Los métodos de evaluación que más funcionan en clase

Existen diversos métodos de evaluación que se pueden aplicar en clase, y cada uno de ellos muestra las competencias adquiridas por los alumnos. Algunos instrumentos resultan más apropiados que otros dependiendo del enfoque de aprendizaje que se busque en el alumno. Por eso, en este artículo, queremos presentaros los métodos de evaluación más comunes y el tipo de información que se puede recoger para conocer mejor el proceso de aprendizaje que vive el alumno.

Hablamos de evaluación formativa cuando se va analizando y tanteando a los alumnos a medida que van aprendiendo. Por el contrario, llamamos evaluación sumativa a la evaluación que se realiza al final de un ciclo, más o menos breve, y a modo de prueba.

 

evaluación formativa

 

 

Conoce los métodos de evaluación más efectivos

Existen diferentes métodos de evaluación y a continuación os exponemos algunos de los más habituales. Muchos son métodos de toda la vida, formativos y sumativos, pero su eficacia hace que continúen formando parte del proceso de evaluación de millones de colegios a nivel mundial

 

  • La revisión del cuaderno

La revisión de un cuaderno de clases nos puede dar información sobre aspectos como la atención en el aula, el nivel de comprensión, la ortografía, el nivel de expresión escrita, la claridad del alumno en las ideas, la selección de ideas primarias y secundarias en un tema, el nivel reflexivo del alumno, la responsabilidad o el interés con la materia.

 

  • Exámenes tradicionales

Son los más comunes para evaluar el conocimiento y la memoria sobre un tema. Éstos pueden ser orales o escritos y deben tener condiciones estandarizadas de aplicación para que sean realmente justos y de utilidad. También se puede evaluar el nivel de asociación que los alumnos tienen sobre el tema y hechos de la vida real. Un aspecto que debe recordar todo profesor que utiliza este método es que sus resultados deben tener una medida más investigadora que sancionadora, es decir, que los resultados se deben utilizar para observar tanto los fallos del alumno como los del propio profesor, y no para castigar al alumno.

 

  • Mapas conceptuales

Es un método que ayuda a que los alumnos resalten las palabras claves de los temas. Resulta un bosquejo de ideas, un método  ideal para temas largos y complejos. Con este método se pueden conectar conceptos y crear más fácilmente una malla teórica sobre el tema.

 

  • Monografías

Los trabajos monográficos son un importante recurso para que los alumnos profundicen sobre un tema y los diferentes puntos de vista de acuerdo a diversos autores. Resulta ideal para observar el grado de investigación del alumno, así como su nivel de criterio y formalidad para presentar una investigación (autores, editoriales, fechas de documentación, etc.).

 

 

evaluación sumativa

 

 

  • Registros anecdóticos

Es un tipo de evaluación que puede hacer un profesor para conocer a un grupo en general y casos puntuales de alumnos que se alejan de la media del resto de la clase. Los registros anecdóticos son notas de comportamientos inusuales que aportan información precisa de un hecho y que guardan un conocimiento significativo para una reflexión posterior al hecho. Los hechos registrados se pueden asociar con teorías del aprendizaje para reforzar actitudes positivas del método utilizado en clase o cambiar lo que sea necesario cambiar.

 

Pero, ¿por qué los métodos de evaluación y su empleo podrían convertir a los maestros en excelentes maestros? Pues porque los buenos maestros son capaces de ajustar y adaptar a cada materia su nivel y enfoque de enseñanza adecuados, en función también de lo que los estudiantes sepan en cada etapa.

Una buena evaluación formativa o sumativa será capaz de eliminar barreras, como la vergüenza habitual que supone la participación pública y colectiva para los jóvenes, y brindará a su vez a los maestros comentarios y señales sobre si dichos métodos aplicados están siendo efectivos o no. El buen maestro/a capaz de aplicar el correcto método de evaluación a cada materia y etapa, logrará esa retroalimentación entre maestros y alumnos necesaria para el aprovechamiento y el buen funcionamiento escolar.

 

 




Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *