Cómo incentivar el desarrollo del lenguaje en niños

¿Has pensado alguna vez la importancia que tiene el hablarle a tu hijo?

Los niños aprenden un sinnúmero de palabras solo por el hecho de escucharlas en sus padres y demás familiares, de manera que no deberíamos cortarnos a la hora de hablar a los niños aunque ellos todavía no puedan hacerlo. Hazlo como si estuvieras hablando con un adulto, no es necesario utilizar una pronunciación infantil para dirigirnos a los más pequeños, aunque a veces no podamos evitarlo por la ternura que nos suscitan.

No olvides que, de la misma forma que los adultos necesitamos instrumentos para cocinar, por ejemplo, los niños necesitan instrumentos para aprender a pensar y por ende a hablar, y una de las herramientas más importantes para tu hijo será sin duda el lenguaje. Cuantos más significados de palabras conozca, más fácil para él o ella será pensar y desarrollarse en el mundo que le rodea. En este sentido, es importante señalar que el niño no podrá pensar si no dispone de las palabras necesarias y, por supuesto, de su significado, con todos los problemas que esto podría acarrear relacionados con su educación, su inserción en la sociedad o su futuro laboral.




Cosas que podemos hacer para favorecer el desarrollo del lenguaje en niños

Además de dirigirnos a los niños con frases, podemos aplicar una serie de pautas que resultan muy favorables para estimular el desarrollo del lenguaje en los más pequeños. Toma nota de todas ellas y… ¡ponlas en práctica!

  • Visitar una plaza junto a tu hijo y hablarle de las cosas que allí hay, como los árboles, las flores, las abejas, las mariposas o los pájaros. Observar y entender lo que le rodea le incitará a aprender más cosas nuevas.
  • Hablar a tu hijo de ti mismo, de los amigos, de la familia y de los abuelos, porque así le estarás entregando herramientas para conocer aún más el medio y el entorno de su pequeño gran mundo.
  • Utilizar las palabras apropiadas al hablarle, aunque te parezcan difíciles. Nos sorprenderíamos, seguro, de la rapidez con la que un niño podría comenzar a comprender significados gracias a la utilización de un lenguaje rico y elaborado por parte del adulto.
  • Leer cuentos a tu hijo antes de dormir para que así, mientras duerma, pueda pensar en lo que aprendió con el cuento.
  • Compartir la lectura con el niño y explicarle todo lo necesario, ya que observando al mismo tiempo los dibujos del texto, aprenderá a pensar y a relacionar las imágenes con las palabras que escuche.
  • Motivar al pequeño a que cuente sus propias historias, ya que la independencia y la confianza resultará fundamental para su desarrollo intelectual.



Autor: Bosque de Fantasías

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *