Patios coeducativos para acabar con la tiranía del fútbol

Tradicionalmente los patios escolares de los centros educativos han tendido a diseñarse en torno a la práctica del deporte y, muy concretamente, a la práctica de deportes tan específicos como el baloncesto y el fútbol, sobre todo este último. Esto hace que se diseñen espacios abiertos en los colegios formados por una ineludible pista de fútbol y cancha de baloncesto, haciendo muchas veces que el patio o espacio más generalizado para el recreo de los estudiantes quede reducido a la mínima expresión.

Esta forma de diseñar los espacios escolares de recreo conduce a la perpetuación de clichés, como la idea de que jugar al fútbol es la actividad más “genial” que hay y que aquellos y aquellas a los que no les guste queden aislados en espacios en los que no se pueden realizar muchas más actividades dinámicas. Esta forma de pensar los espacios perjudica a todos los niños, pero especialmente a las niñas, pues conduce a la segregación por sexos y a la discriminación de aquellos alumnos que no sean tan buenos o que no tengan tanta habilidad para este tipo de actividades.

Por esta razón en la Consellería de Educación de la Comunidad Valenciana (España) se llegó el año pasado a la publicación de un decreto dirigido a la redistribución necesaria de los espacios al aire libre en las escuelas, con el fin de eliminar barreras y de hacerlas aptas para todo tipo de niños y niñas y, sobre todo, para fomentar una interacción entre estudiantes mucho más dinámica y enriquecedora.

 

patios coeducativos

 

 

Combatir la dictadura del fútbol con espacios coeducativos

La aplicación de esta medida no significa que se reniegue del fútbol, sino que sería interesante fomentar también otro tipo de actividades (relacionadas si se quiere con la motricidad gruesa) pero que abarquen muchos más gustos, intereses y que priorice el juego entre todos y en igualdad de condiciones.

Cuando un colegio está tradicionalmente colonizado por campos de fútbol, se crea lo que se conoce como dictadura de la pelota en los colegios, una dinámica que genera la discriminación entre clases, entre quienes les gusta el fútbol y disfrutan con juegos de balón y quienes no lo hacen o no son demasiado habilidosos para los mismos. Esta especie de tiranía a la que conduce el diseño poco reflexionado y basado en la necesidad de tener patios coeducativos para combatir las diferencias y los estereotipos, se enfoca más en la práctica de los juegos de pelota que en las necesidades e intereses generales de niños y niñas.

Cuando el balón se convierte en el rey del patio del colegio se impide la riqueza y la creatividad, se fomenta que el patio esté colonizado por los juegos de pelota con los niños invadiendo el espacio de forma activa y en ocasiones agresiva, pues los medios de comunicación se encargan también de enfervorizar el gusto de muchos niños por esta actividad como algo competitivo y muy lucrativo, y no tanto como juego sencillo y deporte sano.

 

tiranía-fútbol-colegios

 

Esta visión y diseño de la estructura de un patio de recreo no es positiva, pues excluye y monopoliza un espacio, relegando además a las chicas a un papel secundario mayoritariamente, así como a otros niños que disfruten más jugando a juegos de palmas o al escondite. Por eso deben reestructurarse los espacios de recreo escolares incorporando dibujos en el suelo de juegos de siempre que permitan una mayor socialización entre todos los alumnos y entre todos los intereses, haciendo que el espacio se reparta (no se trata de eliminar deportes ni prácticas concretas), se diferencie y se democratice.

 

Cómo diseñar un buen patio de recreo escolar

Correr, balancearse, escalar, saltar, brincar, andar en bicicleta, cavar en la arena… la diversión al aire libre es una de las partes favoritas del día de cualquier niño pequeño, pero que la experiencia pueda ser completamente enriquecedora depende de las escuelas. Un buen patio de recreo escolar deberá tener suficiente espacio para el movimiento y un equipo robusto y bien diseñado para que niños y niñas puedan usar su imaginación mientras hacen ejercicio. Por ejemplo, se puede diseñar el espacio con estructuras de gimnasia en forma de jungla, barras que representen estaciones de bomberos, túneles para arrastrase…los niños, con el uso de este tipo de estructuras, pueden desarrollar múltiples habilidades y crear docenas de escenarios mientras juegan en equipo, por lo que sin duda son excelentes ideas para democratizar el espacio y para dar prioridad a todas las necesidades y a las etapas de desarrollo de la infancia y no tanto a juegos específicos que empobrecen la adquisición de habilidades en mayor número y más globales.

 

patios-coeducativos

 

El patio del colegio debe ser un espacio que invite a la socialización y a la diversión, y que no se convierta nunca en una “zona de castigo” o de sufrimiento para otros niños y/o niñas con sensibilidades, gustos o habilidades distintas.

En nuestras manos está el cambio y el hacer que los niños aprovechen y disfruten del espacio que les rodea en su día a día en el cole.




Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *