Qué es el aprendizaje cooperativo y cómo implementarlo

El aprendizaje cooperativo es una metodología que persigue una finalidad socio-afectiva alcanzando una meta en grupo cooperando. Para su efectividad en el aula es necesario que el docente entienda de qué se trata, cuál es la diferencia con respecto a otras metodologías, como el aprendizaje colaborativo o el aprendizaje competitivo, y que encuentre estrategias para ponerlo en práctica en el aula.

Veamos, a continuación, en qué consiste y cómo se puede poner en práctica el aprendizaje cooperativo.

 

aprendizaje-cooperativo

 

 

 

Qué es el aprendizaje cooperativo y en qué se diferencia de otros

El aprendizaje cooperativo tiene una meta socio-afectiva, en la que se busca integrar a un grupo para cooperar en la búsqueda de resultados comunes. Sin embargo, no se trata de que el docente asigne un trabajo para hacerse en grupos de dos o tres personas, sino que es necesario, además, que el docente enseñe la forma de alcanzar una meta cooperando. Si a los alumnos simplemente se les asignan roles y tareas individuales, que luego son integradas en el trabajo, se está realizando un trabajo individualista en realidad y no un trabajo cooperativo. ¿Por qué? Porque el trabajo cooperativo requiere de la interacción del grupo para conseguir los resultados.

Los objetivos que se persiguen en una cooperación son, tanto el aprendizaje individual como el aprendizaje de todos los miembros del grupo por igual, por lo que no se puede estar desvinculado del aprendizaje de los otros. La educación formal tradicional está más familiarizada con el aprendizaje competitivo, donde cada alumno compite por conseguir la máxima nota. Sin embargo, muchas escuelas y programas de enseñanza ya favorecen más este tipo de aprendizaje, por lo que el trabajo del docente se centra en conseguir estrategias para hacer cambios en el aula que favorezcan el trabajo cooperativo, aunque sea en dimensiones pequeñas.

En cuanto al aprendizaje colaborativo, éste se diferencia del aprendizaje cooperativo principalmente en el objetivo que se persigue y en el rol del docente. En un aprendizaje colaborativo el objetivo es cognitivo, se busca construir nuevo conocimiento a partir del conocimiento del grupo. El docente actúa más como un facilitador en estos casos, y pasa a ser un alumno más que construye conocimiento.

Además, podemos distinguir el aprendizaje cooperativo de otros tipos de aprendizaje o estrategias con estos cinco indicativos:

 

  • Interdependencia positiva: es cuando los estudiantes perciben que “o se hunden o nadan juntos”. Esto se puede lograr a través de objetivos mutuos, división del trabajo, división de materiales, roles y haciendo que parte de la calificación de cada alumno dependa del desempeño del resto del grupo.

 

  • Habilidades sociales interpersonales y en grupos reducidos: en los grupos de aprendizaje cooperativo los estudiantes aprenden materias académicas y también habilidades interpersonales y de grupos pequeños. A medida que los estudiantes desarrollen estas habilidades, los proyectos grupales posteriores probablemente se ejecutarán de manera más fluida y eficiente que los primeros.

 

  • Interacción frente a frente: las actividades cognitivas importantes y la dinámica interpersonal solo ocurren cuando los estudiantes promueven el aprendizaje de los demás. Esto incluye explicaciones orales de cómo resolver problemas, discutir la naturaleza de los conceptos aprendidos y conectar el aprendizaje presente con el conocimiento pasado.

 

  • Responsabilidad individual: la esencia de la responsabilidad individual en el aprendizaje cooperativo es que “los estudiantes aprenden juntos, pero se desempeñan solos”. Esto es importante para asegurarse de que nadie haga el trabajo de otros.

 

  • Análisis en grupo: después de completar la tarea, los estudiantes deben tener tiempo y procedimientos para analizar qué es lo que han hecho, cómo y la forma de mejorar en equipo.

 

niños-aprendizaje-cooperativo

 

 

 

Estrategias para implementar un aprendizaje cooperativo en aula

  • Es necesario capacitarse en aprendizaje cooperativo, porque muchos docentes fueron alumnos de un sistema en el que predominaba el aprendizaje competitivo, por lo que hay que desaprender para aprender nuevas cosas.
  • Comenzar con tareas pequeñas cooperativas en el aula, donde el profesor pueda observar la cooperación y entrenar a los alumnos.
  • Elegir cualquier tema y estructurarlo para que se haga de forma cooperativa, implementarlo y probar resultados.
  • Incorporar el aprendizaje cooperativo en un 60% de las actividades en aula, para que los alumnos se familiaricen con el método.
  • Convertirse en un investigador del aprendizaje cooperativo, esto es: diseñar estrategias, implementarlas, observar resultados y divulgar la experiencia con colegas, en un blog, en artículos arbitrados, etc.
  • Aplicar los principios de la cooperación fuera del aula, con los colegas, en la institución y en la propia vida.

 




Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *