Beneficios del juego en el cerebro del niño

Todos somos conscientes de que el juego aporta infinidad de cosas positivas a los más pequeños, y por eso es parte fundamental de su desarrollo. Pero, ¿sabemos quién es el verdadero causante de que esto ocurra? Pues lo primero que hay que saber es que no hay un único responsable de esa felicidad que aporta a los niños el juego, ya que son varios los procesos químicos y las hormonas que entran en juego.

¿Quieres conocer a los protagonistas de la felicidad de tus peques?

 

Sustancias que se activan durante el juego en el cerebro

Cuando los niños juegan al aire libre, en el cole, en casa…se produce toda una revolución en el cuerpo de los más pequeños. Es como si el cerebro se enterara de que comienza la diversión y activara una serie de mecanismos con el fin de agradecer a los peques esos momentos extraordinarios. Suena bonito, ¿verdad? El cerebro envía la orden de ponerse en marcha a una serie de hormonas alojadas en él, con el fin de responder a nivel químico a los increíbles estímulos que genera el hecho de jugar, de desarrollar la creatividad, la amistad, el buen humor, el ejercicio físico…en definitiva, de pasarlo bien. Pero, ¿cuáles son dichas hormonas y que producen en el cuerpo?

  • Dopamina. Encargada de activar nuestro cuerpo y de hacer posible que nuestros músculos se pongan en marcha, así como nuestra capacidad de crear y de imaginar.
  • Acetilcolina. Responsable de nuestra capacidad de reflexión y de concentración, así como de nuestra capacidad de retentiva, fundamental en todo aquello que vayamos aprendiendo en la vida.
  • Serotonina. Encargada de reducir los niveles de estrés del cuerpo y de mejorar nuestro estado de ánimo y nuestras ganas de comernos el mundo.
  • Endorfinas. Encargadas de transmitir la calma y la paz para que nuestro cuerpo y nuestras neuronas puedan disfrutar más de todo lo que hagamos.

En consecuencia, una vez conocidas las hormonas que se activan durante el proceso del juego y las funciones que tienen en el cuerpo, podemos saber cuáles son los beneficios más importantes que puede aportar a los niños, como por ejemplo, que se reduzcan sus niveles de estrés y de ansiedad; que se potencie el movimiento fundamental para acabar con el sedentarismo y con la peligrosa obesidad infantil; que se desarrolle la capacidad de crear, soñar e imaginar…Casi podríamos asegurar que los beneficios son infinitos con tan solo el trabajo de cuatro hormonas principales, lo cual es extraordinario.

 

Mejora las relaciones sociales con otros niños

Pero el juego puede aportar muchas más cosas aún a la vida de los niños, como el hecho de aprender a relacionarse con los demás niños permitiendo que se establezcan relaciones, dinámicas en equipo, amistades para toda la vida…Los niños, a pesar de sus responsabilidades propias, no deben perder la sensación de ser niños y de estar tan ocupados que apenas les quede tiempo para disfrutar. En este sentido, los múltiples beneficios que les aporta jugar, y a poder ser al aire libre, son buena muestra del papel significativo y primordial que tiene en el pequeño cerebro de los niños el hecho de disfrutar de actividades lúdicas y de tiempo de esparcimiento.

Si los mayores nos estresamos y nos angustiamos por la falta de tiempo libre, imaginémonos lo que la sensación de encierro, de aburrimiento o de falta de tiempo de ocio puede generar en el cerebro de los niños, aún en desarrollo. Y es que para entender que trabajar y estudiar es importante, es necesario saber que existen otros momentos en la vida para disfrutar, para poder reponerse de las obligaciones y las tareas menos divertidas. Es como un oxígeno necesario para que el cerebro pueda actuar correctamente y para que se pueda reponer de sus actividades más tediosas. Por eso, cuando los niños cogen ese oxígeno, el cerebro se lo agradece ampliamente a través de una perfecta reacción química encargada de relajar el cuerpo y de disponerle al disfrute.

Dejar que los niños jueguen y disfruten a su aire es vital, en definitiva, para que crezcan felices y para que tengan un desarrollo físico y mental adecuado. Esta forma de desarrollarse, con su tiempo para cada cosa, hará que se conviertan en adultos capaces de gestionar las emociones negativas, de distinguir entre el trabajo y el ocio, y capaces de disfrutar plenamente de sus futuras familias y amigos.




Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *