Cómo ayudar a los niños a hacer amistades

La etapa escolar es decisiva para que los niños aprendan a tener inteligencia interpersonal. Por asuntos de carácter y personalidad, para algunos es más fácil que para otros. Sin embargo, si ves que a tu hijo le está costando relacionarse con otros niños de su edad y hacer amigos, tú puedes ayudarlo en esta difícil tarea.

 

Practica con tu hijo/a estas sencillas pautas para relacionarse

  1. Observa a tu hijo

Lo principal es saber desde qué punto está arrancando tu hijo: ¿es introvertido? ¿es extrovertido? ¿es dominante? ¿es egoísta? Todos estos son rasgos de personalidad que dificultan las relaciones con los otros, así que no los pierdas de vista.

  1. Identifica los posibles amigos que puede tener tu hijo

Los niños, al igual que los adultos, no tienen por qué llevarse bien con todos los niños. Hay algunos con los que se llevarán mejor y otros con los que la relación será más difícil. Identifica a aquellos con los que a tu hijo le gusta jugar y anímalo a que comparta el máximo tiempo posible con ellos.

  1. Crea ocasiones para que se reúna con sus amigos

Es importante que facilites un ambiente para que invite a sus amigos a compartir. Utiliza el cumpleaños de tu hijo como una ocasión perfecta para invitarlos; también puedes hacer invitaciones al cine o a un juego deportivo, por ejemplo. ¡Cualquier ocasión será bienvenida!

  1. Crea conversaciones sobre valores con tu hijo

Los valores de amistad, convivencia, generosidad, solidaridad, comunicación y respeto, son muy importantes para crear amistades consolidadas. Da ejemplos de cada uno de estos valores para que tus hijos lo entiendan. Recuerda que los valores no se enseñan con palabras, sino que se transmiten con hechos y todos los días.

  1. Ayúdalo a canalizar sus emociones

Es natural que los niños se peleen con sus amigos, discutan por llegar primero, por los juguetes, por la merienda…, o por cualquier cosa. Trata de no interferir en problemas que surjan con niños de su propia edad, deja que sea el propio niño el que resuelva, salvo que la situación sea peligrosa o muy compleja. Pero eso sí, ayúdalo a que canalice sus emociones. Cuando se sienta con ira, por ejemplo, invítalo al rincón de la calma; cuando esté triste acompáñalo, y cuando se sienta feliz comparte su felicidad con él.

  1. Ayúdalo con su destreza social

Las señales sociales negativas, como cuando los niños apartan a otro niño o se burlan de él o no lo toman en cuenta para nada, son indicativos de que algo está fallando. Si encuentras que tu hijo tiene dificultad en destreza social, debes tener sinceridad con él. Es mejor que seas honesto como padre y que encuentres formas divertidas y no hirientes para decírselo. Si dejas que otros se lo digan podría ser más duro para él.

 

Sigue estos consejos y seguro que tu hijo/a superará esa etapa difícil de hacer amistades sinceras, las cuales guardará en su vida y en su corazón por mucho tiempo.




Autor: Almudena Orellana

Almudena Orellana es cofundadora del Proyecto educativo Bosque de Fantasías y escritora creativa y redactora jefe del mismo. Leer más

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *