Ideas para crear instrumentos musicales caseros

Al hacer sus propios instrumentos, los niños aprenden cómo se crean los sonidos y obtienen una experiencia concreta en torno a los fundamentos de la música, como el timbre y el tono. Además, hacer instrumentos caseros puede ser una experiencia muy divertida, con lo que se obtienen de dicha práctica múltiples beneficios que sería recomendable probar. Eso sí, crear instrumentos caseros debe ser siempre una actividad supervisada y controlada por adultos, ya que suele ser necesaria la utilización de diferentes herramientas.

 

Guía para hacer 2 instrumentos musicales caseros

 

TUBERÍAS MUSICALES

Para elaborar este instrumento musical necesitaremos contar con una tubería, la cual se deberá marcar e ir girando hasta que el tubo se vaya convirtiendo en piezas más pequeñitas. Una vez hayamos dado los pasos necesarios, la tubería se convertirá en un instrumento con un agradable y encantador tono musical.

 

  • Materiales que necesitarás: 1 tubo de cobre de 1’5 o 2 cm. de grosor y unos 2 metros de largo o 3; una regla y un lápiz; un cortador de tubos (los mejores cortadores y más económicos son los cortadores de tubos sin cuchillas) o una sierra para metales (que solo deberá ser utilizada por adultos); listones de maderas; pegamento; tiras de goma espuma o corchos.

 

tuberías musicales

 

  • Pasos a seguir. En primer lugar deberás medir y cortar los tubos en las siguientes longitudes: 25 cm, 23, 21, 19…y así sucesivamente, es decir, que habrá que ir cortando las piezas cada vez más pequeñas de manera proporcional. Comienza primero cortando el trozo más largo para que así, si cometes un error, puedas reducir los tamaños después y no desperdiciar la tubería. Haz que los niños colaboren midiendo las longitudes lo más cerca posible a lo que creas conveniente y que marquen los futuros cortes con un lápiz. Abre el cortador de tuberías y colócalo de manera que la hoja quede justo en la marca. Aprieta el tornillo y gira el cortador alrededor del tubo varias veces. Puedes apoyar el tubo en una mesa de trabajo para girar más fácilmente. Detente periódicamente para apretar el tornillo de corte y luego continúa girando alrededor del tubo. Repite hasta que la pieza de tubería se caiga, o hasta que puedas romperla con una presión suave y prosigue hasta que tengas las 8 piezas que serán necesarias.

 

tubos musicales

 

Organiza las tuberías en orden de más pequeña a más grande y pégalas de mayor a menor. Puedes sujetarlas también sobre dos listones de madera. Para que den las notas, tendrás que tapar uno de los orificios de cada tuvo con corchos o con goma espuma. El instrumento también puede utilizarse a modo de xilófono, para lo cual se necesitará una vara para presionar y deslizar por los tubos y dejar los mismos al aire sin tapar.

 

xilófono instrumento

 

 

PALOS DE LLUVIA

Sí, existe un increíble y sencillo instrumento musical que recrea ese dulce y relajante sonido que tiene la lluvia al caer, y podemos hacerlo en pocos pasos.

Podemos elaborar los tubos en varias medidas, de 2’5 cm., de diámetro o de más de 3, como prefiramos. Necesitaremos tener tubos de cartón y éstos deberán perforarse y utilizar diferentes tipos de elementos sólidos para verter en su interior, como por ejemplo arroz o lentejas.  En cuanto a las medidas, aunque pueden variar, lo ideal es que el diámetro ronde los 2’5 cm., ya que cuanto más delgado sea más despacio deberán pasar los sólidos por el laberinto que hayamos creado en el tubo, lo cual suele hacerse con palillos para evitar daños que pudieran sufrir los niños con elementos más agresivos como los clavos. Al ser el conducto más estrecho el sonido de los elementos que hayamos elegido al pasar será más parecido al sonido de la lluvia cayendo. Con el tubo más ancho obtienes algo más parecido a una especie de instrumento de percusión, pues los contenidos pasan a través del tubo más rápidamente produciendo un sonido más grande.

El palo de lluvia es un instrumento tradicional maravilloso que permite que los más pequeños prueben los diferentes efectos de sonido de elementos como las lentejas, las palomitas de maíz, la arena, los macarrones o el arroz. La curiosidad, junto al relajante y divertido sonido, hará que quieran participar creando música e incluso bailar, lo cual convierte esta actividad en una práctica escolar ideal.

 

  • Materiales que necesitarás: 1 tubo de cartón por niño; 1 paquete de palillos de alimentación por niño para clavar en el tubo de forma multidireccional; cinta ancha de plástico o adhesiva para cerrar los agujeros del tubo; 1 embudo; selección de arena, de arroz, de lentejas, de palomitas de maíz, etc.; papel de tipo origami o papel de regalo para decorar los tubos en su exterior y cinta adhesiva con motivos o estampados alegres para fijar el revestimiento externo del tubo o palo de lluvia según el número de tubos que vayamos a hacer.

 

palo_lluvia

 

  • Pasos a seguir. En primer lugar da a cada niño 1 tubo de cartón (por ejemplo de un rollo de papel de cocina) y 1 paquete de palillos mondadientes. Pide a los peques que metan los palillos en el tubo en la posición que quieran hasta crear una especie de laberinto. Asegúrate de aconsejarles que pasen los palillos en línea recta, ya que los extremos sobresaldrán si se introducen en ángulo. Si esto sucede, simplemente habrá que empujar un poco más los palillos o cortarlos hasta que se ajusten bien al diámetro del tubo lo suficiente como para que los palillos no sobresalgan ni perforen después el revestimiento externo que se pondrá para la decoración. ¡Los niños disfrutarán mucho mirando por sus tubos para ver el laberinto de palillos que creen!

 

PALOS DE LLUVIA

 

A continuación, y una vez que los niños hayan terminado de clavar, pídeles que sellen un extremo de cada tubo, ya sea con un tapón o con una cinta de plástico ancha. Luego permíteles experimentar con las elecciones de contenidos que hayan seleccionado para su tubo, lo cual deberán meter en el tubo con ayuda de un embudo para evitar que se extravíe antes de entrar. Una vez hecho haz que los niños experimenten con los sonidos una vez se haya sellado el extremo que aún estaba por cerrar. En el último paso de la actividad habrá que decorar los palos de lluvia con papel de regalo o lo que queramos.

 

Y una vez hecho todo… ¡a bailar la danza de la lluvia con nuestros palos musicales fantásticos!




Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *