La importancia del dictado en Primaria

La práctica del dictado en la escuela es muy antigua y, sin embargo, no ha perdido en todo este tiempo sus efectos positivos y prácticos. El profesor o profesora lee una frase o texto en voz alta y los alumnos tienen que reproducir lo que escuchan de forma escrita.

Pero lo que a priori parece sencillo, puede resultar complejo para aquellos niños o niñas que aún no dispongan de un correcto desarrollo y comprensión del lenguaje. Y es que la expresión escrita es bastante más compleja que la expresión oral, ya que requiere de toda una serie de pautas gramaticales y ortográficas que es necesario aprender. El dictado consiste en escuchar atentamente y lograr comprender para alcanzar el fin último del ejercicio, que no es otro que poder y saber escribir.




5 consejos para realizar dictados efectivos en el aula

  • Elige textos siempre acordes al nivel educativo del aula.
  • Selecciona textos con palabras sencillas o de nivel medio, pero nunca tan complejas que no puedan ser transcritas por el niño/a.
  • Lee el dictado con buena pronunciación y a un ritmo pausado, que permita ser captado por todos los alumnos del aula en igualdad.
  • Realiza varias lecturas del texto, por ejemplo, una primera de corrido y otras posteriores, realizando pausas entre cada frase con mayor o menor intensidad según se trate de punto y seguido o punto y final.
  • Escoge textos con temáticas atractivas para los niños, ya que pueden hacer mucho más efectivo el proceso y los objetivos puesto que sentirán un mayor interés por lo que escuchan y una mayor motivación para realizar el ejercicio correctamente.

 

Los dictados permiten al profesor evaluar el nivel de comprensión de lectura de un niño, así como su nivel de expresión escrita y dominio de las reglas ortográficas y gramaticales. Los dictados son, en consecuencia, un excelente ejercicio educativo para la mejora del aprendizaje que no pasa de moda y que debe seguir poniéndose en práctica.

La mejora de la atención y de la concentración o el conocimiento de diferentes temáticas o noticias insertas en el texto, son otros de los importantes beneficios que puede aportar un dictado a la mejora de la clase y a los objetivos de evaluación.

De manera que, si eres de los que ha desterrado ya este ejercicio tradicional del aula, no dudes en ponerlo de vuelta aportándole originalidad o temas frescos y divertidos que atraigan la atención de los pequeños.

¡No te arrepentirás!




Autor: Bosque de Fantasías

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *