La ambientación de tu aula cuenta una historia

¿Tiene objetos en clase que atraen la curiosidad de los estudiantes, y esto les conduce a veces a hacer preguntas que fomentan conversaciones significativas? ¿Tu aula es visualmente estimulante para los estudiantes? ¿Cultiva la creatividad y, lo que es más importante, está llena de objetos, imágenes e incluso accesorios que ayudan a los alumnos a aprender, incluso cuando creen que no están aprendiendo?

 

ambientación aula

 

Entonces, como la mayoría de los maestros (sobre todo de infantil), eres de los que decoran su aula con carteles y objetos que ayudan a promover el aprendizaje, pero que también dan un poco de dinamismo a un entorno de aprendizaje que, por lo demás, suele ser bastante monótono. Es típico, por ejemplo, que los maestros de ciencias tengan esqueletos completos y tablas periódicas en las aulas, o que los maestros de historia tengan mapas y retratos de personajes históricos famosos pegados en las paredes. Sin embargo, los mejores accesorios de enseñanza son aquellos que no son tan obvios y que ayudan al maestro a llegar a los estudiantes de una manera mucho más inesperada.

 

 

Cómo decorar tu aula para fomentar la curiosidad y el aprendizaje

 

En definitiva, eres de esos maestros y maestras que desean que su aula sea mucho más que una simple exhibición visual de un tema en particular, que sea mucho más que carteles sin ton ni son distribuidos casi al azar por el aula. Como buen maestro/a, sabes que si dicha ambientación no fomenta la curiosidad y el aprendizaje, habrá caído en saco roto. Por eso es tan importante no sobresaturar y centrar y elegir muy bien aquello con lo que se va ambientar el aula.

Por eso, en este artículo, queremos ofrecerte algunas sugerencias que ayudarán a convertir tu salón de clases en un oasis de curiosidad y maravilla:

 

  • Objetos que cuentan historias

A menudo, las cosas que nos inspiran a amar la enseñanza no forman parte de los currículos o de las planeaciones tradicionales escolares. Por ejemplo, puede ser ese recuerdo de un maestro que tuvimos, o un objeto que tenían nuestros abuelos en casa y que nos hace tener ganas de enseñar a otros y de seguir adelante…Por eso, a la hora de ambientar el aula y de fomentar la curiosidad en tus alumnos, puede ser interesante recurrir a esas cosas que inspiran y que no suelen ser muy habituales en clase. Por ejemplo, una máquina de escribir o una cámara de fotos antigua, pues utilizar este tipo de objetos permite a los estudiantes una visión diferente de la disciplina que estén aprendiendo y también permite al maestro el compartir un poco de su biografía con sus estudiantes, lo que siempre es positivo para fortalecer las relaciones.

 

  • Juguetes temáticos y nostálgicos

Si algo nos enseñó Toy Story es que los juguetes son amigos, y por eso también son geniales para tener en un aula. Los juguetes que se relacionan con cada tema y asignatura son ideales, y muestran un sentido de juego centrado específicamente en el aprendizaje, pero no todos los juguetes tienen que estar centrados en un tema en concreto. Se ha demostrado que algunos juguetes, como las pelotas de espuma u otros objetos que precisen del uso de las manos, son muy útiles para los estudiantes que se distraen fácilmente al intentar concentrarse, pues permiten que sus manos se involucren y, por lo tanto, se centre su atención más fácilmente. Los juguetes nostálgicos pueden decir algo también sobre los antecedentes de uno, lo que servirá a los alumnos para conocer mucho mejor a sus maestros, pero también algo más sobre la cultura de su tierra.

 

juguetes-aula

 

 

  • Conexiones con la cultura y la fantasía

Hoy en día los jóvenes están muy vinculados a las series de televisión, como puede ser el caso de Stranger Things. Si sabemos bien aprovechar esto, una muy buena forma de relacionarlo puede ser recurrir a libros y películas en las que este tipo de series de hoy en día se inspiran, como por ejemplo en la Historia Interminablehistorias que permiten hablar sobre el surrealismo y la naturaleza de los sueños a los estudiantes en una clase de lengua o de arte, por ejemplo, de una manera que pueden comprender mejor. Este tipo de referencias culturales también son una forma de conectar con los intereses de los alumnos, y para que vean como un poco más humano y consciente su mundo fuera del aula.

 

  • Viajes y túneles al pasado

En una generación de jóvenes que es casi “adicta” a la tecnología, resulta contradictorio ver cómo desconocen muchísimas cosas de un pasado no tan lejano. Si hoy en día hablas a los alumnos de máquinas de escribir, como decíamos, o de carteles políticos, o diapositivas…es muy probable que te miren con extrañeza y casi burla. Por eso todo ese tipo de objetos pueden ser un recurso muy interesante para ambientar el aula en momentos determinados, como por ejemplo haciendo exhibiciones o túneles del tiempo para viajar al pasado. Busca libros antiguos, fotografías o ilustraciones que reflejen el mundo en otra época. A veces muchos objetos son interesantes solo porque se han quedado obsoletos, como podría ser el recrear algunos inventos en el aula. Procura orientar este tipo de exhibiciones a tu materia y a disfrutar.

 

Los cambios son casi siempre buenos, y por eso hay tantas cosas en el pasado que merece la pena recuperar, como símbolo de esos cambios y de lo que somos y lo que fuimos. Y por ese mismo motivo es aconsejable cambiar periódicamente el entorno del aula y el tipo de ambientación que utilicemos, ya sea en infantil o en primaria y secundaria. Los cambios y los reordenamientos simples pueden crear una atmósfera fluida y viva, y nunca predecible para los estudiantes, lo que fomentará su curiosidad y su motivación.

 

¿Y en tus clases? ¿Cuáles son los objetos que cuentan historias?




Autor: Almudena Orellana

Cofundadora del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, escritora creativa y redactora jefe. Leer más

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *