Beneficios imprescindibles de los campamentos de verano

Cada año, al aproximarse el fin del curso escolar, muchos padres se plantean qué es lo que sucederá llegado ese día, pues los niños disponen de muchísimo tiempo libre durante todo el verano y los padres no siempre pueden compaginar sus empleos con dichas vacaciones escolares. Esta disyuntiva hace que muchos papás y mamás se planteen la idea de un campamento de verano como una opción más que plausible, ya que además de ocupar el tiempo en ellos, los campamentos permiten el aprendizaje de diferentes disciplinas y/o la práctica de numerosas actividades deportivas, al tiempo que se amplían otros aspectos igual de beneficiosos para los niños como es el de disfrutar del tiempo libre o hacer nuevas amistades.

Los campamentos suponen un modelo educativo mucho más ajustado a las necesidades presentes, más alejadas del sistema educativo tradicional poco o nada adaptado a la experimentación o al trabajo en equipo. Y esto hace posible, precisamente, que los más pequeños puedan seguir aprendiendo durante la temporada estival, sin apenas darse cuenta, en compañía de otros niños, de otros espacios nuevos, y alejados de las actividades de aprendizaje habituales, como pueden ser los deberes diarios que se establecen por parte de muchos profesores para realizar en casa.

En la actualidad parece haberse puesto en valor también la necesidad de volver al juego al aire libre, algo olvidado en las últimas décadas como consecuencia del auge de la tecnología y de otras formas de ocio y recreación, como son los videojuegos. Una forma de juego y de actividad sana por la que siempre han abogado los campamentos de verano, escenarios magníficos e ideales para esa práctica del juego al aire libre y en equipo que tantos beneficios puede aportar a un niño para su experiencia vital presente y también futura.

 

20 beneficios que puede aportar un campamento

  • Desarrollo de la autoestima.
  • Potenciación de la seguridad en uno mismo.
  • Fomento del respeto a los demás.
  • Fomento de la actividad física.
  • Educación en valores.
  • Aprendizaje al aire libre.
  • Aprendizaje de tareas cotidianas.
  • Sentido de la organización.
  • Cumplimiento de normas.
  • Aprendizaje en colectividad.
  • Fomento del compañerismo.
  • Sentido de la amistad.
  • Desarrollo de la sociabilidad.
  • Combatir y vencer la timidez.
  • Fomento del juego sano.
  • Aprender a compartir con otros.
  • Desarrollo de la creatividad.
  • Búsqueda de soluciones a problemas.
  • Desarrollo del sentido de independencia.
  • Desarrollo del sentido de la libertad.

 

Cosas a tener en cuenta

Debemos tener en cuenta que, aunque un campamento de verano pueda aportar muchísimos beneficios a un niño, lo cierto es que puede darse el caso, sobre todo si nos encontramos ante una niña o niño tímido, de que no desee acudir a ninguno. No obligar a realizar una actividad que no se desea es de vital importancia, pero como adultos podemos hacer mucho para que dichos campamentos susciten la curiosidad y el interés de los más pequeños y vayan, poco a poco, despojándose de la idea negativa o el temor que tengan hacia ellos.

En este sentido, además, existen también campamentos de verano que no precisan que el niño deje su casa durante días, ya que se realizan en plena ciudad y durante solo algunas horas, lo cual puede ser una buena idea para que los niños más introvertidos puedan ir haciendo amigos y descubriendo los grandes momentos que un campamento les puede brindar.

Este tipo de actividades veraniegas no solo servirán para que los padres puedan cuadrar sus agendas durante las vacaciones de verano, sino que también sirven para que los niños disfruten de su tiempo libre y aprendan, alejándose poco a poco del apego habitual de los más pequeños a sus padres, y adquiriendo esa independencia y ese sentido de la libertad que es inherente a la vida, y que tan útil les resultará conforme vayan creciendo.




Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *