Cómo aprender a no gritar a un niño

A menudo los padres se preguntan el por qué es tan fácil perder los nervios y la paciencia en casa con los peques y saben que no están haciendo bien con dicho comportamiento, pero… ¿cómo cambiarlo si el niño se ha portado mal o no reacciona a las cosas que se le dicen en casa?

Es fácil dar recomendaciones como “no debes gritar a tu hijo”, o “debes respetar a tus hijos en todo momento y circunstancia”, pero lo cierto es que muchas veces esto se vuelve muy complicado y son necesarias determinadas guías para reconducir el camino y poder rectificar.

 

¿Se puede salir de esta situación? 

La respuesta es sí, y el camino comienza por armarse de paciencia y abandonar los gritos, ya sea en casa o fuera del hogar, ya que nunca conducen a nada positivo.  Comienza a aprender a no gritar a tu hijo o hija, y si en alguna ocasión se te vuelve imposible el hacerlo, procura al menos iniciar ese camino del cambio.

Pero para comprender mejor este problema y llegar a su solución, debemos hablar sobre las tres formas de reflexión que se pueden dar: situacional, retrospectiva y perspectiva.

 

Pasos a seguir para no gritar a un niño

  • La reflexión situacional. Es la capacidad de analizar esa situación particular que tiene lugar en un momento dado en el tiempo. La reflexión situacional se manifiesta cuando una persona analiza las condiciones cambiantes y, si es necesario, cambia su comportamiento de acuerdo con la situación.
  • La reflexión retrospectiva. Se manifiesta cuando una persona analiza no la situación actual, sino la que ya ha ocurrido y que una persona ya no puede cambiar. La reflexión retrospectiva es importante para la comprensión de la persona y de su comportamiento y sus consecuencias. En este sentido, una persona analiza su propia experiencia, sus errores y saca sus conclusiones.
  • La reflexión perspectiva. Esta forma de reflexión implica el análisis de la actividad futura de la persona, principalmente la reflexión sobre la secuencia de acciones y un análisis de las posibles consecuencias de las mismas.

La reflexión de los padres

En la actualidad muchos padres usan, principalmente, la reflexión retrospectiva. Es decir, después de gritar a un niño piensan en las consecuencias de sus acciones y terminan reprochándose el uno al otro, en el seno de la pareja, su forma de actuar. Reflexionando sobre el problema, sacan conclusiones de que no vale la pena hacerlo pero, desafortunadamente, siempre suele producirse una y otra vez el mismo escenario.

El problema está claro, los padres no tienen suficiente reflexión situacional, y les invade el nerviosismo y la situación del momento de tal forma, que son incapaces de reflexionar sobre las consecuencias de sus acciones.




¿Es posible aprender a reflexionar? 

La respuesta es sí, pero según la forma de ser esto puede que sea un proceso más o menos rápido.

Para aprender a reflexionar situacionalmente se pueden seguir las siguientes reglas hechas para aplicar en momentos difíciles, cuando el grito está ya muy cerca. Si se da una situación de este tipo en casa, y en seguida piensas en aplicar medidas represivas hacia el niño (castigo, limitación o simplemente cualquier comentario indebido), hazte tres sencillas preguntas:

  1. ¿Qué estoy haciendo?
  2. ¿Para qué? ¿Qué es lo que quiero como resultado de mis acciones?
  3. ¿Cuáles serán los resultados?

Con unos ejemplos concretos puede entenderse todo esto mucho mejor:

  • Caso número 1. Un padre ve como su hijo pequeño se vierte la leche sin querer encima. El primer impulso es regañar diciendo algo como: “¿Ves como no puedes solo? ¡Cuidado!”. Ahora intentemos responder las tres preguntas anteriores. “¿Qué estoy haciendo?” “Tal vez haya avergonzado a mi hijo”, “¿con qué propósito estoy haciendo esto? ¿qué es lo que quiero recibir? ¿cuáles son los resultados?” Una forma de solucionar este tipo de situación es decir que debe ir despacio para no quemarse o atragantarse, y si aun así sucede, animarle a cambiarse la ropa manchada o a recoger el vaso de leche y continuar.
  • Caso número 2. El niño hace ruido con alguno de sus juguetes y su padre o madre le pide que no haga ruido porque está cansado o viendo la televisión. El niño se calma, pero después de un tiempo comienza otra vez a hacer ruido. El padre se enfada, quita el juguete al niño y lo esconde o lo arroja fuera del salón. El juguete termina rompiéndose y el niño llora.

Ahora piensa: “¿qué hice y qué quería?” Yo quería silencio, pero hice aún más ruido rompiendo el juguete y haciendo llorar a mi hijo. Simplemente podía haber dicho que jugara con más cuidado y sin tanto ruido. ¿Qué es lo que quiero? Quería castigar a mi hijo por desobediencia, pero al final estoy avergonzado de mi acto y mi hijo está triste porque solo quería jugar”.

 

Probablemente hay muchos ejemplos de este tipo que se nos podrían ocurrir, de tan cotidianos que resultan, de manera que pensemos en ellos y analicemos lo que de verdad logramos cuando gritamos a un niño: cuál es el propósito y lo que queremos lograr con nuestras acciones. Y es que reflexionar nos hace pensar con verdadero raciocinio y con mucha más mesura, algo que nos puede resultar muy útil a la hora de educar sabiamente a los más pequeños de la casa.




Autor: Bosque de Fantasías

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *