Educación temprana: el pilar fundamental de todo aprendizaje

¿Qué aprenden los preescolares? ¿Qué debemos esperar de la educación temprana? Son muchas las dudas que nos asaltan a la hora de que los niños inicien esa etapa escolar, o bien, a la hora de querer dedicarse a ello profesionalmente.

Si has tenido un bebé es probable que hayas escuchado hablar mucho sobre lo importante que es el preescolar. Aunque no dudes de este hecho, quizá sientas curiosidad sobre qué es exactamente lo que aprenden los niños de esa edad. Una primera mirada cínica puede hacerte pensar que los niños solo reciben lecciones sobre sentarse en círculos y cantar canciones, pero lo cierto es que hay mucho más y es muy importante. La etapa de preescolar ofrece una combinación única de beneficios académicos, físicos, emocionales y sociales para los niños pequeños. ¿Quieres descubrirlos?

 

 

Conoce los pilares fundamentales del aprendizaje en preescolar

Los niños en edad preescolar atraviesan un período increíble de crecimiento y aprendizaje, y se manifiesta de varias maneras diferentes. Lógicamente, las lecciones que estos pequeños están aprendiendo van mucho más allá de los crayones y de las pinturas de dedos. Y, para ayudar a pintar un retrato más preciso, describimos a continuación cinco formas importantes en que los niños en edad preescolar aprenden y crecen; 5 áreas de enfoque clave y habilidades que tus hijos desarrollarán en preescolar:

 

  • Aprender a través del juego

Aunque cada preescolar es diferente en su estilo de enseñanza y currículo (por ejemplo, un programa Montessori diferirá enormemente de una escuela más tradicional), es un hecho que los niños de preescolar aprenden a través del juego. El objetivo más amplio del aprendizaje basado en el juego es preparar a los niños para la escuela en un entorno seguro y apropiado para su edad, para que puedan alcanzar los hitos que necesitan para tener éxito más adelante en la vida.

 

aprender-jugando

 

 

Se trata de permitir que los niños exploren y descubran lo que les interesa. Desde el exterior puede parecer que solo es un juego, pero los niños desarrollan habilidades fundamentales que construyen y llevarán consigo a lo largo de sus vidas. Y es que el juego es una excelente manera de desarrollar habilidades básicas que todos usamos, como por ejemplo, aprender a discurrir por las reglas y normas de cada juego, a comunicarse, a compartir y a trabajar juntos…etc.

 

  • Aprender lenguaje y matemáticas

No se necesita ser un experto en educación temprana para saber que los niños de tres a cinco años tienen un gran crecimiento en sus habilidades de vocabulario, y que el preescolar puede ser de gran ayuda también en este sentido. El aumento de la alfabetización es uno de los beneficios más obvios e inmediatos del aprendizaje en preescolar, y esto se debe a que el preescolar se considera un entorno “rico en lenguaje”, en el que los estudiantes aprenden vocabulario y habilidades a través de conversaciones durante las actividades.

En la misma línea, los niños también obtienen una base temprana para las matemáticas en sus años preescolares, a través de juegos de emparejamiento, de clasificación y de conteo que les ayudan a comprender conceptos matemáticos fundamentales como categorías, secuencias y patrones.

 

  • Aprender a aprender

Aunque las matemáticas y el lenguaje son habilidades importantes para aprender, la educación preescolar es más que un hito académico. La experiencia de los niños en preescolar tiene tanto peso en la preparación para su futura incursión escolar, como en la de sus propios logros reales. Además de las habilidades pre-académicas básicas, como las letras, los sonidos, los números, las formas, los colores y el conteo, a los niños y niñas de preescolar se les enseñan los fundamentos del aprendizaje: iniciativa, curiosidad, planificación, reflexión, creatividad y pensamiento innovador.

Por eso el ambiente en preescolar es tan valioso, porque enseña a los niños a aprender, y esa base de aprendizaje ayuda a los más pequeños a desarrollarse social y académicamente, al mismo tiempo que crea un amor por el aprendizaje que podrá seguir creciendo (o no) a medida que crezcan.

 

  • Aprender habilidades sociales

Además de proporcionar un marco temprano para el aprendizaje a lo largo de toda la vida, el preescolar también brinda a los niños la oportunidad de entablar relaciones con compañeros y adultos y desarrollar habilidades sociales, quizá por primera vez. En el preescolar también se apoya el desarrollo social mediante la construcción y el fomento de relaciones positivas con adultos y compañeros conocidos.

Más allá de aprender a conducir una conversación simple, es probable que tu hijo o hija crezca en confianza en preescolar. El objetivo principal, en este sentido, es enseñar estrategias de resolución de problemas, de competencia social y habilidades de autorregulación para ayudar a los niños a convertirse en estudiantes socialmente seguros.

 

  • Aprender habilidades motoras

Debido a que gran parte del preescolar se basa en el juego, los niños tienen la oportunidad de explorar cómo utilizar sus cuerpos y sentidos de manera productiva, ya sea en el aula o al aire libre en el patio de recreo. Por ejemplo, en preescolar tu hijo/a puede aprender a ensartar cuentas o cortar con tijeras, lo que puede ayudarle también a desarrollar habilidades motoras finas. Por otro lado, durante el tiempo de juego físico desarrolla y fortalece las habilidades motoras gruesas, sumado a los beneficios que dicha actividad física tiene para la salud en general y para quemar ese exceso de energía habitual de la primera infancia.

 

 habilidades motoras

 

 

  • Aprender más allá de lo que se ve a simple vista

Igualmente valioso para el plan de estudios de preescolar son las lecciones “en tiempo real”. Por ejemplo, aunque los niños no lo sepan, la estructura real del preescolar les ayuda a ir comprendiendo poco a poco cómo funcionan las reglas y las rutinas.

El preescolar, a su vez, también es un entorno seguro para que los niños se vuelvan más independientes: para tomar decisiones, aprender a probar cosas nuevas y cuidarse a sí mismos. Este tiempo dedicado a desarrollar sus propias habilidades ayuda a los niños a crecer en confianza y a adquirir la habilidad de por vida de navegar a través de un mundo estructurado.

 

Si aun así todo parece simple, quizá deberíamos tener en cuenta que aprender a comportarse fuera de la supervisión de los padres es un gran paso. Por eso el preescolar es una experiencia fundamental que los niños irán construyendo a medida que crezcan. Un período de desarrollo infantil que establecerá el escenario para una vida de aprendizaje y éxito futuros a nivel individual.

 

¡¿Merece o no la pena?!

 




Autor: Almudena Orellana

Cofundadora del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, escritora creativa y redactora jefe. Leer más

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *