5 ideas divertidas para que los niños aprendan a contar

Contar es una de las habilidades más útiles que va a aprender el niño en su vida, le ayudará en prácticamente todos los momentos del día y comprenderá conceptos como mucho o poco, sabrá si necesita más o menos y también cuánto es suficiente. Todos ellos imprescindibles para vivir.

En la escuela le enseñan a contar y nosotros podemos reforzarlo de muchas maneras, de hecho podemos hacer que solo con oírnos contar a diario, se aprenda los números y le sea más fácil asimilar su significado.

Estas son algunas de las divertidas ideas que podemos usar para que los números se conviertan en un juego más de la casa:

 

1. Contar casi todo

Puede parecer exagerado pero resultará muy divertido si le echamos un poco de imaginación. Se nos ocurren estos ejemplos:

  • Contar bloques mientras hacemos torres, ¿hasta qué número llegará la torre sin caerse?
  • Contar canastas, o si somos muy malos encestando, contar las veces que fallamos 😉
  • Contar todas las nubes que veamos mientras vamos diciendo a qué se parecen. Imaginación y números de la mano.
  • Contar cuantos perros nos cruzamos por la calle; si no hay muchos nosotros podemos contar los coches rojos que van pasando y ellos pueden contar los blancos. A ver quien llega al número más alto…

 

2. Cantar números

Son muchas las canciones que ayudan a enumerar, como por ejemplo “Un elefante se balanceaba…” Hay que buscar más, aprendérselas y a cantar se ha dicho. Es una forma genial de que el niño asimile los números y su orden, con la música todo es más sencillo.

3. Pasatiempos

Hay muchos que contienen números y obligan a organizarlos, por ejemplo, ordenar una secuencia de imágenes: 1-el huevo, 2-el pollito 3-el gallo… El niño asocia las imágenes con el número y lo memoriza sin mucha dificultad. También el clásico de unir los puntos numerados para formar una figura resulta muy entretenido.

4. Usar las manos

Lo más sencillo es tener una caja o recipiente y un conjunto de objetos que los niños puedan manipular de forma sencilla (coches, chapas, botones grandes, macarrones). Jugaremos a que los metan todos a la vez que los cuentan, luego los vayan sacando igual, después que introduzcan solo la mitad y así según se nos ocurra.

5. Con tarjetas o fichas

Hay muchos juegos con este tipo de material en los que viene el número y un dibujo con la cantidad que representa el número. Son muy útiles y se pueden barajar para luego ordenarlas correctamente o reunir tantos objetos como nos indique la carta que vayamos seleccionando. También podemos “leerlas” e ir contando los objetos que vienen representados. A los niños les gustan mucho y su memoria asocia las imágenes a los números, por lo que son realmente efectivas. Y además de los números podemos observar con ellos los colores, los dibujos y las diferencias entre ellas.




Autor: Carolina Cuello

Escribo desde siempre, por trabajo y por placer. Creo que la palabra escrita puede cambiar el interior de las personas y es en lo que pienso cuando redacto un nuevo artículo. Más información

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *