”Mamitis”: niños pegados a la piel

En torno a los 6 meses, los niños empiezan a manifestar una cierta “mamitis”, un pegarse a la madre que puede darse también con más edad. A esta tendencia, que no siempre se produce, es a lo que los expertos se refieren como “síndrome de ansiedad por separación“, una etapa que puede ser difícil para la familia, pero que al final pasa y que es muy común.

Lo primero de todo, cuando se quiere lidiar con esta situación, es entender al niño. En esta primera fase (que tendrá su punto más alto en torno a los 10 y/o 18 meses) nuestros peques están aprendiendo cómo es el mundo que les rodea, y lo hacen poco a poco. Para ellos todo es extraño y desconocido, y ante ese mar de novedades necesitan una mano a la que agarrarse. Bueno, una mano, una pierna, unos brazos… ¡lo que sea que proceda de mamá!

 

niños pegados a mamá

 

Al nacer los niños no tienen una idea muy clara del mundo y, una de las cosas que más les cuesta entender, es la de que somos cuerpos distintos y con vidas distintas, o que a veces tenemos que desaparecer de su vista, pero que siempre volvemos y que no estar delante no significa abandonarlo. Esto los niños no nacen sabiéndolo, aunque resulte increíble para los adultos, y por tanto se lo tenemos que enseñar. También debemos tener presente en todo momento que si nos reclaman con tanta urgencia, no es porque disfruten haciéndonos la vida imposible, sino porque están pidiendo a gritos un poco de tranquilidad, de seguridad, de confianza…es decir, lo que para ellos tiene el nombre de mamá.

Hay que enseñar a los niños poco a poco que mamá siempre está ahí, aunque no siempre sea de forma física, y que no les va a pasar nada, que toda su familia les quiere y les cuidará siempre con mucho amor. Cuando el cordón umbilical se corta, no se corta también de forma inmediata ese vínculo que se había formado entre madre e hijo/a, y por eso es muy importante ir haciendo ver al niño o niña en cuestión que ese vínculo ahora será invisible, pero que nunca se romperá.

 

Las causas de la “mamitis” casi siempre están relacionadas con esto, así como con la dificultad de adaptarse a los cambios bruscos: la llegada de un nuevo hermanito, un cambio de colegio, de casa, conflictos con los primeros amigos… todo es nuevo y los niños a veces no saben muy bien como encajarlo (y los adultos muchas otras tampoco), y por eso necesitan un punto de apoyo, unos brazos que les digan que todo está bien.

Además de esto, será necesario que la familia tenga un fuerte grado de unión y de confianza, pues es preciso que ambos miembros de la pareja se involucren y comprendan este proceso, para evitar celos y posibles inseguridades.

 

 

Pautas para sobrellevar mejor la fase de la mamitis

  • Ante todo, vida normal y seguridad en vosotros mismos como padres. Ya hemos visto que el niño/a siente ahora esa angustia porque es a lo que le lleva su propio desarrollo, pero pasará. Si estás cuidando de tu bebé convenientemente, al final, aunque te parezca que te va a odiar de por vida por separarte de él y hacer tu vida normal, se adaptará a la situación.
  • La independencia se fomenta desde el primer momento: intenta contenerte y deja que tu hijo, por ejemplo, gatee sin que le sujetes. Incluso, si no hay ningún peligro en las habitaciones, permítele que llegue hasta ellas sin que estés vigilando permanentemente.

 

gateo bebés

 

  • No evites las separaciones: tiene que experimentarlas y darse cuenta de que no pasa nada, si no jamás aprenderá. Aunque se te encoja el corazón con sus llantos, recuerda que tiene que vivir esto para aprender de ello.
  • Es bueno que estés a su lado cuando vaya a conocer a personas importantes, como tíos, abuelos, primos, o los amigos del parque, pero poco a poco deberás ir vigilándole cada vez más en un segundo plano.
  • Si vais a contratar a una niñera en casa, procurad que sea siempre la misma.
  • Cuando el peque vaya a enfrentarse a un gran cambio (un viaje con toda la familia, un traslado de casa, ir al médico), haz que le acompañe esa almohada o peluche que tanto le gusta. Este tipo de objetos siempre sirven para tranquilizarse y saber que todo va bien, por lo que vienen muy bien también cuando tienen que empezar a dormir solos.
  • Es fundamental que animes a tu peque a tener responsabilidades, desde hacer la cama hasta poner la mesa; desde preocuparse por la comida del perro, hasta participar en un equipo…todas estas actividades le harán darse cuenta de que puede hacer cosas sin que nadie esté siempre encima suyo, aunque siempre deberán estar adecuadas a la edad.
  • Si vas a marcharte por un tiempo, anúnciaselo con un poco de antelación y déjale claro cuándo vas a volver. Tan importante es que volvamos cuando se lo hemos dicho (nada de engaños), como marcharnos si ya le habíamos avisado por mucho que monte un espectáculo (nada de engaños en esto tampoco).
  • Antes de marcharte, puedes prepararle apelando a su responsabilidad: “y hoy quiero que vigiles a…” También puedes recurrir a darle algo que le haga sentir importante o sorprenderle con algún juego o película nueva. No es la manera ideal para superar la separación, pero puede ayudar durante un tiempo.

 




Autor: Almudena Orellana

Cofundadora del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, escritora creativa y redactora jefe. Leer más

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *