Cómo influyen los abuelos en la crianza de los niños

Antaño era común observar a los abuelos con sus nietos en las plazas, en los parques, o compartiendo pequeños ratos con la familia en algún sitio de restauración o centro comercial. Sin embargo, los nuevos modelos de sociedad han hecho que la relación entre abuelos y nietos sea de casi obligatoriedad y de lunes a viernes, lo que parece desvirtuar, en buena medida, las labores y los roles de unos tradicionales abuelos. De esta forma, en la actualidad es frecuente observar a muchos abuelos buscando a sus nietos en el colegio, acudiendo a las extraescolares, o haciendo con ellos las tareas encomendadas por los profesores.

Es obvio que estas nuevas relaciones se producen por el incremento de las jornadas laborales de los padres y la falta general de tiempo, pero, ¿es esto justo? ¿Son los abuelos los encargados de cubrir todas esas urgencias y responsabilidades? ¿O debería quizá la sociedad replantearse el tema de la conciliación familiar y dejar a los abuelos al margen?

 

 

La inestimable ayuda de los abuelos

Es evidente que el debate sobre la conciliación debería abrirse y regularse, pero dadas las difíciles circunstancias actuales, también puede ser visto como una suerte el tener familia con la que contar para dicha conciliación. No podemos olvidar que los abuelos son una fuente importantísima de ejemplo, apoyo y amor para los más pequeños, y su presencia tiene un valor muy significativo en la formación y educación de un niño/a.

 

abuelos gran ejemplo

 

 

Los niños que crecen bajo la compañía y los cuidados de sus abuelos, presentan una red de apoyo mucho más grande y rica en experiencias sociales. Está de más decir que los abuelos adoran a los nietos, casi tanto como a sus hijos, pero de forma mucho menos estricta, pues su deber no es educar ni formar. Los abuelos, en este sentido, pueden ser unos excelentes cuidadores y cumplir un buen rol mediador entre padres e hijos cuando surjan problemas.

Por su parte, para los niños los abuelos constituyen la máxima autoridad de una familia, son los padres de los padres y de sus tíos, y por tanto se les debe obedecer, respetar y querer como al que más. Eso sí, no nos olvidemos nunca, a pesar de que tengamos la suerte de contar con la ayuda inestimable de los abuelos, que la crianza de los niños no es su responsabilidad, que debemos seguir respetando sus espacios y no exigir que se hagan cargo de nuestros hijos, otorgándoles simplemente algunas misiones o actividades concretas.  Los abuelos ya cumplieron con su responsabilidad de criarnos a nosotros, y tienen todo el derecho del mundo a hacer lo que quieran de acuerdo a sus propios proyectos, necesidades y posibilidades.

Es inevitable que los abuelos quieran ayudar y que se preocupen por el bienestar de sus hijos y nietos, pero no es su obligación y deben hacerlo siempre y cuando no interrumpa sus propias necesidades, así como respetando el estilo de vida que los padres tengan establecido para sus hijos.

Las relaciones interpersonales deben manifestarse siempre con respeto por el otro, por lo que nadie debe tomar decisiones que involucren a la otra persona sin respetar su opinión. Y eso incluye tanto a padres como a abuelos.




Autor: Almudena Orellana

Cofundadora del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, escritora creativa y redactora jefe. Leer más

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *