Ideas para trabajar las matemáticas al aire libre

Sí, jugar y disfrutar del aire libre puede ayudar a los niños a interesarse por las matemáticas, por lo que puede ser una buena alternativa al aula para fomentar el acercamiento de los niños a una materia, a veces complicada y que provoca muchos sentimientos negativos en grandes y pequeños.

 

matemáticas-naturaleza

 

Llevar las matemáticas fuera del aula puede generar un nuevo entusiasmo por esta asignatura y hacer desaparecer ese “estigma” de materia imposible que tantas personas tienen en mente cuando piensan en ella. Y es que, aunque parezca mentira, la propia naturaleza nos ofrece diversas formas de practicar y de estudiar las matemáticas sin tener que recurrir siempre a las pizarras y a los apuntes de las escuelas. De esta forma no solo se consigue que las matemáticas sean mucho más atractivas y divertidas, sino también que los niños aprendan conceptos necesarios sin tanta dificultad, lo que sin duda siempre es positivo.

Pero, ¿con qué ideas o conceptos matemáticos podrían familiarizarse los niños fuera del entorno habitual del aula? Veamos algunos ejemplos:

  • Preciados materiales naturales. Los niños necesitan objetos que puedan sentir, o con los que puedan moverse y hacer cosas, lo cual es muy útil para que los conceptos matemáticos no sean simplemente abstractos. Por ejemplo, puede darse el caso de que algún niño tenga problemas para entender lo que es un ángulo recto si no lo ha visto aplicado a la vida real, visto y sentido. Algunos tesoros naturales, como palos, piedras o semillas, son materiales fácilmente manipulables que se pueden usar muy bien para contar, medir, comparar y mucho más.
  • Desarrollo de la comprensión gráfica y pictórica. Estar en el aire libre significa que los niños pueden experimentar cosas en tres dimensiones y desde todos los ángulos, lo que ayuda a su facilidad para la representación pictórica y las imágenes espaciales necesarias para la geometría, el buen entendimiento de los diagramas, de los gráficos, etc.
  • Aprendizaje en lenguaje de símbolos. Una comprensión del lenguaje y los símbolos de las matemáticas, incluidos conceptos como más, menos, más grande, más pequeño, más largo, más corto, etc., es algo que también puede trabajarse fuera del aula. Subir a un árbol y mirar hacia abajo, por poner un ejemplo, podría dar a los niños una cierta comprensión de la escala, así como ser de utilidad para el uso de un lenguaje matemático al comunicarse. (Martín es más pequeño que el árbol, el avión está lejos, el autobús está cerca…).

Como vemos, aprender matemáticas en un ambiente al aire libre también hace que las cosas sean mucho más reales y relevantes para los niños. Otra muy buena idea puede ser acudir a un arenero y trabajar las cantidades llenando más o menos una serie de cubos de juguete o sacando y metiendo ciertas cantidades con una pala.

El aprendizaje al aire libre y los grandes beneficios que tiene es algo ya bastante conocido, y por eso cada vez más escuelas, especialmente en grados de infantil y primeros grupos de primaria, están desarrollando más actividades en este sentido y en un mayor número de materias. Con respecto a las matemáticas, podemos salir al exterior para recopilar datos y luego hacer el cálculo de los números en el interior de la clase,  o comenzar en el aula mirando un ángulo recto y luego salir a identificar algunos en plena naturaleza… ¡son muchas las posibilidades!

 

 

Cómo trabajar las matemáticas al aire libre en la escuela

Son muchas las actividades que se pueden hacer durante el horario escolar al aire libre, y también en familia en horario extraescolar, para que las matemáticas sean más reales y mucho más emocionantes para los peques. ¿Quieres conocer algunas?

  • Trabajar las medidas. Buscando simplemente algunas ramitas o piedras en el parque, se puede crear una actividad en la cual los niños aprendan los tamaños, el mayor y menor qué…etc.

 

matemáticas-niños-naturaleza

 

  • Reciclaje de macetas. Cada niño puede llevar una serie macetas viejas de casa o cubos (de diferentes formas y tamaños), y experimentar con ellos, poniéndolos bocabajo al aire libre, el valor, la variedad y la amplitud de los sonidos. Después se pueden realizar preguntas del tipo: ¿los recipientes más grandes producen un sonido diferente?
  • Cuántos pasos hay. Haz que los peques calculen las distancias usando pasos grandes o pequeños. Prueba a establecer desafíos como: ¿cuántos pasos hay hasta la siguiente farola? Después pide que calculen y verifiquen, y seguramente se sientan con ganas de seguir practicando y de mejorar.
  • Patrones y secuencias con pelotas. Una buena actividad para los niños es unir las mates con el deporte, por ejemplo, llevando una pelota al parque o al campo y desafiar a los niños a que inventen patrones y secuencias en las que haya que rebotar, rodar, lanzar… Con una serie de instrucciones, también puedes establecer tú los patrones y procurar que los niños los sigan convenientemente.
  • Tablas de multiplicar con pasos. Practicar las tablas de multiplicar al aire libre puede ser muy divertido, y hacerlo dando pasos puede ser una muy buena elección para ponerlo en práctica. Si se trata de la tabla del cinco, por poner un ejemplo, haz que cuenten sus pasos en susurro: (1×5) “uno, dos, tres, cuatro…” y luego digan, ¡CINCO! en voz alta. Y continuar así con cada cifra.
  • Pirámides tridimensionales. Busca palos grandes o usa palos viejos de escoba y unidlos con cuerdas para crear el marco de una guarida en diferentes formas 3D, o crea pirámides con forma de cubo, cuadradas y triangulares…Estas construcciones son muy divertidas y pueden ayudar a trabajar la geometría y las proporciones con facilidad. Si quieres añadirle un plus…¡hacedlo con disfraces!
  • Explorar e interpretar un mapa. Crea juegos en los que haya que buscar pistas a través de un mapa, ya que esto será de utilidad para que los niños aprendan a interpretarlos convenientemente o a usar una brújula. Una actividad muy interesante también para aprender sobre el movimiento, las direcciones, los ángulos o los rumbos.

 

juegos-mates-naturaleza

 

  • Números y simetría. Dibuja una línea en el suelo con tiza y coloca cinco objetos que se puedan encontrar en la naturaleza (una piedra, una hoja, un cono de pino, etc.) en un lado de la línea. Los niños tendrán que encontrar cinco objetos similares para colocarlos en el otro lado de la línea (efecto espejo), lo que puede ser una excelente lección de simetría.
  • Hacer la compra. El dinero importa, sobre todo conforme vamos creciendo y debemos entender lo que es el pago y el cambio, lo que se puede comprar con el dinero que se tiene…etc. Pedir a los niños que clasifiquen monedas o las cuenten, o crear en un patio mercadillos en los que haya que comprar y vender productos con dinero de juguete, pueden ser actividades muy buenas para que los niños se familiaricen con los números de una forma cotidiana.
  • Atrapa los números. Cualquier salida al aire libre nos permite buscar números y contar: puertas, números de calles, señales de tráfico…Prueba a hacer esta actividad de conteo con los niños y plantea cuestiones como, ¿cuál es el número más grande que has podido encontrar? ¿y el más pequeño? También se puede plantear la idea de hacer fotos o dibujos de los números localizados para registrarlos y ordenarlos en clase.

 




Autor: Almudena Orellana

Cofundadora del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, escritora creativa y redactora jefe. Leer más

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *