Qué es el clima

Hablamos de clima cuando nos referimos a todas aquellas cosas relacionadas con el tiempo atmosférico y con todos los posibles cambios que puede tener y la forma en que se manifiestan en nuestro planeta Tierra. Por ejemplo, las temperaturas frías y las cálidas, la humedad, la nieve, el viento, la lluvia…todas estas cosas dan forma a un clima, que será de un tipo o de otro en función de esos parámetros: de cada cuanto llueva, de si nieva o no, de si sus temperaturas son muy altas o muy bajas…

 

CLIMA

 

Estos acontecimientos atmosféricos condicionan no solo la forma de vida de cada lugar, sino también su aspecto. Y es que el clima puede determinar muchas cosas, pero determina especialmente qué tipo de plantas y animales pueden vivir en un área. Por ejemplo, los osos polares necesitan un clima frío y morirían rápidamente en un desierto, porque están habituados a su clima. Cuando los climas comienzan a cambiar, como ocurre en la actualidad por el cambio climático, los animales y las plantas corren peligro.

De esta forma, que un clima sea más o menos estable en nuestros días no quiere decir que lleve siendo el mismo toda la vida, ya que la atmósfera experimenta muchos cambios. Por eso nuestros antepasados, en la antigüedad, no necesariamente veían los mismos paisajes o pasaban el mismo calor o frío que nosotros.

Los estudiosos del clima analizan todos los promedios de temperatura o de lluvias que se dan en un año, haciendo lo mismo con los niveles de viento, lluvia, etc. Con todos esos datos elaboran un registro que sirve para comparar si el clima de un determinado lugar se mantiene más o menos estable o va presentando serios cambios. Normalmente distinguimos los climas con la siguiente escala: clima cálido o tropical, clima templado, clima frío y clima polar, pero dentro de esta clasificación hay subgrupos, que son: clima de selva tropical, clima de tundra, clima desértico, clima de sabana y clima de estepa o estepario.

 

CLIMA DESÉRTICO

 

Para que un clima cambie, los cambios deben producirse durante un periodo de tiempo largo. Que en tu ciudad casi nunca llueva y lo haga de repente un día, o solo en invierno, no quiere decir que el clima de tu localidad haya cambiado.

 

Cambios en el clima naturales y artificiales

Los climas pueden cambiar cada cierto tiempo, normalmente de manera natural, pero también pueden existir otros factores externos que influyen en el clima y en sus cambios. Por ejemplo, hoy sabemos que los seres humanos han tenido un gran impacto sobre la atmósfera con su forma de vivir (grandes ciudades, gran número de población, contaminación…), y todo ello ha tenido un gran impacto en el clima local de muchos lugares del mundo, que conocemos comúnmente como efectos del cambio climático.

 

 

 




Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *