Padres, el terror de los docentes

Muchos padres cuestionan, de forma cada vez más frecuente, todo lo que los docentes proponen para mejorar sus clases o, incluso, normativas de los propios centros escolares. Pero, ¿ha sido siempre esto así?

Hace años, cuando éramos pequeños, a muchos de nosotros nos inculcaban nuestros progenitores que la figura del maestro no debía ser cuestionada, ya que se trataba de una persona profesional en su ámbito y siempre trataba de hacer lo mejor para que sus alumnos progresasen adecuadamente. Pero hoy en día esas palabras parecen haberse perdido de nuestra memoria y la simbiosis entre padres y profesores se ha ido diluyendo poco a poco, poniendo en evidencia las enseñanzas y la forma de actuar del profesor por parte de muchos padres y madres, y sobreponiendo las palabras y las acciones de los hijos por encima de todo, incuso cuando no tienen razón.

Existen casos en donde sacar una mala nota por parte de los alumnos es motivo suficiente para que los padres piensen que los profesores no enseñan de forma adecuada a sus hijos, sin tener en cuenta otros factores como las horas que dedican los niños a estudiar, a hacer los deberes…o el tiempo que han dedicado ellos mismos a ayudar a sus hijos en cualquier duda o dificultad que tuviesen.

 

 

El caso de los grupos de Whatsapp de padres

Añadido a todo esto, uno de los problemas más graves al que se enfrentan los maestros de hoy en día son los grupos de Whatsapp de padres, donde se interfieren y cuestionan a menudo las dinámicas que se imparten en las clases. Y aunque a priori un grupo de Whatsapp parece inocente, lo cierto es que puede crear problemas, como que los profesores terminen distanciándose más y más de los padres, algo que no debería pasar pues ambas figuras tendrían que poder complementarse por el bien de los niños.

Si a esto le añadimos también el hecho de que muchos padres prefieren no tener autoridad con sus hijos, dándoles todo tipo de caprichos con tal de que los dejen tranquilos cuando vuelven del trabajo y no prestándoles la más mínima atención…parece ponerse en evidencia que el panorama al que se enfrentan los maestros y profesores en la actualidad se ha endurecido con respecto a épocas pasadas.

 

grupos whatsapp padres

 

 

Agresividad de algunas familias hacia los maestros

Existen muchos casos especiales en los que hay niños con problemas de conducta, siendo en muchas ocasiones muy agresivos con otras personas o compañeros de clase. En este tipo de casos suele requerirse la intervención del equipo de orientación escolar del propio centro, con el fin de ver cuál es la causa del comportamiento y que pueda ser explicado a los demás padres de alumnos, tanto si han sufrido alguna agresión como si no.

Siendo justos, es verdad que aún quedan muchos padres y madres que son comprensivos con este tipo de problemas, pero existen otros que prefieren mostrarse contrarios o amenazados (llegando incluso a agredir cuando se enfrentan a alguna de estas situaciones), ya sea como padres del propio alumno conflictivo o como padres del resto de alumnos, mostrando una escasa solidaridad con el problema y una falta de comprensión absoluta con el propio centro escolar.

La importancia de hablar con el centro escolar

Hay casos en los que puede haber un conflicto en la familia y esto se refleja luego en el comportamiento del niño dentro del aula. El problema es que para los profesores esto es como una “caja negra” al no conocer cuáles son esos problemas que se dan de fondo en la historia de un niño/a cuando hay malas notas o malos comportamientos.

Una solución sencilla a todo esto sería facilitar cierta información al centro o a los profesores por parte de los padres y de los alumnos, cuando exista alguna situación familiar comprometida que pueda afectar directamente a los menores.


Siempre es mejor prevenir que lamentar

En cualquier caso, siempre es mejor anticiparse a un conflicto con los padres antes de que se produzca. Es aconsejable que los centros envíen cartas informativas sobre normativas nuevas que se quieran implantar para que haya debates y consensos y no riñas y desacuerdos.

Muchas veces los profesores deben hacer reflexionar a los padres sobre el hecho de que ciertas normas son necesarias para una correcta disciplina en las aulas, o cualquier otro tipo de cambio educativo que se considere necesario para mejorar la evolución del alumnado. Los padres deben respetar dichas decisiones, en la medida de lo posible, ya que lo maestros y directores del centro son personas altamente cualificadas. De ese modo, los niños respetarán el trabajo de los profesores y serán un modelo para ellos como lo fueron antaño.

La colaboración entre padres y profesores siempre será necesaria y, aunque sea muchas veces una tarea ardua y complicada, los padres deben mostrarse colaborativos y comprensivos por el bien del futuro de sus hijos.




Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *