son: escribir un tema bien organizado; dar una buena organización al discurso que se escribe o elaborar una historia corta creativa (poema o música); proponer un plan para un experimento; integrar y aprender de diferentes áreas; resolver un problema; formular esquemas…

Terminología de esta categoría: adaptar; anticipar; categorizar; colaborar; combinar; comunicar; comparar; compilar; componer; crear; diseñar; formular; incorporar; individualizar; iniciar; integrar; intervenir; modificar; negociar; planear; progresar; reconstruir; reforzar o revisar.

 

  1. Evaluación

La evaluación se refiere a la capacidad de juzgar el valor del material (declaración, novela, poema, informe de investigación) para un propósito determinado. Los juicios deben basarse en criterios definidos. Estos pueden ser criterios internos (organización) o criterios externos (relevancia para el propósito), y el estudiante puede determinar los criterios o recibirlos. Los resultados de aprendizaje en esta área son más altos en el campo cognitivo porque contienen elementos de todas las demás categorías, es decir, más juicios de valor conscientes. Esta categoría se define por la acción de juzgar el valor del material basado en valores y/u opiniones personales, dando como resultado un producto final con un propósito determinado, sin respuestas correctas o incorrectas reales.

Ejemplos de objetivos de aprendizaje en este nivel son: juzgar la consistencia lógica del material escrito, juzgar la idoneidad con la que las conclusiones están respaldadas por datos o juzgar el valor de una obra (arte, música, escritura).

Terminología de esta categoría: valorar; comparar; contrastar; concluir; criticar; decidir; definir; interpretar; justificar; replantear; apoyar…




Autor: Almudena Orellana

Cofundadora del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, escritora creativa y redactora jefe. Leer más

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *