Cómo establecer disciplina con amor

La disciplina es un talento natural en el que las personas necesitan tener un mundo predecible, ordenado y planeado en función de unas reglas o normas establecidas. Estas reglas o normas pueden variar de una familia a otra. Lo importante, sin embargo, es que dentro del hogar se esté de acuerdo (especialmente entre papá y mamá) con las reglas que se establecen.

No todo el mundo cuenta con este talento de manera precisa y estructurada, pero es necesario trabajar en ello, ya que la ausencia total de disciplina puede fomentar el caos en una familia. De ahí que, enseñar a los niños a que tengan disciplina desde su infancia, puede hacer que sus vidas de adulto sean más productivas.

De manera que, veamos cómo establecer disciplina con amor.

  

Pautas para establecer disciplina desde el cariño

  1. Es necesario tener claro los valores del hogar

Antes de enseñar cualquier cosa al niño, es necesario reflexionar sobre los valores más importantes para ese hogar en particular. La educación, el trabajo, el respeto, el amor, la convivencia, el compartir en familia, la alimentación adecuada, el descanso y el ocio suelen ser los valores predominantes en cualquier hogar exitoso.

  1. Establece las normas de convivencia en el hogar

Una vez que se tienen claros los valores predominantes en el hogar, es el momento de establecer reglas y normas para todos. Si, por ejemplo, una alimentación adecuada y el compartir en familia son valores predominantes en un hogar, entonces sería bueno que acciones como utilizar el móvil mientras se come estuvieran “prohibidas” tanto para los padres como para los hijos.

Es importante entender que la disciplina no es solo para los niños, ya que los valores no se enseñan, sino que se transmiten, y un mensaje contradictorio puede ser muy perjudicial para establecer disciplina con amor.

  1. Hay que enseñar que la disciplina es positiva

Tener disciplina debe reflejar que es un acto positivo en sí mismo. Cuando un niño cumple con sus deberes a la hora, puede jugar más tiempo; cuando un niño se alimenta de forma adecuada, puede tener más velocidad y energía; cuando todos llegan a la mesa a la hora convenida para comer, se puede disfrutar de cuentos en familia; cuando un niño se cepilla los dientes todos los día, evita ir al odontólogo… La disciplina debe acarrear consecuencias positivas, ya que si las consecuencias son negativas no tiene sentido y será una disciplina mal planteada.

  1. La falta de disciplina trae consecuencias que hay que asumir

De igual forma, cuando no hay disciplina hay consecuencias negativas que hay que asumir, por lo que es necesario enseñar esta responsabilidad a los niños. Si un niño no se fue a la cama temprano por estar jugando, al día siguiente tendrá igualmente que levantarse para ir a la escuela aunque esté muy cansado. Si no se levanta al niño para ir a la escuela él creerá que puede jugar todo el tiempo que quiera con consecuencias positivas “no ir a la escuela” y esto es un mensaje muy peligroso para el comportamiento.

  1. Rompe las reglas de vez en cuando

La mejor forma de hacer que la disciplina sea para toda la vida es relajándola de vez en cuando. La inflexibilidad y el autoritarismo son muy peligrosos para establecer una disciplina constante. Por ejemplo, comer en la cama puede estar prohibido durante todo el año, pero ver una película comiendo palomitas todos juntos en ella puede ser una excelente idea cada cierto tiempo.

 

La disciplina solo puede estar bien entendida si se aplica desde el cariño y el amor, esperando que los niños aprendan todo lo necesario para su camino y no ejerciendo la amenaza ni la autoridad solo por la fuerza. Y es que es justo en la infancia cuando hay que inculcar que la disciplina se construye con amor, en beneficio de todos.




Autor: Bosque de Fantasías

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies