Estrategias para aprender a escribir el nombre propio

Aprender a escribir el nombre propio a veces es un gran problema cuando somos niños. Los nombres nos representan a nosotros mismos, así que, naturalmente, es una habilidad muy deseada a los ojos de los más pequeños, pero que a veces presenta muchas complicaciones.

Herramientas como lápices, bolígrafos y marcadores. Puedes usar ese papel de aspecto pulcro con líneas.

 

¿Cómo ayudar a tus hijos a escribir el nombre?

Una de las mejores estrategias es ir enseñando desde el principio la escritura del nombre utilizando letras mayúsculas al inicio del nombre (o en su inicial), seguido de letras minúsculas. A medida que los estudiantes avanzan y salen del ciclo de infantil, muchos comienzan a tener problemas con la escritura del nombre, pues solo se les ha enseñado a reconocer las mayúsculas.

Si bien la formación de las letras minúsculas puede no ser tan fácil como la de las minúsculas, intentar alternar ambas hará que los niños aprendan desde el principio la forma correcta, evitando posibles frustraciones.

La utilización de fichas que combinen la grafía de los dos tipos de letras, pueden ser una ayuda inestimable en el proceso.

 

Consejos y materiales para enseñar a escribir y reconocer el nombre

  • Comienza solo con el primer nombre. Después de que el primer nombre ya haya sido dominado, enseña el apellido también.
  • Procura iniciar solo el nombre con las mayúsculas y continuarlo con las letras minúsculas.
  • Utiliza hojas con líneas o cuadros para la escritura.
  • Utiliza una fuente de letra grande al crear materiales de seguimiento.
  • Compra un lápiz algo grueso o usa empuñaduras engomadas para estimular el agarre adecuado del lápiz.
  • Utiliza stickers y pegatinas para puntuar, motivar y señalizar, sobre todo la dirección que debe seguirse durante la escritura, de izquierda a derecha, ya que no es raro que haya niños pequeños que intenten escribir de derecha a izquierda.
  • Crea oraciones con el nombre de cada niño/a en marcador negro.
  • Crea rompecabezas con los nombres para que aprendan a reconocerlos (una pieza por letra). Pues colocar las piezas en pequeñas bolsitas con cremalleras, para facilitar su manipulación, o forrarlas. Deja que practiquen después procurando poner las letras de sus nombres en orden.
  • En los modelos de fichas y hojas de práctica con oraciones prediseñadas, no olvides dejar una línea en blanco para que los niños practiquen de forma independiente.

 

Juegos divertidos para practicar con el nombre en casa

  • Esconde piezas de rompecabezas con nombres en la habitación y juega a buscar “el tesoro del pirata que ha perdido su nombre”. Puedes crear pequeñas pistas que digan cuántas letras falta, en donde puede encontrarse cada una…etc.
  • Construye el nombre usando plastilina o crayones. Además de facilitar el reconocimiento y la escritura del nombre, este tipo de actividades potencian la creatividad.
  • Construye el nombre usando letras magnéticas en la nevera o en bandejas de galletas.
  • Crea las letras del nombre de los peques con masa de pan y hornéalas. Deja que después cada niño decore las suyas.
  • Imprime el nombre en letras grandes para que pueda ser decorado después con pintura de dedos o con témperas o plastilina.
  • Decora el cuarto de tus hijos con sus nombres, en diferentes estilos, para que puedan verlos cada día y aprender a reconocerlos.
  • Cuando los peques coloreen dibujos, pídeles que los firmen. Aunque no les salga nada claro, aprenderán la importancia de su nombre y poco a poco irán mejorando en sus técnicas.
  • También pueden firmar en la parte inferior de las tarjetas de agradecimiento o invitaciones de cumpleaños para amigos y compañeros.
  • Enseña a tus hijos cómo trazar las letras de sus nombres usando cola blanca o transparente (con supervisión) y cubrid después con purpurinas, trozos de papel o legumbres.
  • Crea jugos con bloques de letras con muchos nombres o crea sopas de letras con el fin de que aprendan a buscar el suyo.

 

Y, sobre todo, recuerda que con cada experiencia, los niños ganarán confianza en sí mismos y habilidad. Tampoco olvides que, para conseguir resultados, las actividades motivacionales deben ser variadas, cortas, amenas y muy atractivas, con el fin de que estén deseando repetirlas y divertirse al día siguiente.

¡Mantener la constancia hará que los resultados sean mucho mejores!




Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *