Juegos para desarrollar el vocabulario y la motricidad gruesa

En el artículo de hoy queremos ofreceros una serie de ideas prácticas para aplicar en el aula en el área de lenguaje. Las actividades están recomendadas para niños de entre 2 y 6 años, aproximadamente,  y están enfocadas en el trabajo y desarrollo del vocabulario a través de una serie de estrategias elaboradas de forma amena y divertida.

Esta forma de trabajar permitirá implicar mucho más a los niños en el aprendizaje del vocabulario y del lenguaje y favorecerá también, al tiempo, el desarrollo de su motricidad gruesa.

 

vocabulario-motricidad

 

Cada ejercicio dura unos 20 minutos y los maestros podrán usar solo un ejercicio por día o más. Es aconsejable que los ejercicios se lleven a cabo en una sala grande o al aire libre que facilite el movimiento y la dispersión por el espacio de forma cómoda.

 

 

Ejercicios divertidos para practicar el vocabulario

 

EJERCICIO 1: Lista de palabras

Para llevar a cabo este juego deberán seguirse los siguientes pasos:

  • Los estudiantes se paran en un círculo con el maestro en el centro.
  • El profesor dice una palabra en minúsculas. Un estudiante da un paso adelante y dice la palabra usando un movimiento o señal de mano para transmitir el significado de la palabra. Luego regresa a su lugar en el círculo. Para recrear la palabra en su versión minúscula el estudiante puede decir la palabra en voz alta y baja y luego agacharse para denotar las “minúsculas”. El estudiante también puede decir la palabra y luego indicar minúscula al juntar el dedo índice y el pulgar procurando expresar “lo pequeño”.
  • El alumno situado a la izquierda repite la palabra y el movimiento.
  • Todos los demás estudiantes del círculo van llevando una sucesión rápida de los movimientos y las acciones hasta que el turno regrese al primer jugador.
  • La actividad continúa hasta que todos los estudiantes tengan la oportunidad de ser el líder y de asignar una señal de movimiento o de mano a una palabra del vocabulario.
  • El estudiante estará limitado solo por su imaginación. La dificultad del vocabulario dependerá de la edad y del grado de los alumnos.

 

 

EJERCICIO 2: Listas de antónimos

Para llevar a cabo este juego deberán seguirse los siguientes pasos:

  • Los estudiantes forman un círculo. Los estudiantes se unen para esta actividad y el profesor permanece de nuevo en el centro del círculo.
  • El profesor dice un par de antónimos, que pueden decirse a un ritmo muy lento o muy rápido para hacerlo más divertido.
  • Un estudiante al azar da un paso adelante de forma lenta y elige un movimiento para transmitir el significado de la palabra. El estudiante puede ayudarse de su cuerpo y de su voz para indicar la lentitud o la rapidez (según se haya elegido).
  • Su compañero de la izquierda o la derecha dará un paso adelante y hará el mismo proceso con el segundo antónimo, eligiendo un nuevo movimiento asignado a la palabra en cuestión.
  • Luego, ambos alumnos regresan al círculo.
  • El siguiente par de alumnos avanza y repite los nuevos antónimos y los movimientos asignados. Así continúa la rueda hasta que todos los alumnos hayan participado.
  • En la siguiente ronda, en lugar del profesor, puede nombrarse a un líder en cada turno para que vaya diciendo los antónimos a representar.

 

juegos-motricidad

 

 

EJERCICIO 3: Tarjetas de palabras homónimas

Para llevar a cabo este juego deberán seguirse los siguientes pasos:

  • Los estudiantes forman un círculo.
  • El maestro dice una palabra mientras muestra la ortografía de la misma en un papel, una pizarra o tarjeta. Por ejemplo, podría decir la palabra “llama” y sostener una tarjeta con la palabra deletreada para que los estudiantes la vean. El maestro deberá girar para permitir que todos los alumnos vean correctamente la ortografía.
  • Un estudiante da un paso adelante, dice la palabra llama y hace un movimiento para indicar lo que quiere decir. Al ser una palabra homónima, muchos niños representarán al animal (“llama”) y otros harán el acto de llamar a una puerta o a un timbre.
  • Todos los demás estudiantes, por turnos, irán haciendo lo mismo hasta que todo el círculo haya hecho su movimiento para la palabra “llama”.
  • De nuevo otro niño escucha la palabra del profesor e inicia la ronda.
  • El maestro también puede añadir más autonomía al ejercicio dando las tarjetas a algunos de los estudiantes.
  • También se puede dividir al grupo en dos equipos: los que deberán enseñar las tarjetas tras elegir las palabras, y los que deberán representarlas.
  • La actividad continúa hasta que todos los niños tengan la oportunidad de elegir palabras y hacer movimientos de representación. Jugar con palabras homónimas permite desarrollar mucho más el ingenio y la lógica y da resultados mucho más divertidos a la hora de jugar y de hacer las representaciones en el círculo.

 

Estas actividades son solo un ejemplo de todo lo que se puede hacer con la finalidad de buscar actividades más originales para trabajar aspectos del currículo tan importantes como es el desarrollo del vocabulario. Si a esos ejercicios les añadimos actividades divertidas que puedan realizarse al aire libre, habremos dado con ese tándem perfecto que permite que los niños se involucren sin esfuerzo y puedan desarrollar de paso muchas más habilidades importantes.

 

 




Autor: Almudena Orellana

Cofundadora del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, escritora creativa y redactora jefe. Leer más

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *