El éxito de tus hijos está en los libros

No hay actividad más importante para preparar a un hijo para que tenga éxito en la vida como el inculcar el hábito lector y leer juntos en familia y en voz alta. Llena tus tiempos de cuentos con una variedad de libros y sé consistente y paciente. Disfruta, comparte y observa cómo funciona la magia de las palabras.

 

Comenzar desde pequeños para que el hábito perdure

A los pocos meses de edad, un bebé puede mirar imágenes, escuchar su voz y señalar objetos en páginas de libros. Guía a tu hijo señalando las imágenes y di los nombres de los diversos objetos mientras lo hacéis. Al llamar la atención sobre las imágenes y asociar las palabras con imágenes y objetos del mundo real, tu hijo aprenderá la importancia del lenguaje.

Los niños aprenden a amar el sonido del lenguaje incluso antes de notar la existencia de palabras impresas en una página. Leer libros en voz alta a los niños estimula su imaginación y amplía su comprensión del mundo. Les ayuda a desarrollar el lenguaje y las habilidades de escucha, y les prepara para entender la palabra escrita. Cuando el ritmo y la melodía del lenguaje se conviertan en parte de la vida de un niño, aprender a leer será tan natural como aprender a caminar y a hablar.

Incluso después de que los niños aprenden a leer por sí mismos, es importante que sigan leyendo junto a sus padres en voz alta de vez en cuando. Leer historias a los peques que están en su nivel de interés, pero más allá aún de su nivel de lectura, puede ampliar su capacidad de comprensión y potenciar su motivación para seguir mejorando sus habilidades lectoras.

Leer dará éxito a tus hijos

El objetivo de cualquier padre o madre es educar a sus hijos para que tengan suerte en la vida y puedan prosperar, y en ello tiene mucha incidencia el hecho de leer. Motivar a los niños a que lean y practiquen la lectura de manera independiente, convirtiéndose en lectores con fluidez pasado el tiempo, será una de las claves para iniciar ese camino.

Podemos ayudar a nuestros hijos a encontrar las herramientas que necesitan para tener éxito en la vida, y tener acceso a la información a través de la palabra impresa es una necesidad absoluta en este sentido. El conocimiento es poder y los libros están llenos de eso, pero leer es mucho más que una herramienta práctica. A través de los libros podemos enriquecer nuestras mentes y podemos relajarnos y disfrutar de unos preciosos momentos de ocio. Permite que tus hijos puedan comenzar una relación de por vida con la palabra escrita, que se conviertan en adultos que leen con facilidad y frecuencia, ya sea por motivos académicos o laborales, o por ansias de conocimiento o placer.

 

hábito lectura

 

 

Entorno a los 4 y 7 años, muchos niños comienzan a reconocer palabras en una página y, en poco tiempo, es probable que tenga lugar ese momento especial en el que un niño sostiene un libro y comienza a descifrar el misterio de las palabras y de las grandes historias. Esta práctica requiere de paciencia, y es más fácil ser paciente cuando somos capaces de recordar cuántas cosas desconocen los niños. Esas cosas también tuvimos que aprenderlas nosotros una vez, y te recomendamos algunas de ellas para que puedas explicarlas de vez en cuando a tus hijos:

  • Existe una diferencia entre las palabras y las imágenes. Señala las palabras cuando leas a tus hijos en voz alta.
  • Las palabras en una página tienen un significado, y eso es lo que aprendemos al leer.
  • Las palabras van a través de la página de izquierda a derecha. Sigue con tu dedo mientras lees.
  • Las palabras en una página se componen de letras y están separadas por un espacio.
  • Cada letra tiene al menos dos formas: una para mayúsculas y otra para minúsculas.

Imagina cómo te sentirías si estuvieras tratando de interpretar un libro lleno de símbolos que no comprendes…pues así es como se sienten los lectores jóvenes, y por eso debes tener un especial cuidado si quieres que de verdad se sientan interesados por un libro.

No olvides que hay cosas que los padres pueden dar a los niños en el hogar que las aulas no pueden dar, y educar en determinados hábitos y prácticas es tarea de los padres. Si educas a tus hijos para que aprendan a amar la lectura, y ven el entusiasmo en tus ojos, con los años estos niños tendrán unos excelentes recuerdos y sabrán valorar los libros tal y como se lo enseñaste. Recordarán historias que les hicieron reír, historias que les hicieron llorar, momentos con las personas que más aman o ratitos de grandes alegrías.

Al leer en voz alta en familia y al ser un gran ejemplo para los hijos, los padres se encuentran en una posición única para ayudar a los niños a disfrutar de la lectura, a aprender, a discernir…en definitiva, a encaminarse hacia el éxito en la vida por la senda del conocimiento y de la sabiduría.




Autor: Almudena Orellana

Cofundadora del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, escritora creativa y redactora jefe. Leer más

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *