Consejos para inculcar un estilo de vida saludable en la infancia

Para inculcar un estilo de vida saludable en la vida, no hay nada mejor que hacerlo desde la infancia. Alcanzar la madurez como padres para inculcar una vida sana, implica tener valores consecuentes con el cuidado de nuestro cuerpo, del planeta y de nuestro futuro, así como ser capaces de poder transmitirlos a las siguientes generaciones. Entonces, si en este punto has dejado de sentirte identificado/a y has sido consciente de que tus hábitos necesitan mejorar, has llegado al sitio correcto. Y en cualquier caso recuerda que lo importante no es lamentarse, sino ser capaces de cambiar, de mejorar y de rectificar. Simplemente, comienza a cambiar lo que haces mal y, sobre todo, comienza. Y para ayudarte en ese proceso tan importante para la salud en general de todos, y especialmente de los más pequeños de la casa, hemos preparado para ti una serie de consejos que te servirán para solventar algunos errores y buscar soluciones.

¿Comenzamos?

 

Ideas para tener una vida saludable en casa

 

  • Comienza por una mejor nutrición en casa

Una vida saludable se comienza a reflejar en la vida de acuerdo al estilo de alimentación que se tenga en casa, y en este sentido, el principal problema de nutrición existente en Europa y especialmente en EE.UU., es el de los altos índices de obesidad infantil. Una nutrición equilibrada, provista de las proporciones adecuadas para la alimentación de cada niño, contribuirá consecuentemente a su sano equilibrio nutricional.

 

nutrición saludable niños

 

Ahora, si se busca el alcanzar una excelente nutrición, sobre todo para los más pequeños, lo mejor es siempre hacerlo de manera progresiva y no de golpe, recordando que los cambios no se logran nunca asimilar de inmediato. Y una buena forma de comenzar es: incorporando más vegetales en la comida; no saltándose jamás las comidas; comiendo productos lácteos bajos en grasas; limitando las comidas rápidas e incluyendo el consumo de cereales en el día a día.

 

  • Crea un hábito de descanso de 8 horas

El hábito del descanso es uno de los actos más necesarios para la reposición de energías. Dormir 8 horas (en el caso de los niños incluso más) diariamente recompensa no solo las energías, sino también el crecimiento de los niños. Cuando este tipo de hábito se encuentra alterado, no hay nada mejor que ajustarlo aplicando horarios. Además, para garantizar un descanso adecuado es necesario que en la habitación de los niños no haya ningún elemento distractor, como televisores, videojuegos o teléfonos. Y, si es el caso, se recomienda a los padres sacar de la habitación dichos aparatos electrónicos para que no interfieran en el descanso necesario de los pequeños.

 

  • Promueve una hora diaria de ejercicios

Cumplir una rutina de ejercicios o practicar algún deporte ayudará a romper el sedentarismo, además, en los niños este tipo de actividades estimulan el fortalecimiento de músculos y huesos. En cuanto a su desarrollo emocional, el ejercicio físico les ayudará también a fortalecer los lazos de amistad y camaradería entre compañeros, evitando actitudes tan negativas como el egoísmo.
Para cumplir con el hábito del ejercicio, trata en lo posible de ocupar una hora diaria, bien sea en el parque o en casa jugando, caminando, trotando o corriendo. También puedes motivar el ejercicio utilizando patines, bicicletas, monopatines, etc., algo que siempre se puede hacer en familia. Una vez realizada la actividad cumple con una hidratación adecuada e impulsa el consumo de frutas frescas para reponer nutrientes.

 

ejercicio saludable niños

 

  • Haz que participen en la planificación de una vida sana

El hábito de la planificación es uno de los preferidos de los niños, porque les ayuda a sentirse más mayores y autosuficientes. Así, inclúyelos en todo momento en el día a día incentivando su participación a la hora de comprar los alimentos, de elegir los ejercicios y las rutinas para irse a dormir…etc. Motívales también con dinámicas interesantes, como la de realizar una lista de frutas y vegetales colorida, que se asemeje a un gran arco iris, y háblales sobre la importancia que tienen los vegetales en su crecimiento.
Realmente, como puede apreciarse, todas las actividades que se hagan con los niños desde pequeñitos son algo que aprenderán para toda la vida. Así que aprovecha esos momentos para inculcar buenos hábitos con el objetivo primordial de que, cuando se hagan mayores, los recuerden con cariño y los puedan aplicar de nuevo con otra generación en un nuevo ciclo.




Autor: Almudena Orellana

Cofundadora del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, escritora creativa y redactora jefe. Leer más

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *