Todo lo que los maestros deberían saber sobre la DISCALCULIA

La discalculia es un trastorno del aprendizaje que afecta a algunos niños, lo que no les permite entender conceptos matemáticos o enfrentarse a un correcto procesamiento numérico, es decir, que los niños afectados por discalculia no tienen un aprendizaje de las matemáticas natural como el resto de niños. Sin embargo, esto no debe confundirse con problemas de atención, déficit intelectual o deficiencia en la instrucción del aprendizaje, los cuales son las causas más comunes de las malas notas en matemáticas.

Por eso, primero es preciso descartar estas posibles causas para luego centrarse en investigar si el niño tiene discalculia o no, y por ello, a continuación, en este artículo abordaremos los aspectos más importantes que todo maestro debería saber sobre esta disfunción.

 

NIÑOS-DISCALCULIA

 

 

¿Qué es la discalculia?

La discalculia es un tipo de trastorno del cálculo que se presenta en algunos niños y se manifiesta con dificultad para comprender símbolos numéricos y realizar cálculos matemáticos, en especial de multiplicación y división, así como de matemáticas básicas en niños más pequeños. Este trastorno específico o disfunción del aprendizaje, que puede presentar dificultades matemáticas importantes, ha sido comparado con la dislexia (alteración de la capacidad de leer), por lo que se podría decir que es su condición homóloga en el mundo de las matemáticas.

 

 

Aspectos más importantes de la discalculia

  • Es más común de lo que la gente cree, estimándose que puede afectar hasta un 8% de la población.
  • Puede llegar a disimularse más fácilmente en niños con niveles intelectuales altos.
  • Este trastorno no se detecta tan rápidamente como debería, debido a que no se hace énfasis en la enseñanza numérica antes de la escolaridad obligatoria.
  • La discalculia puede observarse en algunas situaciones comunes relacionadas con las matemáticas y las dificultades en el aprendizaje, por ejemplo, cuando el niño tiene dificultad para señalar el lugar donde hay más elementos, o a la hora de enfrentarse con éxito al cálculo mental, o también cuando van a utilizar los dedos para contar, o a la hora de entender frases o conceptos relacionados con las matemáticas como “menor que”.
  • Puede también detectarse cuando un niño sigue utilizando los dedos en cursos avanzados de matemáticas.
  • Los niños con discalculia olvidan fácilmente procedimientos matemáticos que llegan a dominar muy bien tras explicárselos convenientemente. Esto puede deberse a la dificultad que presentan para entender la lógica que hay detrás del procedimiento.
  • Aprender las tablas de multiplicar puede parecerles todo un reto. Aunque las aprendan fácilmente, tienden a olvidarlas igual de rápido.
  • En la vida diaria los niños más mayores, incluso de secundaria, pueden confundirse o encontrar problemas a la hora de dar o recibir unas “vueltas”, de manejar dinero o a la hora de decir y dar la hora a otros. Los niños con discalculia no logran percatarse de errores matemáticos que son muy evidentes a la hora de hacer alguna cuenta.
  • La discalculia no es algo que se pueda curar por ahora, pero sí se puede tratar.
  • Los niños y niñas con discalculia deben estar bajo la supervisión especial de su maestro, de sus padres, de un psicólogo y de un logopeda con conocimientos en esta disfunción.

MAESTROS-DISCALCULIA

 

 

Consecuencias de no detectar o tratar la discalculia a tiempo

Es importante que, tanto maestros como padres, estén atentos al desarrollo del niño en el aprendizaje de las matemáticas. Cuando no se detecta a tiempo la discalculia puede afectar a los niños, creándoles situaciones y sensaciones de inferioridad y de frustración, afectando todo también a su nivel emocional y a su autoestima. Un niño o niña no diagnosticado convenientemente de discalculia asociará su condición con otros aspectos como la torpeza o la vagancia, y esto hará que se aleje cada vez más de las matemáticas y de las materias que exijan una habilidad numérica. Incluso, si no se entiende adecuadamente el problema, el niño o la niña en cuestión podría llegar a pensar que tiene dificultades para aprender y estudiar cualquier materia, lo que conduciría muy probablemente al rechazo del colegio en general.

 




Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *