Los niños no son los adultos del futuro, son personas del presente

César Bona, finalista al llamado nobel de los profesores (Global Teacher Prize), afirma que “los niños no son adultos del futuro, sino personas del presente”. Para este reconocido profesor, el futuro es algo que aún no existe, por lo que referirse a los niños en estos términos resulta absurdo y poco efectivo, casi tanto como si se hablara de los actuales adultos como los ancianos del futuro. Además, lejos de gustarnos más o menos esta terminología, lo cierto es que observar a los niños desde ese punto de vista futurible puede conducirnos a olvidarnos un poco del presente, y el presente es vital para los que aún se están desarrollando y formando.

 

adultos del mañana

 

Si nos olvidamos de la educación en el presente como lo que somos (niños o adultos), lo que en realidad podemos lograr es terminar frustrando ese futuro positivo con el que tanto soñamos. Al menos esta es la perspectiva de Bona, profesor y conferencista español a quien le ha tocado educar en tiempos difíciles cargados de hastío, como él mismo ha confesado en diferentes entrevistas.

 

 

El panorama de la educación según César Bona

Y a propósito de si debemos decir o no que los niños son los adultos del mañana, queremos enfatizar en este artículo en esa forma de ver el panorama de la educación de César Bona, resaltando también sus principales perspectivas con respecto a la educación de hoy en día y a las propuestas de cambio que nos propone a través de sus libros y conferencias.

A través de cuatro puntos principales podemos conocer un poco más la figura de este profesor, cuya trayectoria y empeño en la mejora de la perspectiva de la educación ha sido reconocida incluso a nivel internacional, siendo finalista de los premios más altos a nivel educativo que son los anteriormente mencionados Global Teacher Prize o Nobel de la educación.

Pero, ¿a qué puntos nos referimos?

 

  • César Bona hace referencia a la forma en la que un niño debe ver la escuela, que no debe ser otra que un lugar al que le apetezca ir y donde sea feliz. Esa es la única manera en la que un niño/a puede llegar a ver que aprender es un placer, por lo que provocar ese entusiasmo y ese sentimiento placentero resulta indispensable para que los más pequeños puedan abrirse a nuevos conocimientos.

 

  • Bona también hace referencia a la importancia de impartir el valor de la tolerancia y de la diversidad. La ausencia de estos valores en los niños es causante, entre otras cosas, del llamado bullying, un problema que ha existido siempre pero que hoy en día se da más casi que antes o es más visible, y que es imprescindible erradicar para que los niños se sientan seguros en sus escuelas y no terminen cogiendo pavor al hecho de aprender y acudir al colegio cada día. Bona también resalta la importancia de encontrar canales para que los niños puedan denunciar el acoso, pues según confiesa el 85% de los alumnos sabe que hay bullying pero nunca son capaces de denunciarlo.

 

  • Con respecto al tema del acoso escolar Bona también hace referencia a que en todo caso de bullying hay dos víctimas, el acosado y el acosador. Suele hablarse del acosado siempre, lo cual está bien y es fundamental, pero no se nos debe olvidar que el acosador es una posible víctima también de sus padres, de otros adultos, de su entorno… y seguro que está sufriendo mucho por algo que le conduce a realizar esos terribles actos.

 

 

educación césar bona

 

 

  • Otra cosa importante a tener en cuenta es la necesidad de enseñar herramientas para la gestión emocional, ya que la mayoría de las decisiones importantes de la vida las tomamos por la manifestación de una emoción, ya sea de rabia, de tristeza, de alegría o de cualquier otra. El manejo de las emociones es muy importante, pues puede llegar a condicionar nuestra vida, y trabajar en ello tiene que ser algo tanto para los alumnos como para los profesores. El hecho de no poder ser capaces de manejar nuestras emociones puede minar la autoestima y llevarnos por caminos que en realidad no queríamos, y eso César Bona lo sabe bien, pues vivió en carne propia la decisión de descartar una carrera con matemáticas por tener un mal profesor en dicha materia.

 

¿A quién no le ha pasado algo similar? ¿Tiene razón César Bona en sus manifiestos con respecto al panorama educativo?




Autor: Almudena Orellana

Cofundadora del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, escritora creativa y redactora jefe. Leer más

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *