La importancia de leer con tus hijos

“Léale a su hijo/a” es una frase que a menudo se les dice a padres y madres, pero la realidad hace que muchos de ellos no encuentren todo ese tiempo que les gustaría para hacerlo. Dicha falta de tiempo, sumada a la preocupación por una educación ideal de cualquier padre, hace que surjan a menudo muchas preguntas, como por ejemplo, ¿cuáles son los beneficios concretos de la lectura para mis hijos? ¿Cómo puedo ayudar a desarrollar sus habilidades de lectura si no soy un lector frecuente? ¿Qué libros son más apropiados para los niños pequeños? ¿Cómo podría organizar cada día una sesión de lectura?

A éstas y otras preguntas y dudas habituales sobre el tema de la importancia de leer a los más pequeños de la casa, procuramos darle respuesta a continuación.

¡No te lo pierdas!

 

Beneficios para tus hijos de la lectura

Leer a un hijo/a puede ser beneficioso en más de una forma, pero quizá el beneficio más importante es el tiempo que padres e hijos pasan juntos en ese momento tan especial. Compartirás un momento fabuloso participando en una actividad que se puede realizar casi en cualquier momento y lugar. Sentado en tu regazo, tu hijo/a tendrá una sensación de seguridad que además os permitirá profundizar en vuestra relación y en conoceros todavía mejor.

Pero hay mucho más, puesto que la lectura puede compararse con cosas tan importantes como el arte: cuanto más dibujes, mejor artista serás. Del mismo modo, cuanto más leas, mejor lector serás. Y si tienes dudas porque nunca has sido un ávido lector no te preocupes, pues tus hijos no criticarán tus habilidades lectoras, ya que estarán centrados en estar con sus papás disfrutando del tiempo juntos. En cualquier caso la práctica hará que tus habilidades mejoren, y el cariño que profeses por tus hijos también permitirá que fluya la imaginación y el entusiasmo con mayor facilidad, con ese objetivo de hacer soñar y fantasear a los peques. ¡Ver sus caritas de ilusión y de curiosidad no tiene precio!

Al leer una historia en voz alta, tus hijos aprenderán a seguir los relatos de principio a fin incorporando al tiempo nuevo vocabulario, lo que siempre es positivo y les ayuda a aprender muchas cosas aunque no hayan aprendido a leer todavía.

 

leer a los niños

 

Ingredientes clave para una lectura exitosa en casa

  • Encuentra algo interesante para leer.
  • Cambia tu tono de voz de vez en cuando: usa tonos bajos y altos, y usa también sonidos de silbidos u otros ruidos bucales para una mayor ambientación.
  • Involucra a tus hijos en la lectura.
  • Haz descansos para comentar sobre lo leído o para compartir impresiones sobre los personajes.
  • Juega con los finales incorporando cuestiones como, ¿Qué paso con…? ¿Y si…?
  • Y sobre todo, lo más importante, es que disfrutes, rías y te diviertas mucho en compañía de esa personita a la que tanto quieres.

 

Cuando el niño sigue la línea de la historia, va desarrollando poco a poco el reconocimiento de letras. Intenta agregar una palabra adicional a cada historia y así, si el niño o niña está atento, apreciará y comentará las variantes que vaya escuchando.

Un niño que disfruta de la lectura en casa y que recibe siempre tiempo de sus padres para disfrutar de este sano y precioso hábito, desarrollará con mucha probabilidad el amor por la lectura. Un niño que es leído, crecerá siendo un buen lector.

 

Qué tipo de lecturas elegir y cuándo

Para averiguar qué tipo de lecturas gustan más a tus hijos es muy bueno comenzar visitando las bibliotecas, para que el niño o la niña puedan elegir aquellos que más le llamen la atención y poder cambiarlos por otros de forma rápida, económica y eficaz.

Para libros comprados aprovecha cualquier ocasión, no necesariamente esperes a fechas especiales, pues eso aleja la idea de que leer es algo básico y necesario. Sin embargo, esto no implica que no se regalen libros en fechas especiales, para lo que deberás informar a abuelos y demás familiares sobre tus preferencias en este sentido a la hora de recibir regalos.

 

La importancia de una atmósfera adecuada

Al configurar una sesión de lectura, necesitarás de un rincón acogedor con buena iluminación y de una cómoda silla o sofá para estar relajados y cómodos. Usa una manta para acurrucaros y no olvides elegir unos buenos y atractivos libros que siempre estén al alcance de la mano de los niños, al igual o más que los juguetes de su habitación.

Reserva un tiempo especial para leer con tus hijos. Si los niños tienen menos de 6 años, probablemente se contentarán con una sesión de lectura de unos 10 o 15 minutos. Recuerda que no se trata de agobiar sino de pasar un buen rato y captar la atención de los peques y fomentar su curiosidad por todas las historias que se esconden entre las portadas de un libro.

No olvides que la lectura es una de las habilidades esenciales de la vida, y por eso debe formar parte de la misma desde el comienzo.




Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *