Claves para una alimentación saludable

En la edad  de preescolar, es decir, entre los dos y los cinco años, la alimentación juega un rol fundamental en el desarrollo y crecimiento de los niños. Una ingesta alimentaria saludable que incluya calorías y nutrientes incide considerablemente en la normal evolución física de los pequeños.

 

La importancia de comer saludablemente

Debemos entender por alimentación la forma de proporcionar al cuerpo humano los alimentos que le son indispensables para realizar las actividades diarias. En tanto que como nutrición, debemos saber que es el proceso mediante el cual el organismo recibe, transforma y utiliza la energía y nutrientes contenidos en los alimentos, incidiendo en el mantenimiento de la vida.

La alimentación del niño en edad preescolar debe ser muy equilibrada, ofreciendo una combinación de alimentos variados, atractivos a la vista, al olfato y al paladar, de modo que a través de ellos se satisfagan todas las necesidades nutricionales.

Una correcta alimentación contribuirá, además, a la formación de buenos hábitos alimentarios, promoviendo también la integración del menor a su grupo familiar. En este sentido, es labor de los adultos y especialmente de los padres enseñarle al niño hábitos alimentarios positivos, además de ofrecerle una alimentación saludable y completa.

Con relación a las carnes, éstas deben formar parte de la dieta del preescolar, con el fin de aportarle  proteínas de alto valor biológico, hierro y zinc, minerales esenciales para el desarrollo humano, además de grasas necesarias para prevenir enfermedades cardiovasculares.

Es importante mencionar que en esta etapa de la vida se deben evitar los alimentos con exceso de sal, los condimentos, las golosinas, las gaseosas, y las frituras (como patatas fritas) en la medida de lo posible, con el propósito de evitar la obesidad infantil.

 

Cosas que puedes hacer para conseguirlo

  • Que cada alimento que se incorpore a la dieta del menor se ofrezca en pequeñas cantidades, para que el niño asuma el sabor progresivamente.
  • Trata de ofrecerle alimentos de distintos colores y sabores para estimular su ingesta.
  • Incluye en el almuerzo y la cena diferentes tipos de alimentos propuestos en la pirámide alimentaria para preescolares.
  • Enséñale a tu hijo a consumir zumos naturales y/o agua, para acompañar las distintas comidas.
  • Procura que el ambiente que rodee al niño en el momento de comer sea agradable y tranquilo, con el fin de que se sienta seguro y querido. De esta forma, trata de no presionar para que se alimente rápido, ni le obligues a comerse toda la comida si no lo desea, ya que esto puede convertir la hora de comer en un castigo en lugar de en una necesidad.
  • Finalmente es imprescindible no olvidar que una alimentación saludable debe ir acompañada de actividad física, con el fin de favorecer el gasto de energía y mantener un estilo de vida saludable.



Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *