Ideas para planear las ambientaciones del aula

La ambientación del aula es una de las tareas más importantes en la escuela, especialmente en el aula de infantil, y supone un importante trabajo de planificación, de búsqueda y reunión de materiales, de organización…Por eso puede ser muy útil contar con una guía que sirva para saber por dónde empezar y no terminar cayendo en la saturación del espacio o en el empobrecimiento de la movilidad o distracción de los alumnos.

ambientaciones aula infantil

 

 

 

Por dónde empezar a la hora de hacer una ambientación de aula

Lo primero de todo que hay que tener en cuenta es el espacio físico, cuántos son los metros o paredes de las que se dispone para empezar a planear y a organizarlo todo. Comienza pensando en las paredes que hay y en las ventanas, puertas y salidas. Ten en cuenta siempre aspectos como las medidas de emergencia y contra incendios, para no obstaculizar ni tapar cosas tan fundamentales como estas. Si vas a colocar también muebles, como estanterías, escritorios o mesas de trabajo adicional, cuenta muy bien con el espacio para no recargar demasiado el ambiente y siempre evitando que puedan caerse y poner en peligro a los peques.

Deja espacio para el movimiento y para un correcto almacenamiento de todos los materiales que se vayan a necesitar durante el curso. El objetivo y el nivel de planeación de la ambientación dependerá también de si va a ser fija durante el año o solo estacional (como Halloween, Navidad, etc.).

 

  • Estanterías y espacios de lectura

Las estanterías se pueden mover para formar acogedores centros de lectura y servir de almacenamiento. Una sencilla estantería podría colocarse en un rincón del aula y ser una zona de tranquilidad o de libros mágicos. Un espacio de este tipo siempre brinda privacidad para esos momentos en los que hay que permanecer concentrados y en silencio, así como diversión para hacer cuentacuentos o sesiones relacionadas con los libros.

 

  • Escritorios y organización del espacio

Organiza la colocación de los escritorios según el nivel y el clima de cada clase. No olvides que su situación es muy importante, pues desde los mismos los niños deberán poder ver tableros, pantallas de proyector, gráficos, etc. Si deseas hacer espacios más colaborativos, coloca los escritorios en juegos de dos, de tres o incluso de cuatro, pero ten en cuenta que agrupar a estudiantes requiere más planificación aún que agrupar escritorios.

Otro aspecto importante es contar con que haya suficiente espacio para moverse entre los escritorios, tanto para los estudiantes como para el maestro. Un buen formato puede ser en forma de U, donde incluso se puede poner la mesa del maestro en medio.

 

  • Almacenamiento y seguridad

Aunque el espacio del que se disponga sea limitado, es importante tener siempre en cuenta la capacidad de almacenamiento y las medidas de seguridad. Considera las salidas para enchufes, pon protectores en esquinas pronunciadas, etc. Si dispones de muchos materiales pueden ser una muy buena opción las estanterías y torres de cajas, siempre etiquetadas con el nombre de cada material y (siempre y cuando no sean materiales peligrosos) accesibles para los alumnos.

Coloca, por ejemplo, los ordenadores en una pared alejada de los escritorios y todos juntos. Pon un buen centro de escritura y pintura con abundantes crayones, bolígrafos, papeles y cartulinas, plastilina, etc. Si además quieres incorporar materiales más divertidos, incluye en alguna de las cajas cosas como sellos, criaturas silenciosas, u objetos manipulables y anti estrés.

 

ambientación-organización

 

 

  • Ideas ingeniosas de almacenamiento

Usa canastas para los libros de lectura, etiqueta cada canasta por temas… Prueba a poner aquellos temas que requieran mayor número de material en recipientes más estables y duraderos, a poder ser con tapas para resguardar del polvo, a poder ser transparentes, para no perder demasiado tiempo en buscar y seleccionar.

 

  • Sé fiel a tu criterio y estilo personal

El clima en el aula debe ser un reflejo honesto del estilo individual de cada maestro, o al menos eso sería lo ideal. No te dejes llevar por modas o por lo que hagan otros compañeros y sé fiel a tus ideas y creatividad, siempre que el centro lo permita. Lo importante es que aquello que se busque sea de utilidad para los alumnos y abierto siempre a sus necesidades de crecimiento y aprendizaje. No por poner más cosas el espacio será más bonito y didáctico, ya que la clave está en acertar y elegir o diseñar correctamente el material para que sea verdaderamente útil.

 

Y tú, ¿eres de los que hacen ambientaciones en clase? ¿Qué truco o estilo sueles seguir para hacerlo? ¡Esperamos tus comentarios!

 




Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *