¿Qué valores queremos aportar como padres?

inculcar valores a nuestros hijosLa respuesta parece sencilla, todos aquellos que les ayuden a ser felices a ellos y a los que les rodean, valores que les hagan superar todas las barreras que van a tener.

En definitiva como padres queremos que nuestros hijos e hijas aprendan de nosotros lo que funciona, lo que a nosotros a lo largo de nuestra vida nos ha servido para conseguir nuestras metas.

  • ¿Cuáles son estos valores?
  • ¿Qué valores, creencias llevamos implícitos (es decir, de una forma no dicha) y ponemos en marcha a lo largo de nuestra vida?

Cuando nosotros a lo largo de nuestra vida tomamos diferentes caminos no lo hacemos aleatoriamente sino siguiendo unas creencias y valores que hemos ido construyendo a lo largo de los años con nuestra propia experiencia.

Así nuestros hijos e hijas se encuentran con:

Valores dichos de palabra por nosotros

Por ejemplo:

“Para mí lo más importante que tienen que tener los amigos es que sean sinceros”.

Valores que no decimos y que están en nuestras actuaciones en la vida diaria

Por ejemplo:

El valor de la unión de la familia. Así ante llamadas de teléfono que interrumpan una comida puede haber un motivo de disgusto.




Puntos importantes a tener en cuenta

  1. Para nuestros hijos e hijas somos las personas más importantes y por lo tanto van a intentar llevar nuestros valores a su propio mundo.

Es importante que pensemos así porque si hay una forma de que nuestros hijos consigan metas es decirles lo orgullosos que estamos de ellos, además:

  • ¿Nuestros hijos quieren que nos sintamos competentes como padres?
  • ¿Cómo se sentirán nuestros hijos si hacen felices a las personas que más quieren?
  • ¿Cuál es la manera más sencilla con la que nuestros hijos pueden conseguir esto?
  1. Son muchas las creencias y valores que decimos a viva voz.

Es muy beneficioso para nosotros mismos y para ellos hacer un listado con estos valores y creencias, para más tarde poner ejemplos prácticos.

Son los pequeños ejemplos el método más fácil de darlos a entender. Mejor que decir su nombre, por ejemplo: “amistad”, ¿Por qué no decir un ejemplo de lo que es para nosotros la amistad?.

  1. Son muchos los valores y creencias que van supuestos en nuestras propias actuaciones y que por lo tanto no están dados de una forma verbal.

Estas creencias y valores son tan importantes como las anteriores, muchas veces no les conocemos, e incluso el que se nos den de una forma clara para nosotros es una auténtica sorpresa.

  • ¿Cuáles son estos valores y creencias que ponemos de manifiesto con nuestros actos y que no decimos?
  1. En numerosas ocasiones nosotros mismos nos encontramos que hacemos en actos cosas opuestas a nuestras creencias y valores.

Una palabra, un valor, puede contener numerosos cambios dependiendo de las circunstancias. Por ejemplo, no es lo mismo el valor “sinceridad” con amigos, compañeros, familia, etc.

Son muchas las excepciones que podemos encontrar para que un valor o una creencia sea adecuada o no, no hay valores “buenos” o “malos” y si valores y creencias más “beneficiosos y útiles” en unas ocasiones que en otras.

Es muy importante para nuestros hijos e hijas que seamos muy claros con nuestros mensajes tanto en nuestro comportamiento como con las palabras que decimos.

IMPORTANTE:

Con las palabras que decimos, tenemos que ser lo más concretos posibles, hablar posibilitando ejemplos de actuación, sin que las generalidades puedan llevar a errores.

En nuestras actuaciones:

Enseñar a nuestros hijos que ellos tienen que adecuar lo que ven a sus actuaciones, no se puede aplicar todo a todas las circunstancias. Por ejemplo: “En este caso, podemos…”

Siempre valorar sus intenciones como buenas aunque el efecto no halla sido lo esperado. Valorar sus valores y creencias es una buena forma de lograr autoestima y responsabilidad.

Podemos decir así a nuestros hijos:

  • “Sé que lo has hecho con buena intención aunque…”
  • “Sé que lo que tú quieres conseguir es bueno para los demás aunque…”
  • “Tus ideas son buenas aunque…”
  • “Estoy seguro de que quieres lo mejor para mí aunque…”






Autor: Bosque de Fantasías

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies