Pautas para ayudar a tus hijos a estudiar

Al igual que los niños necesitan espacios de relax y de diversión, necesitan también entornos adecuados para el aprendizaje y el estudio. Dichos espacios no tienen que estar pensados para el trabajo en soledad únicamente, sino también para que los padres puedan interactuar con ellos y servirles de guía cuando lo necesiten, así como también para cuando quieran acompañarse de amigos y de compañeros a la hora de fijar conocimientos o de realizar algún trabajo que les hayan encomendado.

Y es que los niños pequeños necesitan ayuda y apoyo en esta tarea tan importante que es la educación y el desarrollo de sus habilidades y de los conocimientos necesarios para el futuro. Por eso, queremos que sepas que como padre, madre o hermano/a mayor, puedes ayudar a los más pequeños de la casa sin que dicha ayuda se convierta en una táctica para acabar rápido con las tareas propias. ¿Quieres saber cómo?

 

Pautas para guiar y acompañar a los peques durante el estudio

  • Asegúrate de que se van estableciendo unas rutinas diarias de estudio. Tener un horario de estudio más o menos fijo y diario ayudará a que tu hijo se tome en serio la importante tarea de estudiar y de prepararse para el futuro. No se trata de agobiar ni de sobre-exigir, sino de que comprenda, al igual que ocurre por ejemplo con la tarea de lavarse los dientes, que estudiar y dedicar tiempo a la práctica de los aprendizajes escolares es algo primordial. Procura estar a su lado y permanecer atento a sus dudas e inquietudes, ya que de lo contrario, los niños pueden terminar asociando esta rutina con algo desagradable y fastidioso, lo que sin duda constituiría un gran elemento de bloqueo.
  • Busca un espacio adecuado para el trabajo. Los espacios y las características de los mismos, en relación siempre con su funcionalidad, son clave en el éxito de cualquier tarea u objetivo. Por eso debes escoger con detenimiento la habitación de tus hijos y señalar en ella el espacio más adecuado, en base a criterios como la iluminación o la comodidad, para el trabajo y la concentración. Procura que en dicho espacio se cumplan otros aspectos, como la ausencia de ruido y el espacio para la práctica también de disciplinas menos teóricas y más creativas, como las manualidades o el dibujo.
  • Dedica tiempo a la alimentación sana y al descanso. Los niños desde pequeños tienen que ser conscientes de que comer sano y descansar las horas adecuadas es fundamental para poder rendir luego durante el día y para poder hacer todas esas cosas que tanto nos gustan. Este tipo de prácticas fomentan la disciplina y la obediencia positiva, lo que facilitará con el paso del tiempo el hecho de que sean los propios niños los que tengan un sentido de la responsabilidad con respecto a sus horas de trabajo y de estudio. Por eso, si quieres ayudar a tus hijos a estudiar, no dejes de comprobar que comen y que duermen correctamente.
  • Practica junto a tus hijos estrategias didácticas interesantes. Es importante que, si queremos que los niños y las niñas aprendan, no dejemos tampoco de hacerlo los adultos y pongamos nuestro esfuerzo en buscar estrategias novedosas y atractivas para motivarles y ayudarles a estudiar. Libros, páginas de internet…son muchos los recursos de los que disponemos hoy en día y las fuentes de las que podemos beber para conseguir mil y un recursos ideales para facilitar la importante tarea del estudio. Y…que seas su apoyo en esta búsqueda, es del todo fundamental, no lo olvides.



Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *