Cómo ayudar a niños con problemas de cálculo

Los problemas de cálculo son muy comunes en el aula, y muchos de ellos suelen responder a una dificultad que denominamos “discalculia”. Pero, y pesar de lo extraña que pueda resultar la palabra, lo cierto es que este tipo de problemas son muy frecuentes en niños, ya que el cálculo es una disciplina muy abstracta y compleja, al igual que lo es el aprendizaje de conceptos.

En este sentido, el aprendizaje del cálculo requiere, en primer lugar, de una fase de comprensión numérica en la que el niño aprenda los números y distinga las 4 operaciones básicas relacionándolas con problemas reales de la cotidianidad. En segundo lugar, el niño debe ser capaz de utilizar sus conocimientos de cálculo para interpretar tablas, gráficos, mapas y diagramas, completándose con este tipo de ejercicios esa aproximación e inmersión al mundo de las matemáticas tan necesaria para la vida.

 

PROBLEMAS-CÁLCULO

 

Cuando existen problemas de cálculo puede que exista también alguna deficiencia en el conocimiento básico de alguna de las dos fases anteriores, relacionadas directamente con el conocimiento de los números. En este tipo de casos deberemos buscar recursos que sirvan para atajar esas complicaciones y, sobre todo, para que los niños no terminen cogiendo miedo o apatía hacia los números.

En cualquier caso cabe decir que no siempre que un niño tiene dificultades para calcular determinadas operaciones existe un problema subyacente, ya que otras cosas, como la motivación, también juegan un papel muy importante en el conocimiento de cualquier materia. Cuando esa falta de motivación se da en el aprendizaje de los números y sus formas de calcularlos, no necesariamente habrá un problema mayor, y las complicaciones podrán solventarse simplemente con técnicas educativas adecuadas y atractivas.

 

Estrategias para ayudar a los niños en problemas de cálculo

A continuación veremos qué podemos hacer para ayudar a los niños con verdaderos problemas de cálculo (y no de motivación) y conseguir que su camino a través del mundo de las matemáticas no se les haga cuesta arriba. ¡Toma nota!

 

  • Descarta problemas de motivación

Lo primero que podemos hacer para ayudar a los niños con problemas de cálculo es comenzar por descartar problemas de motivación en el aprendizaje de la materia. Algunos niños se sienten motivados por temas deportivos, otros por películas infantiles…, también están los que adoran hablar de comida o quienes se sienten muy atraídos por la tecnología. Entonces, como cada niño es un mundo, es importante que los problemas y las operaciones matemáticas hagan referencia, por ejemplo, a diferentes temas de interés para ellos.

 

  • Hacer ejercicios fuera del aula

Relacionar los números con actividades fuera del aula ayuda a los niños a tener una mayor visualización de los problemas matemáticos y su aplicación en la vida real. Actividades como medir la altura de las plantas, medir distancias en el patio escolar, verter líquidos en los vasos para tener ideas de litros o recipientes, ir de compras…son actividades fuera del aula que ayudan mucho a resolver posteriormente problemas de matemáticas en el salón de clases.

 

  • Juegos que permitan memorizar números

El juego es un ejercicio que otorga una mayor habilidad mental para el cálculo. Además, gracias a los juegos, los niños no sienten que están estudiando y adoran tener retos mentales en áreas que les gustan. Los que adoran el deporte pueden llevar mentalmente las puntuaciones de sus partidos favoritos, quienes quieren ser youtubers memorizan los subscritores de sus canales más vistos, los que prefieren los videojuegos aprenden a llevar cuentas muy rápido relacionadas con sus juegos…Por eso tener todo esto en cuenta puede ser un buen camino y una buena estrategia para que los más pequeños realicen ejercicios mentales sin darse cuenta.

 

ESTRATEGIAS-CÁLCULO

 

  • Aplicar estrategias cognitivas

Las estrategias cognitivas están también relacionadas con agilizar el cálculo mental gracias al estímulo sensorial que puede activar el aprendizaje con alguna técnica cognitiva. Por ejemplo, las canciones o las rimas facilitan la memoria de los números, los vídeos o juegos de mesa facilitan las asociaciones numéricas, etc. Por eso, dependiendo del objetivo de aprendizaje que busquemos, se utilizará una técnica auditiva o visual, por poner algunos ejemplos.

 

Como podemos ver son diversas las estrategias que podemos diseñar para trabajar la discalculia y otras causas de problemas de cálculo pensando en los gustos de los niños y en cómo trabajar la motivación al tiempo que se solventan los diversos problemas que existan. Cuanta más creatividad usemos y más conozcamos a los niños, mayores probabilidades de acertar.

Y tú, ¿ya has puesto en marcha alguna estrategia para ayudar a los niños con problemas de cálculo?

 




Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *