Malas costumbres: cómo evitar que se hurgue la nariz

Una de las cosas más comunes que se pueden observar en el desarrollo de los niños, es la mala costumbre de que se hurguen la nariz, que se muerdan las uñas o que se lleven cosas a la boca. Es cierto que no podemos estar junto a ellos las 24 horas del día y por tanto no podemos evitar que tengan de vez en cuando este tipo de costumbres, pero sí existen algunos métodos que se pueden aplicar para que no terminen haciéndolo de manera continua. ¿Quieres conocerlos?

 

Tips para evitar que un niño se hurgue la nariz

  • Hablar directamente: puedes sentarte al lado de tus hijos y decirles que deben evitar hacer eso, ya que es de mala educación. Lo importante es la comunicación, y que sepan cuando lo hacen que no es algo higiénico ni bien visto.
  • Hábito diario: si quieres evitar que se hurgue la nariz, otra forma muy simple es hacer que comiencen un hábito diario de lavar sus dientes y también de que limpien su nariz cada vez que lo hagan para que expulsen todo y no tengan la sensación de querer hacerlo a destiempo. Este tipo de rutinas pueden ser muy útiles para que los niños olviden el resto del día la sensación de hurgarse la nariz.
  • Uso de pintura: aunque a algunos no les parezca correcto, así como para evitar que comiencen o prosigan con el mal hábito de morderse las uñas, aplicar pintura de uñas natural o laca transparente puede resultar muy útil, ya que al hacerlo inconscientemente, el olor de la pintura o su textura les hará recordar que deben acabar con el mal hábito. Este tipo de recurso nunca debe utilizarse con niños muy pequeños, ya que podrían llevarse el esmalte o el brillo sin querer a la boca.
  • Mayor protección: aunque es un poco más extremo, podrías considerar el uso de guantes para evitar que se hurguen la nariz, ya que al tenerlos puestos el niño comprenderá que ya no puede hacerlo y terminará olvidándolo. Este tipo de recurso solo debería aplicarse en los casos más extremos y recurrentes.
  • Uso de pañuelos: tener pañuelos desechables en el bolso puede ayudar a evitar que se hurguen la nariz. El uso de los pañuelos es el método más sencillo para hacer comprender a los niños que deben limpiarse la nariz y de forma higiénica, y quizá es el recurso más sencillo para poder salir fuera de casa sin ninguna preocupación.

Evitar que los niños se hurguen la nariz puede ser una tarea difícil y larga en el tiempo. Lo importante y principal es no molestarse con ellos ni alzar la voz, pues este simple hecho podría causar que lo hicieran más a menudo y solo por rebeldía. Hacerles comprender de forma calmada y tranquila que no es un hábito correcto, hará que poco a poco lo vayan comprendiendo y se olviden de hacerlo.







Autor: Bosque de Fantasías

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies