Beneficios de la matronatación

La matronatación es una nueva estrategia terapéutica que ayuda a forjar lazos afectivos entre los padres y sus bebés. Aunque cada vez es más conocida, la matronatación aún es una técnica desconocida por muchos y que quizá suscita dudas para otros.

Es importante saber que, lejos de ser algo inseguro, la matronatación ayuda a desarrollar la capacidad de sobrevivir en el agua en los más pequeños con ayuda de entrenadores especializados. Al mismo tiempo los padres pueden acompañar a sus hijos durante la natación y observar la gran capacidad que los más pequeños tienen de adaptarse al agua.

 

Beneficios para el bebé a nivel físico

Los juegos en el agua ayudan a que el flujo sanguíneo del bebé se mantenga en buen funcionamiento, puesto que al acostumbrarse a la calma que provee el agua, su corazón trabaja también de forma más equilibrada. Así mismo, también permite que sus pequeños pulmones se vuelvan más fuertes y resistentes. El volumen de movimiento que mantienen en el agua los bebés, permite que adquieran conciencia sobre sus extremidades y que puedan moverlas a su aire.

 

Beneficios para el bebé a nivel psicológico

La matronatación disminuye el nivel de miedo del bebé, no solo al agua, sino también a lo desconocido y al sentimiento de inestabilidad física. Esta seguridad aumentará su autoestima y sus deseos de experimentar en un futuro cercano. Además de estos aspectos nadar ayuda a regular las emociones y hace que la sensación de gozo que se experimenta en el agua se prolongue incluso fuera de ella, evitando así periodos de estrés o de mal temperamento.

 

Beneficios para el bebé a nivel social

Además de aumentar la confianza del bebé en los padres que practiquen la matronatación con él, también se desarrolla la capacidad creativa y espontánea de los más pequeños gracias a los juegos que se pueden realizar en el agua.

 

Beneficios para los padres y madres que hacen matronatación

Aunque se piense que solo el bebé obtiene resultados con estos ejercicios no es así. Los padres también aprenden a confiar en sus pequeños y a sentirse más seguros cada vez que vayan al agua. Además los lazos afectivos de ellos hacia el niño se fortalecen y se aprende a ser amigo y padre a la vez.

Y es que en definitiva la matronatación es uno de los mejores juegos que puedes hacer con tu hijo y, puesto que los afectos y los recuerdos más importantes se desarrollan en las primeras etapas de la vida, la experiencia de nadar en familia es algo que debe aprovecharse al máximo.




Autor: Bosque de Fantasías

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *