12 actividades de fonética ideales para niños

La lectura y el lenguaje son algunas de las habilidades que existen más básicas para un buen desarrollo personal y profesional, pero no siempre damos con las actividades adecuadas para trabajar correctamente la alfabetización. Un método probado y verdadero para desarrollar dichas habilidades es a través del uso de actividades fonéticas. Por eso, en este artículo, os ayudaremos a comprender qué son exactamente los fonemas y compartiremos algunas excelentes actividades fonéticas para poner en práctica.

 

fonética divertida

 

 

¿Qué son los fonemas?

Explicar qué es un fonema en realidad es algo bastante simple: los fonemas son solo las relaciones existentes entre las letras y los sonidos que hacen. A pesar de que las combinaciones de las letras pueden resultar complejas para los más pequeños, los niños pueden comenzar desde muy temprano a aprender a reconocer sonidos de algunas letras simples y palabras.

Aprender fonética ayudará a los niños pequeños a descifrar palabras para aprender cómo se pronuncian y qué significan, y esto les dará una ventaja sobre la escritura y la ortografía. Y es que las actividades fonéticas pueden ajustarse a todas las edades y pueden establecerse a través de dinámicas divertidas y entretenidas. ¿Quieres conocer algunas de ellas?

 

 

12 divertidas actividades de fonética para niños

 

  • Pelota del alfabeto

Este juego es super simple y muy activo, y se aconseja realizarlo en algún gimnasio o zona exterior con abundante espacio. Se trata de una actividad que mantendrá a los niños en movimiento, ideal para los más enérgicos, y también les mantendrá jugando y aprendiendo. Para comenzar, alguno de los adultos que haya en el juego pronunciará o señalará una palabra (se pueden crear fichas para ello a modo de cartas), y a continuación el niño (si hay más de uno puede hacerse por turnos) responderá con una palabra que comience con la misma letra. Luego el adulto debe pasar una pelota al niño cediéndole el turno, y será el pequeño el que deberá sacar una carta o nombrar una palabra.

Puedes hacer que el juego sea aún más divertido haciendo chutes con la pelota, persiguiéndoos unos a otros o acelerando el ritmo para darle emoción. También puedes hacer el mismo juego pero con la idea de que tras la palabra se busque alguna rima, en lugar de otra palabra con la misma inicial.

 

pelota-alfabeto

 

 

  • Tarjetas de fonética

La idea de este juego es crear tarjetas con animales o cualquier otra temática que permita a los más pequeños ir reconociendo y construyendo palabras. Usando pinzas de la ropa o cualquier otro tipo de marcador no permanente, los niños pueden jugar a marcar las tarjetas que empiecen por la letra A, o por la letra P…o lo que se nos ocurra en cada momento. A través de estas tarjetas los niños pueden trabajar la asociación de palabras y sonidos mientras están en cualquier lugar.

 

  • Alfabeto magnético misterioso

Coloca un imán con letra opuesto a cualquier superficie magnética: un tablero magnético, la nevera…o mézclalos en una mesa o en el suelo. Mientras, el niño o niña debe ponerse cerca del tablero magnético y pronunciar el sonido de alguna letra. A continuación debe correr hacia los imanes, seleccionar la letra correspondiente y colocarla en el tablero magnético. Con esta actividad, que también puede realizarse en grupo, los niños pueden aprender los sonidos de las letras de forma divertida. Pídeles que encuentren y coloquen todas las letras y que pronuncien y repitan el sonido de cada una.

 

  • Álbum de fotos para el recuerdo

Haz que los más pequeños creen un álbum de fotos, ya sea físico o digital, con una foto y un elemento que represente a cada sonido de letra: “H” para hormiguero, “Z” para el zoo, “P” para la playa…etc. Esta es una manera fácil de practicar con el abecedario y de mantener dicho aprendizaje también durante las vacaciones, pues son muchos los momentos que los niños querrán recordar y fotografiar. Esta actividad nos permite profundizar mucho, casi con cada letra que queramos, y además guardar un bonito recuerdo del periodo estival o de otras fechas de vacaciones importantes, como la Navidad.

 

  • Borrador y sonidos mágicos

A los niños les encantará esta actividad simple y visualmente estimulante. Dibuja una imagen en una pizarra o cartulina y después nombra las letras que tenga de forma individual o recurre a las iniciales (según el nivel). A continuación haz que los niños  identifiquen y borren los elementos que comienzan con esas letras mencionadas. Puedes dibujar un muñeco de nieve con un sombrero en la letra “S”, botones para la “B”, la zanahoria para la “Z”… Si el niño/a tiene la edad suficiente, también se pueden invertir los roles y ver cómo se desenvuelve también con el dibujo y la identificación.

 

fonética-alfabeto

 

 

  • Bolsa del misterio

En esta actividad táctil colocarás tres objetos dentro de una bolsa, como un peine, un pececito de goma o una pelota para la letra “P”. Haz que los niños nombren cada artículo y adivinen la “letra misteriosa” que debe unir a todos los objetos que se introduzcan en la bolsa en cada turno. Los niños aprenderán fonemas de forma estimulante y podrán retar también a los demás con las ideas que se les ocurran, lo que dará pistas también de si comprenden o no cómo se pueden crear grupos de palabras a partir de las iniciales, o de la primera sílaba, etc.

 

  • Las 4 en fila

Este juego está recomendado para niños que ya sepan contar al menos hasta el 4. Imprime hojas sencillas para colorear que comiencen por diferentes letras. Las fichas se irán sacando progresivamente y se establecerán turnos para nombrar y pronunciar las letras de manera correcta (las iniciales o la palabra completa). El que acierte en su turno se queda con la ficha, que podrá colorearla o decorarla con diferentes objetos. ¡El primero en obtener cuatro fichas en fila gana!

 

  • Alfabeto ¡BOOM!

Esta actividad puede realizarse con tan solo ayuda de unos palillos y una taza o jarra. Cada jugador deberá sacar un palo de la taza y decir el sonido de la letra que se haya escrito previamente en el palo. Entonces, si se consigue decir bien, el jugador que haya acertado deberá guardarse ese palo. Para darle emoción en uno de los palos habrá que escribir una palabra comodín, que puede ser BOOM, y el jugador que la saque habrá perdido todos sus palos y deberá ponerlos en la taza. Se puede jugar con un temporizador para añadirle más dinamismo a la partida.

 

  • Dos palabras y a correr

Este juego requiere cero materiales y permite a los niños estirar las piernas y obtener algo de energía. Cuando digamos dos palabras que comiencen con el mismo sonido, los niños deberán ponerse de pie tan rápido como puedan. En caso de que las dos palabras que digamos no comiencen con el mismo sonido, deberán permanecer sentados. Si se juega con varios niños se puede crear un sistema de eliminación con el objetivo de que al final de la partida haya ganadores determinados, o jugar al hilo del escondite inglés.

 

  • Nombres de monstruos divertidos

Esta actividad simple es divertida para cualquier momento y no requiere de ninguna preparación especial ni habilidad concreta, por lo que es ideal para todas las edades. Haz que los niños reemplacen la primera letra de su nombre por la letra “M” y que agreguen  el término “loquito” y “monstruo” al principio. Por ejemplo, si un niño se llama Pablo pasaría a llamarse “El Loquito Monstruo Pablo”. Al niño o niña que le toque deberá caminar, gruñir o intentar expresarse como un monstruito. Las palabras podrán irse variando a elección del adulto. Este juego permite reforzar los sonidos fonéticos y desarrollar también la motricidad gruesa de forma divertida y original.

 

juego-fonética-monstruos

 

 

  • Golpea la mosquicarta

A los niños les encantará usar un matamoscas para golpear las letras que pronuncies y que hayas escrito en notas adhesivas. Puedes elegir los sonidos de aquellas letras que más necesiten trabajar. Si se juega con equipos puede convertirse en una carrera de relevos o lo que se nos ocurra. Dos o tres niños pueden jugar por puntos para ver quién puede llegar a 10 primero.

 

  • Súper botella espía

Llena una botella grande con agua y con una variedad de artículos pequeños que comiencen con varias letras y utiliza arroz o arena como relleno para el espacio restante. Para jugar, usa un mazo de tarjetas con letras o tarjetas con clips de fonética y elige una letra. A continuación haz que el niño/a agite la botella, busque y señale el objeto con la letra inicial correspondiente.

 

Con estas originales actividades no solo trabajarás y practicarás la fonética, sino que también ayudarás a los más pequeños a desarrollar sus mentes y su imaginación.

¡La fonética también puede ser divertida!

 

 




Autor: Almudena Orellana

Cofundadora del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, escritora creativa y redactora jefe. Leer más

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *