Enseñemos más a pensar y menos a memorizar

El debate sobre la educación a todos los niveles ha comenzado y el centro de interés se sitúa en el currículo educativo actual, ya que, tal y como se imparte, parece motivar y conducir más a los alumnos a memorizar y menos a pensar. Al menos esta es la opinión de muchos profesionales e investigadores, como es el caso del Dr. Robert Swartz, investigador y filósofo contemporáneo de la Universidad de Massachusetts, que propone estimular el pensamiento a través de la enseñanza. Swartz considera que el método natural del pensamiento comienza con aprender a clasificar y comprender las cosas para desarrollar después un pensamiento creativo y crítico, y a partir de ahí, tomar mejores decisiones logrando resoluciones efectivas a los problemas que surgen en la vida.

 

Cómo estimular el pensamiento a través de la enseñanza

Veamos, a continuación, cuál es el objetivo principal de la enseñanza en cada una de las áreas que propone este investigador y la forma en que se pueden estimular dichas habilidades:

 

  • Clasificar y comprender

El objetivo es desarrollar en los alumnos la comprensión profunda y la memoria precisa. Como se puede apreciar, el desarrollo de la memoria no es algo negativo, simplemente no es lo principal o lo único existente en un método de enseñanza. Para alcanzar esta competencia de la comprensión profunda se propone que los profesores incentiven a los alumnos a analizar las ideas, comparándolas, definiéndolas y relacionándolas con otras partes y con el todo. Otra forma es analizar los argumentos propuestos, encontrando razones o conclusiones.

 

clasificar y comprender

 

 

  • Pensamiento creativo

El objetivo es conseguir un producto original por parte de los alumnos, para lo que se deben desarrollar en ellos ciertas habilidades como la capacidad de generar posibilidades y la de crear metáforas. La generación de posibilidades desarrolla también fluidez en la generación de ideas, así como flexibilidad para aceptar la variedad de conceptos y para crear destreza en el proceso de elaboración de los mismos. Por otro lado, la elaboración de metáforas permite al alumno crear una analogía entre sus ideas y la vida cotidiana, lo que sin duda resulta muy útil para el desarrollo de los alumnos como futuros adultos responsables.

 

  • Pensamientos crítico

El objetivo es aprender a desarrollar juicios críticos y con fundamento. Se busca que el alumno analice la información básica y que sea crítico ante la fiabilidad de la fuente, o que también sea capaz de exigir exactitud en las observaciones. Por otro lado, un pensamiento crítico busca siempre hacer inferencias, generar explicaciones causales, predicciones, hacer generalizaciones y razonamientos por analogía… De igual forma, la deducción de la forma “si…” o “entonces…” ayuda a desarrollar un razonamiento hipotético que estimula el pensamiento crítico.

 

  • Toma de decisiones

Una buena toma de decisiones se logra a partir de la suma de los tres elementos anteriores, ya que a partir de ellos se logra prever las posibles consecuencias. De esta forma se prepara al alumno para un pensamiento más clarificado y se le ayuda a evaluar mejor sus ideas.

 

  • Resolución de problemas

El objetivo de todo pensamiento es siempre dar con la mejor solución, y esto es importante y tiene la finalidad de resolver problemas de cualquier tipo. Estos problemas pueden referirse a situaciones típicas académicas de matemática o física, pero también más reales y diarios, por lo que se busca que el alumno pueda desarrollar a su vez la capacidad de resolver problemas cotidianos como la elección del mejor camino para llegar a la escuela o elegir su vocación en base a su autoconocimiento.

 

resolución de problemas

 

Para el profesor Swartz no es difícil que los profesores incorporen este método en su enseñanza, ya que se trata de un método natural de aprendizaje, solo que es necesario para ello que se replanteen los métodos académicos, se paralicen las prisas por cumplir y cerrar temarios sin que se hayan alcanzado los objetivos más importantes, y que se profundice acerca del verdadero sentido de la educación, que no es otro que el formar a los alumnos para su futuro. Un futuro que sin ninguna duda entrañará la necesidad de la toma de decisiones importantes, las cuales nunca se podrán llegar a tomar sin un manejo mínimo de la reflexión, del análisis del pensamiento y de la comprensión.




Autor: Jesús Falcón

Cofundador del Proyecto educativo Bosque de Fantasías, programador y desarrollador por excelencia, dedicado al mundo educativo y a su evolución.

Comparte este artículo en

Envía un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *