Métodos de evaluación para un aprendizaje cooperativo

El aprendizaje cooperativo es una técnica que transmite a los alumnos habilidades para el trabajo en equipo, generalmente en pequeños grupos. Sin embargo, uno de sus puntos más discutidos es la forma con la cual evaluar este tipo de aprendizaje cooperativo en el aula. Partimos del hecho de que es necesario hacerlo, o de lo contrario los alumnos terminarían enfocándose más en el contenido que en el desarrollo del aprendizaje en cooperación. Pero, ¿cómo puede hacerse esa evaluación exactamente?

Conozcamos un poco más sobre este método y sobre sus sistemas más adecuados de evaluación en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

 

aprendizaje cooperativo-niños

 

 

 

¿Qué se espera de un aprendizaje cooperativo?

A través del aprendizaje cooperativo se espera que los alumnos aprendan a trabajar en equipo, es decir, que no vayan cada día a clase solo para adquirir conocimientos teóricos de forma sistemática. En este sentido, el aprendizaje cooperativo incide en la importancia de que aquel que mejor haya captado los contenidos, aprenda también a explicarlos y a expresarlos a sus compañeros. O que aquellos que más dificultades tengan para comprender, tengan la suficiente autoestima para expresar su desconocimiento sin temores ni vergüenzas.

El equipo completo en el aula debe proporcionar ese ambiente de confianza, de ayuda y de compañerismo que, en definitiva, es lo que permite esa situación de aprendizaje en la que se da una cooperación entre todos (tan beneficiosa para la comunidad escolar) y no una competitividad dañina. Una forma de enriquecer el ambiente de trabajo y el clima para aprender cosas nuevas, sin tantas rigideces, que permita al mismo tiempo eliminar situaciones de angustia o de timidez que pueden darse en el aula gracias al trabajo entre todos.

 

 

Métodos de evaluación en el aprendizaje cooperativo

Cuando hablamos de métodos de evaluación en el aprendizaje cooperativo, podemos hablar sobre todo de 3 métodos de evaluación aceptados para calificar el desarrollo de un aprendizaje cooperativo, que son: la evaluación entre compañeros, la autoevaluación y la observación por parte del profesor.

Veamos a continuación cada una de ellas de forma más pormenorizada, con el fin de comprender en qué consisten y cómo se llevan a cabo:

 

 

  • Evaluación entre compañeros

La evaluación entre compañeros permite al alumno que evalúa el reflexionar sobre los indicadores o rúbricas necesarias en una evaluación cooperativa. Estas rúbricas están relacionadas con esa amabilidad necesaria que requiere el explicar cosas a otros miembros del grupo, con la coordinación del equipo, con el respeto a la diferencia de opiniones, con la confianza en el otro, con el nivel de escucha de los compañeros, con su grado de participación y aporte de ideas, etc.

Además el alumno que evalúa a otro, inconscientemente, se evalúa a sí mismo también y esto le permite una mayor consciencia de su propio aporte en los trabajos de grupo.

 

  • La autoevaluación

Esta forma de evaluación permite al alumno ser consciente de sus propias fortalezas y de su valía, y hacerlo sin que ello se convierta en un exceso de autoconfianza y de superioridad sobre el resto de sus compañeros. Y es que no es fácil hablar de uno mismo y pensar en las propias fortalezas y en el bien que podemos hacer a otros, pero es necesario para poder ayudar y conducir equipos siendo muy conscientes del trabajo a realizar y del papel y de la actuación que se requiere por parte de cada uno. De hecho, esa es la principal ventaja de este método de aprendizaje, el conseguir que ningún alumno se sienta por debajo de otros o con dificultades para exponer sus dudas o sus inquietudes sobre el tema que sea.

Por otro lado, este sistema de autoevaluación permite al alumno darse cuenta de las habilidades que no posee y que sí poseen algunos de sus compañeros, para que pueda servir de realimentación entre cada miembro, así como un importante desarrollo de la responsabilidad individual. Cabe decir que no siempre serán debilidades graves, por lo que el alumno no debe preocuparse ni autoculparse, o al menos no serán problemas que representen verdaderos obstáculos a la hora de alcanzar los objetivos y avanzar en el camino del aprendizaje.

 

aprendizaje-cooperativo-aula

 

 

  • Observación del profesor

El “ojo” del profesor siempre es de vital importancia, ya que es un orientador de la conducta de los alumnos que buscan trabajar bajo la modalidad de un aprendizaje cooperativo. Por eso el maestro debe estar pendiente de qué dinámicas funcionan mejor que otras para poder siempre controlar y hacer una gestión eficaz de sus grupos.

 

Estos son los tres métodos de evaluación más destacados y utilizados, pero no todo está escrito ya en este campo y puede haber más formas de hacerlo con éxito. Y tú, ¿practicas el aprendizaje cooperativo en tu escuela? ¿Conoces más sistemas de evaluación?

¡No dudes en poner tu opinión y experiencia en comentarios!




Autor: Almudena Orellana

Cofundadora del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, escritora creativa y redactora jefe. Leer más

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *